¿Por qué China vende tan barato?

¿Por qué China vende tan barato?

POR:
mayo 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-14

La respuesta más frecuente que encuentro en ambientes académicos es: porque tienen mano de obra muy barata. Sin embargo, la siguiente pregunta que surge es, ¿por qué Latinoamérica no tiene el nivel de exportaciones y las tasas de crecimiento de China, si en Latinoamérica también podemos encontrar tarifas de mano de obra, similares a las orientales?

Evidentemente, el desarrollo de China en los últimos años tiene muchas explicaciones, y a la fecha existen cientos, si no miles de libros dedicados a explicar el proceso chino, que abordan desde el espectro cultural, pasando por el social, algunas explicaciones profundizan en el híbrido difícil de entender de capitalismos y socialismo, e incluso racionales de tipo religioso.

Nuestro aporte a la explicación, como estudiosos del mercado internacional de divisas -Forex- es que China vende altos volúmenes, porque vende barato, evidentemente porque tiene mano de obra barata, pero principalmente, porque hace mucho tiempo que no sube el precio a sus productos.

Imaginémonos por un momento, dos empresas que venden el mismo producto, la empresa A sube los precios de sus productos año tras año, con base en las realidades del mercado, la situación macroeconómica del país donde está ubicada, consideraciones financieras particulares, etc., y la empresa B, simplemente no sube los precios de sus productos, porque considera que es una buena estrategia para aumentar sus ventas.

La pregunta es: ¿cuál de las dos empresas vende más?
En un enfoque muy simplista desde el punto de vista de mercadeo y de gestión gerencial, la empresa B vende más cantidades del producto, porque tiene un precio más bajo que la empresa A, sin embargo, la pregunta importante es: ¿quién gana más?
Esta es la eterna y fascinante discusión entre los gerentes de ventas y mercadeo versus los gerentes financieros en las empresas. Cuando los primeros proponen estrategias de ventas basadas en descuentos por volumen, docenas de trece, descuentos por pronto pago, etc., y los gerentes financieros deben adoptar la dura labor de explicar por qué una disminución en el precio, por ejemplo del 20 por ciento, no se compensa con un aumento de unidades del mismo porcentaje, sino que deben aumentarse en una proporción mayor, para lograr al menos el mismo resultado en la parte baja del estado de resultados (Ver cuadro).

Como se observa en el cuadro, frente a una disminución en el precio del 20 por ciento, y un aumento en las unidades del mismo porcentaje, se disminuye la utilidad en términos absolutos de 80.000 a 48.000 y en términos relativos del 40 al 25 por ciento.
Todo lo anterior, para demostrar, que vender más unidades, no significa necesariamente ganar más, y eso es lo que le está pasando a China, está vendiendo más unidades de sus productos a precios supremamente bajos, compitiendo ferozmente por los mercados, principalmente de países desarrollados y generando presiones sobre el empleo y el crecimiento de estos países, pero ¿tiene sentido? ¿Será que China está ganando mas por el hecho de vender más? ¿Será que los altos niveles de exportaciones y el acelerado crecimiento, se está traduciendo en bienestar social, en educación, en salud, en calidad de vida? ¿Será que su modelo de desarrollo incorpora en su ecuación económica la variable ambiental?

Basados en la explicación financiera anterior, la respuesta es: NO. Recordemos que China tiene una población cercana a los dos mil millones de personas, y cuando se recorren las diferentes provincias de China y se analizan los indicadores sociales, se observa, en la mayor parte del país, unos niveles muy bajos, lo que refuerza nuestra posición y explica las presiones de los países desarrollados para que China libere su tipo de cambio al juego de la oferta y demanda, puesto que no vale la pena perjudicar de esta forma la economía mundial, cuando ni siquiera esto se traduce en beneficio para la población más pobre de china.

Las implicaciones de este estilo de crecimiento son diversas. Solo a manera de ejemplo el costo ambiental, tiene un límite en la disponibilidad de los recursos naturales y actualmente los están consumiendo a una rata superior a su renovación, además, los afectos globales de este crecimiento son asumimos por todos los habitantes del mundo, pues los ecosistemas no entienden de fronteras. Estos efectos son directos e indirectos sobre la naturaleza, al generarse sin responsabilidad ambiental y social empresarial. No tiene sentido un modelo de desarrollo que privatice las utilidades y continúe socializando los costos ambientales.

China argumenta la incomprensión del mundo de su modelo económico y responde presiones gringas con la posibilidad de diversificar sus reservas internacionales que actualmente están mayoritariamente en dólares, lo que sería el golpe de gracia que le falta a la moneda para ser sepultada en el contexto internacional.
Ya veremos en qué para esta apasionante historia, con una economía tan importante como la china, generando desbalances macroeconómicos a nivel mundial, en medio de la crisis americana, que ya se está empezando a reproducir en otras latitudes. 

Siga bajando para encontrar más contenido