No más cilindros 'viejos' en el 2011

Aunque podrían ser cinco millones de cilindros universales de gas licuado de petróleo (GLP) o gas propano los que tendrán que estar totalmente cambiados, el próximo año, por los nuevos equipos que deberán tener la marca del distribuidor, hasta el momento se han renovado en el país cerca de un millón de estos, lo que equivale a un avance del 28 por ciento del programa emprendido.

POR:
abril 14 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-14

Según la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios (SSPD), con base en las ventas de cilindros reportados al Sistema Único de Información (SUI) que tiene esta entidad, el servicio de GLP llega aproximadamente a 2’600.000 familias en el país. “La diferencia entre una cifra y otra se debe a que para el servicio de gas propano en cilindro no existe el concepto de conexión y, por lo tanto, no se tiene un número exacto de suscriptores del servicio”, aclara Claudia Marcela Granados Vergara, directora técnica de Gestión de Gas Combustible de la SSPD. Lo cierto es que según las resoluciones 023 y 045 de abril de 2008, expedidas por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), los distribuidores deben distinguir los recipientes de su propiedad con la marca y el símbolo identificador de GLP en la tapa superior de estos. Así mismo, en el cuerpo del cilindro se debe señalar claramente el número telefónico que la empresa tiene dispuesto para la atención de emergencias. Con este nuevo esquema se busca tener un mejor control sobre la distribución de este combustible en el país y que los usuarios dispongan de seguridad, confiabilidad, calidad y responsabilidad del producto envasado por parte del distribuidor. Para el cambio del cilindro ‘viejo’, el consumidor tendrá que venderlo al comercializador de gas a los precios establecidos por la Creg, los cuales semestralmente son modificados por este ente de control. Nuevos valores Precisamente, esta entidad acaba de fijar dichos valores para el periodo abril - septiembre del 2010. Para los cilindros de 20, 33 y 40 libras, el distribuidor deberá reconocer 37.361 pesos al consumidor; para los cilindros de 77 libras, 91.001 pesos; y para los de 100 libras 99.847 pesos. “Por esta venta, el usuario debe recibir del comercializador el valor correspondiente fijado por la Creg y un recibo por dicha transacción”, dice Granados. Pero, a su vez, cuando el usuario reciba el nuevo cilindro marcado deberá entregarle a cambio al distribuidor un depósito de garantía por ese equipo, cuyo monto mínimo es el mismo por el cual vendió su recipiente. Sin embargo, la Creg establece cada semestre un valor máximo que puede cobrar el comercializador al consumidor por dicho equipo, que para el periodo abril - septiembre del 2010, es de 61.892 pesos para las pipetas de 20, 33 y 40 libras; 123.389 pesos, para los cilindros de 77 libras y de 132.235 pesos, para los de 100 libras. “Una vez que el usuario tiene el cilindro marcado por el distribuidor puede continuar recibiendo el servicio y cada vez que se le acabe el combustible debe llamar a la empresa que le vendió el envase para que le surta dicho insumo”, recuerda Granados. En caso de que el usuario quiera cambiar de distribuidor lo puede hacer, solo debe devolver el cilindro marcado a la empresa propietaria y esta tendrá que restituirle el valor del depósito de garantía que entregó. Una vez realizados estos trámites, puede buscar otra firma para que le siga suministrando el GLP. Los equipos Hasta el momento, se había utilizado el acero para la fabricación de las pipetas, el cual se continuará empleando; pero, ahora se empleará también un material compuesto a base de resinas que se usa en embarcaciones marinas y un acero liviano, los cuales son elaborados en Europa, dice Camilo de Jesús Chaparro, presidente de la Asociación Gremial Colombiana de Comercializadores de Gas, Agremgas. Chaparro hace énfasis en que la mayor parte de las ventas de gas propano en Colombia se hace a hogares de estratos uno y dos y un 15 por ciento al consumo agroindustrial, industrial y comercial. Perspectivas del cambio “Lo cierto es que los distribuidores esperan, a finales del presente año, cuando termina el periodo de transición, haber sustituido la totalidad de los cinco millones de cilindros universales que existen actualmente en el mercado”, sostiene Chaparro. El dirigente gremial agrega que “este es un programa que implica a las empresas dedicadas a este negocio una inversión cercana a los 200 millones de dólares y unos ajustes en el conjunto de toda la prestación del servicio público domiciliario”. Entre tanto, la Superservicios revela que tiene reportadas 88 empresas que distribuyen GLP en el país, estas a su vez tienen registradas 149 marcas, de las cuales, no todas están en el mercado, observa Granados.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido