Científicos encontraron ‘talón de Aquiles’ de VIH

Un equipo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Texas encontró el ‘talón de Aquiles’ del VIH en una parte de la proteína que lo recubre, esencial para el desarrollo del virus en las células a las que ataca.

POR:
julio 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-17

El punto débil del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), que afecta a millones de personas en el mundo, está oculto en la proteína gp120 que envuelve al virus. Así lo explican los científicos Sudhir Paul, Yasuhiro Nishiyama y Stephanie Planque en un artículo titulado Catalytic antibodies to HIV: Physiological role and potential clinical utility. Esta proteína es esencial para que el VIH se adhiera a las células huésped en las que se introduce y desde las que se inicia la infección que provoca el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o Sida. El equipo médico ha sido capaz de fragmentarla y destruir la parte que actúa como ‘cerebro’, una secuencia de aminoácidos que permanecen invariables pese a los cambios a los que se somete constantemente el virus, algo que será muy útil en el tratamiento y la prevención de la enfermedad. Normalmente, las defensas inmunológicas que genera el cuerpo humano pueden evitar los virus creando proteínas (anticuerpos) que consiguen bloquear el virus. Sin embargo, en el caso del VIH el virus está constantemente mutando y los anticuerpos no son capaces de controlar su progresión. Precisamente, esta es la razón por la que no hay una vacuna preventiva del VIH, ya que, ante cualquier mutación del virus los anticuerpos que pudiera generar el cuerpo no servirían. En concreto, ese ‘talón de Aquiles’ es un pequeño tramo entre los aminoácidos 421-433 de la proteína gp120, que está siendo estudiado para utilizarlo como agente terapéutico. Estos aminoácidos hacen de ‘cerebro’ del virus que, pese a los cambios a los que se va sometiendo para engañar al cuerpo humano, permanecen invariables y le recuerdan cómo atacar a las células. A partir de este descubrimiento, el grupo ha diseñado anticuerpos con actividad enzimática, conocidos como abzymes, que pueden atacar estos aminoácidos de una manera precisa. “Los abzymes reconocen prácticamente todas las diversas formas del VIH encontradas en el mundo. Esto resuelve el problema de la mutabilidad del VIH. El siguiente paso es la confirmación de nuestra teoría en ensayos clínicos humanos”, señala Paul. EFEWILABR

Siga bajando para encontrar más contenido