Choque cultural amenaza al 90 % de las fusiones

Cada día son más frecuentes los procesos de fusiones y adquisiciones en el mundo corporativo. Se trata de procesos complejos que implican esfuerzos importantes de las organizaciones en mercados en consolidación, donde las empresas buscan volverse más competitivas y eficientes.

POR:
noviembre 19 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-19

El crecimiento de este tipo de procesos ha sido grande. Y en el caso de América Latina fue del 54 por ciento, comparando los primeros nueve meses del 2007 con el mismo período del año anterior. El país más activo en el tema fue Brasil, que pasó de 154 a 238 procesos de fusión y adquisiciones en este período. HayGroup ha venido incursionando en el tema, y por esa razón vino a Colombia el consultor francés Claude Dion, experto en el tema y quien hace poco publicó, con la universidad Sorbona de París, un estudio sobre el tema, que incluyó encuestas con 200 ejecutivos que han vivido estos procesos. De acuerdo con la experiencia de Dion, solo el 40 por ciento de los procesos de fusión son exitosos. Se trata de operaciones complejas en las cuales varias organizaciones y sus culturas deben aprender a trabajar juntas, con objetivos comunes. Aunque algunos altos ejecutivos han trabajado en el arte de la negociación, en muchos casos los resultados no son como se esperaban. La razón, una fusión financiera es, de lejos, más fácil que una fusión cultural. Ocurre que muchos procesos de fusiones no resultan exitosos porque en los niveles directivos se piensa que se trata únicamente de un asunto netamente financiero. En el estudio de Dion se encontró que 90 por ciento de los encuestados piensa así, -lo cual es un error-, mientras el 22 por ciento incluye en el proceso aspectos intangibles como el liderazgo, el capital humano y la cultura organizacional, entre otros. “Pero ahí está la diferencia”, dice Dion y agrega que las diferencias culturales son la causa más importante de los fracasos en el 90 por ciento de los procesos que fallaron durante los últimos tres años. Por eso es importante que los trabajadores estén siempre informados y tengan claros los objetivos que se quieren conseguir con el proyecto. Cuando los factores culturales no se tienen en cuenta, pueden surgir resistencias que hacen más lento el proceso. Es un tema complejo porque involucra componentes emocionales. En este aspecto, una de las mayores dificultades que reveló la investigación fue la consecución de la información de aspectos intangibles, como lo manifestó el 70 por ciento de los empresarios involucrados en procesos de fusiones encuestados en el estudio de Dion. La cultura es un modelo de las normas, los valores, las creencias y las actitudes que influencian la conducta individual y colectiva. En resumen, es el modo en que estamos acostumbrados a hacer las cosas. La cultura corporativa no es una variable independiente en la ecuación del negocio. Si la cultura es la forma en que hacemos las cosas, la estrategia debiera ser la guía para determinar lo que se debe hacer. El tema de los intangibles tiene mayor importancia en algunas industrias. Dion mencionó que en las de telecomunicaciones, del sector financiero y de consumo masivo. “En el primer caso, el 79 por ciento del valor de una empresa de telecomunicaciones está ligado con sus bienes intangibles, para las financieras el 64 por ciento y para las de consumo el 94 por ciento”.

Siga bajando para encontrar más contenido