Del cinco al cuatro

Del cinco al cuatro

POR:
septiembre 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-22

El primer campanazo de alerta tuvo lugar la semana pasada. Acostumbrados a la puntualidad en la entrega de las cifras, los observadores fueron sorprendidos cuando el Dane decidió posponer por tres días la promulgación del dato de crecimiento correspondiente al segundo trimestre del año. La razón es que un aplazamiento no siempre es sinónimo de buenas noticias, tal como sucedió en esta ocasión. Según la entidad, el aumento del Producto Interno Bruto del país llegó al 3,7 por ciento entre marzo y junio, medio punto por debajo de los cálculos de los analistas y el peor resultado de los últimos cinco años. Debido a ello, a las pocas horas de la entrega del comunicado el Ministro de Hacienda y el Subdirector de Planeación Nacional informaron que la meta para el 2008 había sido revisada del 5 por ciento original a un rango entre el 3,8 y el 4,2 por ciento.

Semejante cálculo es bueno, regular o malo, dependiendo del cristal con que se mire. Por ejemplo, es bueno si se tiene en cuenta que el clima internacional se ha deteriorado aceleradamente en los últimos meses, como lo prueba el convulsionado tránsito de los mercados financieros internacionales. A la luz de la recesión en la Unión Europea y Japón y de la crisis en Estados Unidos, pasar el año con una nota cercana a cuatro no está nada mal.

Sin embargo, ese guarismo también es regular, porque vuelve a dejar en claro que la economía colombiana es como esos vehículos que tienen carrocería grande, pero motor pequeño. Por esa circunstancia, el carro se recalienta si va rápido y pierde impulso con prontitud apenas llega la primera cuesta, con lo cual los demás empiezan a adelantarse. Es cierto que con pocas excepciones no ha habido frenazos en seco, pero a veces resulta exasperante ver que los otros van más rápido.

No obstante, también lo ocurrido es malo, porque los desafíos todavía pendientes en materia de seguridad o de desigualdades sociales, tomarán mucho más tiempo en resolverse. En particular, es desalentador que la creación de empleo haya sido paquidérmica durante los períodos de auge y que ahora el enfriamiento venga acompañado de una mayor desocupación. Si bien es cierto que el 4,1 por ciento de aumento en el PIB en el primer semestre es cercano al promedio colombiano en el último medio siglo, semejante nivel parece inaceptable a la luz de las necesidades.

Por tal motivo, la pregunta de fondo es si es posible aplicar el pie sobre el acelerador. Al respecto, son más los pesimistas que los optimistas. De hecho, hay quienes consideran que el balance del 2009 será muy similar, pues no solo la situación mundial seguirá complicada, sino que llegarán más nubes de tormenta sobre Venezuela y Ecuador, en la medida en que los precios del petróleo se estabilicen en cercanías de los 100 dólares el barril.

Así las cosas, el desafío de las autoridades es lograr que la dinámica interna vuelva a repuntar. De acuerdo con el Dane, el consumo final subió apenas un 2,8 por ciento en términos reales durante el segundo trimestre del 2008, casi un punto porcentual menos que la economía como un todo. Esa cifra indicaría que el enfriamiento de la demanda que buscaba el Banco de la República con las mayores tasas de interés acabó teniendo lugar, aunque sin duda el poder de compra de las familias fue víctima de los elevados precios de los alimentos. Por tal motivo, es de esperar que en los próximos días vuelvan los llamados de los empresarios para que disminuya el costo del dinero, algo que todavía parece improbable si la carestía mantiene el paso de los últimos meses.

En medio de ese debate es fundamental lograr que la inversión, que había estado por encima del promedio de América Latina, vuelva a tomar impulso. Y es que en la primera mitad del año la formación bruta de capital fijo tuvo un salto de 8 por ciento, 11 puntos porcentuales menos que en igual período del 2007. Por eso, ahora que la máquina de la economía es más lenta, corresponde a los pilotos demostrar su pericia en una vía que, en todo caso, tiene más curvas que en el pasado.

Siga bajando para encontrar más contenido