‘China está rompiendo todos los esquemas del sector textil’

El líder en Industrias Competitivas del Banco Mundial, Emiliano Duch, afirmó que el sector colombiano del textil debería replantearse una estrategia que no esté solo basada en los costos.

Emiliano Duch, líder en Industrias Competitivas del Banco Mundial.

EFE

Emiliano Duch, líder en Industrias Competitivas del Banco Mundial.

Finanzas
POR:
octubre 07 de 2014 - 12:49 a.m.
2014-10-07

“China ha roto este modelo de desarrollo económico”, manifestó Emiliano Duch, líder en industrias competitivas del Banco Mundial, quien considera que esta nación, que lidera las exportaciones textiles desde la década de los 80, impide que el resto de economías compitan en este sector “copado por un país de capacidad ilimitada”.

¿En qué punto se encuentra el sector textil a nivel mundial?

El Banco Mundial apoya a los países en su estrategia de desarrollo económico y, por tanto, son los países los que deciden eventualmente dónde invierten su dinero. El textil siempre ha sido un sector que los países han utilizado para salir de la agricultura y entrar en el mundo de la manufactura. Esto se ha hecho con inversión extranjera casi siempre en zonas industriales. Ahora vemos que muchos de estos casos han servido para dar este primer paso y les ha permitido avanzar. Hoy, las situación ya no es la misma.

El problema hoy en día es que se ha establecido una competencia a muy bajo costo que hace muy difícil a un nuevo país entrar en este negocio si no es con precios muy bajos.

Actualmente la competencia es mucho más fuerte que hace 20 años, y siempre hay un país en el mundo que está dispuesto a ofrecer un precio más bajo. Antes no había esa libertad de comercio. Todo ello nos obliga a replantearnos este negocio.

¿Cómo ve la industria textil colombiana?

La industria colombiana es un caso bastante típico de un país que basa su economía en costos y con su desarrollo, éstos tienen que subir porque los colombianos quieren mejores salarios. Por tanto, tienen que replantearse una estrategia que no esté solo basada en estos costos.

En México se dio una situación similar. Van a morir muchas empresas y nacerán otras también. Lo importante es que este proceso no sea traumático y que se pueda mantener la mayor parte del trabajo.

Usted ha hablado en repetidas ocasiones sobre el modelo de Zara. ¿A qué atribuye su éxito?

Es un modelo de respuesta rápida, con una cadena de producción diferente y basado en un análisis de las entidades y una capacidad de respuesta. Actualmente, cuando vienen empresas como Mango o Zara a estos países y visitan a los productores, éstos les solicitan pedidos mayores a los que ellos pueden hacer.

En el fondo lo que hacen estas gigantes compañías textileras es hacer muchas series muy pequeñas. No es solo un tema de pensar en el diseño y en las tiendas, es cambiar toda la cadena de valor y hacerla mucho mas rápida y flexible.

El modelo de Zara es un éxito mundial. Lo que importa es el modelo, no la marca en sí, y esto requiere una estructura industrial muy diferente a la que teníamos, con gran flexibilidad y gran rapidez de respuesta.

¿Qué deberían cambiar estas marcas masivas?

En un Wal-Mart, Carrefour o Decathlon, donde están ofreciendo un producto más barato, las personas deberíamos replantearnos si ese producto incorpora todos los costos que genera. Como Banco Mundial estamos preocupados por este punto de la sostenibilidad.

Cada vez que trabajamos con un país ponemos condiciones de responsabilidad social, entre muchas otras.

¿Están siendo efectivas estas condiciones?

Cada vez estas empresas son más conscientes. Hace 15 años no se hablaba de esto. Ahora sí.

¿Piensa que China en algún momento va a dejar de exportar al nivel que lo hace o es ilimitado?

Todavía hay mucha gente del interior de China que está en subsistencia agrícola y que puede aportar fuerza de trabajo para seguir laborando con costos muy bajos.

China nos está rompiendo los esquemas. Lo está haciendo muy bien desde el punto de vista del Gobierno. Para ir saliendo de una subsistencia agrícola , el país sigue siendo bueno.

Además, dentro de China hay más posibilidades de ir creciendo en otros productos de mayor valor añadido, y lo están haciendo.

¿Cómo ve la evolución del sector textil en Latinoamérica?

La característica especial es que la industria textil aquí es ‘contra-estación’ (porque no hay estaciones como en el hemisferio norte).

Las compañías podrían crear sus propias marcas, tendencias propias, convertir a América Latina en otro gran circuito de la moda, y un líder, dejando de seguir al hemisferio norte y desenganchándose de las modas de otro hemisferio.

inmigl@eltiempo.com