CINE

CINE

POR:
agosto 18 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-18

Venganza sexual (MB***) Esta película australiana del holandés Rolf de Heer ha obtenido diversos premios: Oso de Oro en Berlín, mejor película de Oceanía en Montreal y nominada a la Espiga de Oro en Valladolid en 2003. Sus méritos son reales: la extraordinaria actuación de Alexandra (Buday), la protagonista. Se presenta con la sola expresión del rostro como una mujer triste en su familia. Poco a poco explica esa imagen: con ironía, sensualidad y sexualidad le demuestra a su esposo Steve (Gary Sweet) cuál ha sido su verdadera vida mientras él no la satisface ni humana ni sexualmente. La cínica confesión está medida con alta precisión para herirlo a través de las imágenes y para vengarse de él. Alexandra quien ha sido la víctima, se cambia y Steve tiene que asumir ese papel. Otro mérito de la obra es la originalidad del guión: no se necesitan imágenes exteriores: casi toda la acción se desarrolla mientras Steve se ve forzado a permanecer en una silla frente al televisor apreciando el video que le dejaron Alexandra y sus hijos para celebrar su cumpleaños pues cuando llega a la casa no los encuentra. Y el tema duro, real y hasta trágico: la historia de muchas relaciones de parejas que se desenmascaran, pero tal vez cuando ya no hay manera de reconstruir la relación inicial. Las llaves de la casa (B***) Un drama familiar en el cual el italiano Gianni Amelio más que presentar la discapacidad física y mental de Paolo, un niño que nació así por un parto traumático, penetra en la evolución de sentimientos de Gianni (Kim Rossi), su padre. Este lo había abandonado desde su nacimiento y ahora, doce años después, lo conoce cuando lo recibe en Berlín para acompañarlo en su rehabilitación en el hospital. La actuación de Gianni pasa por la sorpresa, la admiración, el desespero, el cariño y el amor que crece hacia su hijo Paolo mientras lo conoce cada día más. Para superar el sentimiento de culpa por la actitud que tuvo con su hijo y para entenderlo en su recuperación le ayudan el encuentro y los diálogos que tiene en el hospital con Nicole (Charlotte Rampling), madre de una niña también discapacitada. Muy buena actuación de los protagonistas y un tema de valiosa reflexión. jheredia@cable.net.co

Siga bajando para encontrar más contenido