Una cita en Cartagena

La cita que comienza mañana en Cartagena, en la que unos 450 líderes oriundos de 42 países se reunirán para hablar sobre la recuperación sustentable en la región y en el planeta, va mucho más allá de un encuentro periódico. Y es que en su quinta edición, la versión sobre América Latina del Foro Económico Mundial se consolida como un ámbito ideal para hablar sobre los grandes problemas hemisféricos. Una de las razones es la confluencia de personas pertenecientes a la comunidad de negocios, la academia, los gobiernos, las entidades multilaterales y la sociedad civil.

Finanzas
POR:
abril 06 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-06

Otra es la escogencia de temas que van desde las oportunidades de inversión hasta el comercio regional, pasando por la reactivación económica y la reducción de las desigualdades. Con razón, el Gobierno ha reclamado como un triunfo que el evento tenga lugar en Colombia. Si bien la sede es rotativa, pues en el pasado las reuniones se han dado en Río de Janeiro, Cancún, Santiago de Chile y São Paulo, es significativo que una cohorte tan prestigiosa de pensadores y capitanes del sector privado se hagan presentes en un país que hasta hace poco muchos preferían pasar por alto. En ese sentido, los funcionarios que integran la comitiva oficial colombiana reiterarán el mensaje sobre la transformación conseguida en los últimos años, anotando que el foco temático tendrá un horizonte más amplio. Debido a esa razón, es poco probable que de Cartagena salgan anuncios sobre grandes negocios o nuevas inversiones en Colombia. De hecho, aparte de una buena ocupación hotelera y de un impulso al ramo local del entretenimiento y los restaurantes, los beneficios tangibles e inmediatos, derivados de las plenarias que tendrán lugar en el Centro de Convenciones, serán relativamente limitados. En cambio, lo importante es que el país entienda que cada vez tiene más presencia en el mapa regional y que esa realidad le exige transformaciones importantes al igual que contemplar lo que pasa en otros horizontes. Semejante afirmación puede tener poca acogida en una nación que tradicionalmente se mira al ombligo, pero que no debe desconocer su entorno. Una prueba de ello es el informe de competitividad mundial que elabora precisamente el Foro Económico y en cuya edición más reciente Colombia ocupó el puesto 69 entre 133 Estados considerados. Si bien en dicha clasificación el país logró avanzar cinco peldaños frente a lo reportado en el 2008, se encuentra por debajo de un buen número de naciones latinoamericanas y muy lejos de Chile, que ocupó la posición 30. Detrás de esa cifra, hay una serie de indicadores específicos en donde el retraso es mucho mayor. Por ejemplo, en seguridad, Colombia está de 125, mientras que en infraestructura terrestre está de 108 y en afinidad hacia el ramo de viajes y turismo su lugar es el 104. Hay mediciones en otras áreas que tienen que ver con la efectividad del aparato judicial o el acceso a la tecnología. En casi todos los campos, el mensaje se parece, pues aparte de retrocesos puntuales, en las áreas en que se han detectado mejorías estas no han sido del mismo grado que las de otras naciones. Dicho de otro modo, incluso si el país ha avanzado, otros lo han hecho más rápido. Nada de eso probablemente tendría mucha importancia de no ser porque detrás de los datos fríos, hay decisiones en caliente. En otras palabras, una mayor competitividad se traduce en un flujo más alto de inversiones, tanto locales como foráneas. De tal manera, un buen desempeño en ese frente permitiría encaminarse por una senda de crecimiento más veloz, que a su vez ayudaría a disminuir el desempleo y generaría un margen de maniobra amplio para corregir las desigualdades sociales. Todo lo anterior lleva de vuelta a Cartagena. Lo más factible es que los expertos reunidos en la ciudad concluyan que América Latina tiene grandes posibilidades de crecer más rápido en los próximos lustros, ante el auge previsto en economías asiáticas como China o India. Esa oportunidad requerirá nuevos proyectos que estarán en los países de la región que ofrezcan el marco más adecuado para que fructifiquen las iniciativas empresariales. Y si Colombia quiere estar en ese grupo, tiene que trabajar mucho más para mejorar su competitividad, aparte de lograr que el evento en la Heroica sea todo un éxito. "El mensaje que debería salir de la reunión del Foro Económico Mundial que comienza mañana en la Heroica, es que Colombia tiene que trabajar mucho más para mejorar su competitividad”.ADRVEG