CINE

CINE

POR:
mayo 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-16

La desconocidaLa expresión profunda del rostro y los ojos que transmiten dolor pasado y esperanza futura son las características particulares de Ksenia Rappoport, la excelente actriz que eligió Giuseppe Tornatore (‘Cinema Paradiso’) para personificar a Irena, una joven ucraniana, como protagonista de este impactante drama. Se podría afirmar que solo por apreciar su actuación vale la pena el film del conocido Tornatore, quien resalta a través de esta obra varios valores humanos: la lucha por salir adelante a pesar de las dificultades, el riesgo ante la incertidumbre, la esperanza, y el rechazo a la prostitución y al abuso de las personas. Irena ha sufrido en su pasado muchas humillaciones y dolores pero confiada en un cambio total de vida se traslada a Italia y consigue trabajo en una casa de familia adinerada. Acepta, particularmente, el cuidado de una niña de ocho años que padece una enfermedad neurológica. Sin embargo, su presencia siempre es misteriosa y se va creando en el espectador la pregunta: ¿realmente quién es Irena? El guión, bien desarrollado, mezcla el pasado con el presente intensificando el interés, entrelazando las secuencias para que al final se descubra la verdad. La fotografía, los detalles de los rostros y sobre todo la música de Ennio Morricone son elementos esenciales. El cazador Tres jóvenes excursionistas ingresan al Parque Nacional de Wolf Creek en Australia. Recorren un largo camino solitario parecido a un desierto. Cuando el carro no funciona para regresar a la ciudad, aparece un hombre John Harrat (Mick Taylor), quien promete arreglarles el daño, pero tiene que remolcarlos hasta su taller. En el transcurso de las conversaciones se va conociendo la verdadera identidad de John quien es un violento ‘cazador’ de animales y personas. El director Grec McLean, australiano, presenta esta película de terror que desafortunadamente se basa en hechos reales. Las escenas son realistas e impresionantes por la crueldad y el cinismo del criminal. Sin grandes pretensiones cinematográficas se crea paulatinamente el suspenso y el pánico paralelamente a la narración de una histórica pesadilla. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido