Ciento ochenta minutos, el tiempo que marca la diferencia entre vivir o morir

Así como los noventa minutos en un partido de ida y los noventa en uno de vuelta le representan a un equipo de fútbol convertirse en campeón o clasificar a un mundial, ese mismo tiempo es para una persona que sufre un Accidente Cerebro Vascular (ACV) el que determina si puede seguir viviendo o si sufre la peor derrota: la muerte.

POR:
noviembre 26 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-26

Y no solo eso, son 180 minutos que también marca la diferencia entre quedar vivo y sano o quedar con serias secuelas que lo incapacitan y limitan. “El ataque cerebral es una lesión aguda que se produce por alteración en la irrigación sanguínea del cerebro”, explica el doctor Germán Pérez, presidente de la Asociación Colombiana de Neurología. Factores como la edad avanzada, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, las dislipidemias (alteración de los lípidos en la sangre, como el colesterol y los triglicéridos), el alcoholismo, el tabaquismo y el sedentarismo, así como la historia familiar de ACV o de enfermedad coronaria pueden predisponer a sufrir de un ACV. Puede presentar signos o síntomas como “hormigueo o debilidad repentina, especialmente a un lado del cuerpo; lenguaje enredado o incoherente; alteración repentina de la visión en uno o en ambos ojos; dificultad para caminar o mantenerse de pie; mareo; dolor de cabeza repentino y sin causa conocida”. Es en ese instante cuando la persona debe consultar de inmediato, pues ahí comienza a correr el reloj y entran en juego los 180 minutos; tiempo precioso para que reciba atención médica especializada, la que puede incluir diferentes procedimientos, “entre ellos, la trombolisis (aplicar un medicamento que disuelve unos coágulos que hay en las arterias)”, señalan expertos de la Red Nacional de Trombolisis, que se creó hace poco, con el fin de educar al cuerpo médico y a los pacientes sobre el tema y lograr salvar muchas vidas sin dejar secuelas. Pasado ese tiempo, si la persona sobrevive, puede tener alteraciones en funciones básicas como el habla o en el movimiento, que son permanentes. Como parte de los programas, recientemente se inició una campaña nacional, con el apoyo del equipo de fútbol Millonarios, que participó con éxito en la Copa Suramerica. El lema: ‘Que no lo saquen del juego de la vida antes de los 90 minutos, identifique tempranamente signos y síntomas de alarma en ACV e IAM (infarto agudo del miocardio)’. En este último caso, por ejemplo, tenga en cuenta que si presenta dolor en el pecho, que puede extenderse al cuello, a los hombros o al brazo izquierdo; ansiedad; dificultad para respirar; sudoración, nauseas, vómito o diarrea, debe consultar también de inmediato, pueden ser signos de un infarto agudo del miocardio. ES EL MOMENTO DE PREVENIR Mantenga controlados sus niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos en la sangre. Lleve una vida activa, dígale adiós al sedentarismo. Treinta minutos diarios de actividad son lo aconsejable. No abuse del alcohol y no fume. Si ya presentó un ACV, no descuide su salud, atienda las recomendaciones de su médico y manténgase controlado.

Siga bajando para encontrar más contenido