Cinco dilemas de los grandes proyectos energéticos

El país necesita reglas claras en los temas ambientales. Las comunidades reclaman inversión social a las empresas petroleras y respeto por el medio ambiente. Este año, por ejemplo, hay un rezago en la ejecución presupuestal de las empresas petroleras del 70 por ciento en los proyectos previstos.

Ismael Enrique Arenas, presidente de la Conferencia Energética Colombiana, Enercol.

AFP

Ismael Enrique Arenas, presidente de la Conferencia Energética Colombiana, Enercol.

Finanzas
POR:
septiembre 12 de 2014 - 05:32 a.m.
2014-09-12

Un estudio contratado por la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem) revela que en Colombia los grandes proyectos están amenazados por “costos ocultos”, que van desde las trabas ambientales hasta las consultas previas con las comunidades, las cuales en algunos casos se han convertido en auténticos chantajes.

Hay por lo menos cinco variables que amenazan en el país el desarrollo de grandes proyectos energéticos que pueden llevar a la pérdida en el mediano y largo plazo de la autosuficiencia petrolera, el avance de obras como la generación de energía y la ampliación de la cobertura en el sector de las telecomunicaciones, fundamental para el crecimiento económico, que en el 2018 debe estar por encima del 7 por ciento para garantizar la reducción de la pobreza y el mantenimiento de la tasa de desempleo en un dígito.

Hay problemas inmediatos por resolver con el fin de evitar una corrida en la inversión en sectores clave asociados a la ingeniería como el atraso de licencias ambientales -que en ocasiones presentan rezagos de tres años-, la ausencia de claridad en las consultas previas con las comunidades, el recrudecimiento de los atentados terroristas contra la infraestructura, la descoordinación de políticas públicas entre el Gobierno Nacional y las administraciones regionales y locales, y la falta de previsión en ocurrencias como el fenómeno de ‘El Niño’.

“Estamos llenos de costos ocultos que impactan negativamente el desarrollo de grandes proyectos y que generalmente los terminan pagando los usuarios o los clientes”, afirma el presidente de Enercol -la Conferencia Energética Colombiana-, Ismael Enrique Arenas, quien señaló que ahora es más difícil hacer sísmica, exploración y explotación de hidrocarburos en el país que en las décadas pasadas.

Este año, por ejemplo, hay un rezago en la ejecución presupuestal de las empresas petroleras del 70 por ciento en los proyectos previstos y esa es una causa del reducido número de compañías que se presentaron para lo Ronda Colombia 2014.

Según Arenas, el sector va a presentar al Gobierno una serie de propuestas -algunas de ellas convertidas en un articulado de proyecto de ley para avanzar en temas como la articulación y claridad en la expedición de licencias ambientales y la agilización de las consultas previas con las comunidades.

“Los más interesados en que se realicen proyectos bajo los principios de sostenibilidad ambiental, con la participación activa de las comunidades, somos los ingenieros”, afirma el presidente de Enercol, que precisamente entre el 17 y 18 de septiembre próximo desarrolla su conferencia energética anual.

El estudio, preparado por un equipo de expertos que será presentado a empresarios del sector, gobierno y congresistas, advierte que el país tiene que impulsar nuevos esquemas de producción petrolera -por ejemplo el fracking, técnica que se viene utilizando en países como Estados Unidos-, pero que en Colombia se enfrenta a los contradictores, entre ellos los medioambientalistas.

“Si nos quedamos con los sistemas tradicionales, perderemos en unos siete años la autosuficiencia y tendremos que importar crudo”, afirma el presidente de Enercol.

Eso implicaría, como lo reconoció el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, una caída sustancial de la renta petrolera y agravaría la sostenibilidad fiscal en este momento en el cual lo que se necesitan son mayores recursos para atender las inversiones y gastos del posconflicto.

CONFLICTO SOCIAL

En materia de seguridad, en los primeros siete meses de 2014 se registraron 119 atentados contra la infraestructura como oleoductos, torres de energía, vías y puentes, de los cuales 100 ataques, es decir, el 81 por ciento fue contra oleoductos.

En materia de conflicto social ha habido un descenso en Casanare (63 bloqueos, contra 116 en los primeros siete meses de 2013; Meta (35, frente a 67 en 2013); Putumayo (14, frente 18 en 2013), Cesar (10, frente a 14 en 2013) y Arauca (2, frente a 11 en 2013).

LOGRAR MAYORES EFICIENCIAS ENTRE LAS EMPRESAS DEL SECTOR

Aciem, que reúne a más de 12.900 ingenieros, de todas las especialidades, es partidaria de adoptar medidas que contribuyan a la eficiencia y transparencia de los sectores de hidrocarburos, energía eléctrica y telecomunicaciones.

Por ejemplo, apoya la colocación en el mercado del 10% de las acciones restantes que Ecopetrol tiene autorizadas para emitir, según la ley de capitalización aprobada por el Congreso.

Todo esto, siempre y cuando, se dedique a la exploración de hidropucarburos y garantizar la autosuficiencia y generación de excedentes exportables. Isagen puede aportar una rentabilidad social grande con la venta del 57,61%, destinando estos recursos a los proyectos de infraestructura vial.

Según el presidente de Enercol, el país debe internacionalizar el negocio del gas. Pero debe haber políticas claras para realizar las inversiones en exploración, explotación y comercialización de este combustible.

Es necesario separar otros negocios como lo hizo Ecopetrol con Cenit, encargada del transporte y logística de hidrocarburos.