CINE

CINE

POR:
mayo 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-23

Indiana Jones y el reino de la calavera... Steven Spielberg presenta la nueva superproducción de ‘Indiana Jones’ protagonizada lógicamente por Harrison Ford y Cate Blanchett. Casi 20 años de espera para que se pudieran apreciar nuevamente las aventuras y el humor de este personaje. Extraordinarios efectos visuales y de sonido, con una ágil fotografía y muy buena ambientación, logran un espectáculo muy agradable y divertido. Las aventuras del profesor inician en el desierto del sureste estadounidense en tiempos de la Guerra Fría (1957). Salvado milagrosamente de un ataque de los rusos, acepta la propuesta de buscar el reino de la calavera de cristal, pues sería el mayor descubrimiento arqueológico de la historia -y de mucho interés para él-, mientras su compañero persigue intereses económicos. Ya en el Perú se da cuenta que en el transcurso de las interesantes y peligrosas aventuras no está solo tras ese objetivo y continuamente tiene que sobrevivir a los ataques rusos, que con ese descubrimiento esperan dominar el mundo.En busca de un milagro Esta película canadiense es el reconocimiento al esfuerzo, a la superación personal y al logro conseguido después de muchas dificultades. Su director y guionista, Michael McGowan, sitúa el drama en los años 50, personificado en un adolescente rebelde y de nobles sentimientos, quien, educado en un ambiente religioso tradicional, cree en los milagros y espera que se realicen en su familia. Se empeña en participar en la maratón de Boston, convencido de que si logra alcanzar el primer lugar, su madre saldrá del estado de coma en que se encuentra. Ralph Walker (Campbell Scout), de 14 años, huérfano de padre, sueña entusiasmado con Caroll Collins, una adolescente que desea ser monja. Cuenta con un amigo y confidente, Chester, quien le falsifica la firma de su abuela para presentar sus tareas en el colegio. La fotografía es excelente y las secuencias en el desarrollo del tema están bien dirigidas. Así mismo, la actuación de Ralph, muy espontánea y natural, logra que su protagonismo despierte complicidad en el espectador.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido