Cinco dilemas de las mamás de hoy

Cinco dilemas de las mamás de hoy

POR:
mayo 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-10

4 Criar un solo hijo ya es suficiente trabajo Aunque hoy día las parejas planifican mejor la familia, el conflicto de cuántos hijos tener se instala en el medio. Muchos padres de hoy vienen de familias con varios hijos y recuerdan con agrado cumpleaños, vacaciones, navidades y hasta las peleas con los hermanos. Tener compañía resulta muy agradable. Sin embargo, la opción de tener un solo hijo suele pesar ante argumentos como los económicos (brindarle una mejor educación, más comodidades, todo ahora es más costoso), o los de responsabilidad social (hay mucha presión sobre los recursos naturales, ya hay demasiada gente en el mundo), o los personales (la responsabilidad es muy grande y no me siento capaz sino de criar uno solo). “Las mamás viven la maternidad muy existencialmente, sintiendo que tienen que estar a cargo de la totalidad de la vida de ese hijo y que siempre tiene que estar bien”, comenta la sicóloga María Elena López. El conflicto se acentúa cuando el hijo pide un hermanito para poder jugar con él y los padres piensan que es lo mejor para no dejarlo solo. “Si se ha tomado la decisión de tener un solo hijo, hay que mostrarle las ventajas que esto tiene. El mito del hijo único ha cambiado”, dice López, quien escribió un libro al respecto. Sin embargo, la honestidad de los argumentos para tomar la decisión de ampliar o no la familia es lo más importante. “La gente es más consciente hoy día del tipo de familia que quiere y puede tener”, afirma la sicóloga Cecilia Zuleta. Tener una buena relación con uno o con los que se tenga es la prioridad. La compañía puede venir de los amigos y los primos.5Tener niños felices y seguros Niños felices, seguros, autónomos, tranquilos, alegres, responsables, honestos... Así quieren ver las mamás a sus hijos. Pero viene el conflicto de a qué horas criar a sus hijos para que sean estos buenos seres humanos. “Las mamás trabajadoras buscan todo por fuera, como si lo pudieran comprar o contratar para tenerlo. Esperan mucho del colegio en ese sentido”, dice la sicóloga Cecilia Zuleta. Y la única parte donde lo pueden encontrar es en ellas, en su vida familiar y en el diario vivir. “No importan las circunstancias ni las condiciones sociales ni el tiempo, eso se adquiere de los papás y depende de lo que suceda en la vida de ese niño durante sus primeros años de vida”, agrega. No hay manuales ni se pueden seguir fórmulas exitosas. El autoestima, por ejemplo, se construye desde la relación que establezcan los padres desde el nacimiento del hijo. “El reconocimiento que se le dé con todas sus fortalezas y debilidades es fundamental. Hay que confiar en él y darle confianza sobre que lo que puede lograr”, dice López. Los valores son algo que se aprende sobre todo con el ejemplo. Y para ello una mamá debe tener claro sus prioridades, sus principios, su posición frente a la vida y cómo se para frente al mundo. Para inculcarlos no necesariamente hay que dar sermones, sino mostrar en el diario vivir todo aquello en lo que se cree. “Ellos perciben el esfuerzo de los padres por ciertas cosas importantes”, dice López. Esta sicóloga rescata de los abuelos y padres aquellas sentencias como “el trabajo dignifica”, que iban calando en el interior de la familia. “El lenguaje tiene mucho poder, si refleja honestidad”, dice. Para fomentar estas cosas en los niños hay que aprovechar momentos como leer un libro, ver una película, retomar situaciones que pasaron a los familiares y amigos para conversar sobre cómo actúan las personas, qué es valioso para ellas, cómo actuarían ellos. Pero sobre todo, hay que definir cómo se quiere ser como persona y como familia y qué va a priorizarse. Muchas veces, los papás les dicen a los niños que trabajan para que ellos puedan tener todo lo que necesitan. Y a veces eso que necesitan simplemente es compañía, amor y guía.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido