Con el cinturón bien puesto

Según el Foro Europeo de Educación, dos de cada diez alumnos padecen de intimidación escolar. La cifra va en aumento en el país. De acuerdo con un estudio realizado por el departamento de psicología de la Universidad de los Andes, de una muestra de 53.316 niños colombianos el 39,9 por ciento de los varones y el 26,6 por ciento de las niñas han sido intimidados. Por eso en Colombia se implementa un novedoso sistema basado en la práctica del karate que ha demostrado ser efectivo no solo para los pequeños intimidados (bullied) sino para sus intimidadores (bulliyng)

POR:
noviembre 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-08

Hoy no es raro que desde el jardín infantil se hable de violencia entre los menores. Un mordisco, un empujón, puede parecer algo inocente, pero a medida que el niño avanza en su desarrollo escolar, pueden aparecer formas más crueles como golpes, amenazas de daño físico, burlas, acoso, insultos, heridas que a muchos han llevado hasta la muerte, o lo que hoy está de moda: el acoso tecnológico que incluye mensajes en la web o en el celular. La intimidación es preocupante en el escenario escolar, ya que sus consecuencias pueden tener efectos de por vida como depresión, baja autoestima y problemas de comportamiento. Y el karate puede resultar lúdico y formativo si se trabaja el respeto y la tolerancia en los niños. “Este sistema ha sido probado tanto en niños intimidados como en sus agresores con éxito, teniendo en cuenta su integralidad, pues no solo maneja los casos de forma individual, sino se desarrollan protocolos, que contrario a lo que muchos piensan, muestran el karate no como una disciplina para enseñar al niño a dar golpes, sino para elevar su autocontrol y mejorar su autoestima y auteficacia” comenta Javier Martinez, licenciado en educación física del Gimnasio Children Sport. Además de esto se ha generado una escogencia y preparación especial de los instructores para que el carisma se conjugue con un sistema donde el juego y los retos sean atractivos tan poderosos que se conviertan en aliciente para motivar a cualquier niño, comenta el experto. CONTRA LOS MÁS DÉBILES La carga de información violenta que reciben los niños cada día es más alta y eso, en un problema mundial como la intimidación, tiene dos caras marcadas: muchos de los comportamientos que ven en la televisión de sus héroes de los juegos de video, o inclusive de sus padres lo trasladan al plano del colegio donde siempre encontrarán alguien más débil para agredir y someter, o simplemente son niños introvertidos o con baja autoestima que se convierten en blanco frecuente de estos pequeños agresores y su grupo de amigos. Para los dos casos Martínez recomienda seguir un protocolo con un grupo interdisciplinario que incluye licenciados en educación física, psicólogos, nutricionistas, instructores de karate y otras disciplinas, terapistas y neurólogos “que le dan al sistema una integralidad de la que hablan sus resultados”. Las hormonas, siempre bajo control Melatonina, insulina, prostaglandinas, adrenalina, tiroxina... Son los nombres de algunas hormonas presentes en el organismo y que controlan infinidad de funciones, desde las actividades de órganos completos o el uso y almacenamiento de la energía en el cuerpo, hasta los niveles sanguíneos de líquidos, sal y azúcar. Se trata de sustancias fabricadas por las glándulas endocrinas, como el páncreas, la tiroides o la hipófisis. Las hormonas llegan a todos los rincones del organismo por medio del torrente sanguíneo, generando cambios en el metabolismo, el ritmo cardíaco, la producción de leche o desarrollo de los órganos sexuales. “A lo largo de la vida, somos fruto de nuestras hormonas”, señala Josefina Vicario, pionera en Europa de la medicina Anti-Edad. Explica que “a los 30 a 35 años estamos en plena efervescencia hormonal y solemos estar libres de enfermedades y sin efectos del envejecimiento, pero a los 35 años se produce un primer ‘bajón’ hormonal, y entre los 38 y los 42 se produce la ‘gran caída’, un factor de envejecimiento importante. Dos hormonas claves son la testosterona, cuya falta en el hombre produce falta de vitalidad, y la de crecimiento hipofisaria, causa de los colgajos de la piel, bolsas y papada. Otras hormonas importantes para la juventud son la aldosterona, la melatonina, la tiroxina y la DHEA. “Para alimentar las hormonas y elevar su nivel hasta un 30 por ciento, se recomienda consumir proteínas”. La glándula tiroides necesita verduras y frutas, mientras que la hormona de crecimiento, el cortisol, la testosterona y los estrógenos, requieren alimentos proteicos como carne, pescado y claras de huevo. EFE'' Las hormonas afectan funciones como el ánimo, el sueño, el apetito y la memoria”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido