China: ¿A prueba de subprime?

China: ¿A prueba de subprime?

POR:
noviembre 05 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-05

La crisis en el mercado de las hipotecas de alto riesgo (subprime) en E.U., derivada del aumento de impagos y el deterioro de las condiciones de liquidez, ha llevado a plantear su potencial impacto negativo en el crecimiento mundial. Irónicamente, hace 10 años, Asia emergente era el origen de una crisis financiera global ante las dudas por la capacidad de repago de la deuda externa. Entonces, los países del sudeste asiático estaban muy endeudados, mientras que hoy lo está el consumidor de E.U. El impacto en Asia será probablemente asimétrico en función de la duración de la crisis, así como por países en la región. En una corrección suave y de corta duración, el crecimiento en Asia emergente se desaceleraría menos que en E.U., con mayor impacto directo en los países más abiertos como Hong Kong, Singapur y Malasia. Indonesia, Filipinas y Tailandia serían más vulnerables a corto plazo a un incremento de la volatilidad y la aversión al riesgo en los mercados. En la crisis de liquidez actual, China parece ajena a las tensiones mundiales. La exposición de los bancos comerciales chinos a inversiones en instrumentos hipotecarios en E.U. es la mayor declarada en la región, si excluimos Japón, con cerca de 12 mil millones de dólares, algo menos del 0,1 por ciento de sus activos totales. Sin embargo, la palabra subprime es aún poco conocida para la mayoría de inversionistas en las bolsas chinas, cuya fluctuación es dominada por factores domésticos, como el rápido crecimiento de la liquidez, los tipos de interés reales negativos en depósitos, la emisión especial de bonos por 26 mil millones de dólares, la autorización a inversionistas no institucionales para invertir en la bolsa de Hong Kong e incluso la celebración del Congreso del Partido Comunista que acaba de concluir. Por otra parte, en el contexto actual de corrección y reevaluación del riesgo en los mercados, podría ser una buena oportunidad para el inicio de las inversiones de la agencia estatal de inversión china. Establecida en septiembre, la agencia tendrá un capital inicial de unos 200 mil millones de dólares (menos de un 15 por ciento de las reservas oficiales) que se iría a inversiones financieras y no financieras en el exterior y que podría ser un factor estabilizador para los mercados globales. Una moderación de la demanda externa podría ayudar a corregir en China los desequilibrios causados por el rápido crecimiento de la liquidez, reducir la intervención sobre el tipo de cambio, acelerar la reestructuración del sector exportador y reorientar el crecimiento hacia una mayor contribución del consumo privado. Sin embargo, el mayor riesgo sería una caída más severa y prolongada de la demanda externa, por la que la inversión de los últimos años en capacidad productiva no tuviera salida para su producción a través de las exportaciones, intensificando así la competencia por el mercado doméstico, el aumento de la capacidad ociosa y, eventualmente, provocando deflación en precios y pérdida de empleos. Por el momento, en un escenario de leve moderación de la actividad en E.U., China y Asia emergente se encuentran en mejor posición que en el pasado para seguir creciendo a pesar de la crisis del subprime. Ya-Lan Liu Economista para China, Servicio de Estudios BBVA En medio de la crisis de liquidez actual, China parece ajena a las tensiones en los mercados internacionales”.

Siga bajando para encontrar más contenido