La City de Londres se interroga sobre el efecto del veto de Cameron

Pasada la cumbre europea, los círculos económicos y financieros británicos se preguntan si el veto del primer ministro David Cameron a un nuevo tratado europeo favorecerá realmente sus intereses a largo plazo, como ha proclamado.

POR:
diciembre 13 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-13

El veto fue pedido por el lobby financiero convencido desde hace algunos meses de que Berlín y París buscan minar por todos los medios el poder de la City de Londres. "Era una decisión difícil, pero ayudó a proteger los intereses económicos del Reino Unido", más del 10% de cuya riqueza nacional proviene del sector financiero, insistió este fin de semana en los micrófonos de la BBC el ministro de Finanzas, George Osborne. El primer ministro inglés recibió el respaldo de varios grandes nombres de la City. Rechazando todas las dudas sobre las consecuencias de un aislamiento del Reino Unido en Europa, el director general de la correduría Tullet Prebon, Terry Smith, estimó que su país "está tan aislado como un hombre que se quedó sin embarcar en el Titanic". Pero muchos analistas son como mínimo escépticos sobre la eficacia del veto británico para enmendar los proyectos europeos de regulación financiera que combate, la mayoría de los cuales están ya avanzados. "Como el Reino Unido ya no pertenece al primer círculo, los intereses que trataba de preservar podrían deteriorarse", resumió el Financial Times, que advierte de una "estrategia que puede volverse" en contra de sus autores. La autoexclusión de los británicos no debería ayudarles a encontrar los aliados necesarios para bloquear decisiones que se toman entre europeos por mayoría cualificada. En octubre, por ejemplo, Londres logró convencer a sus socios de que retomaran las discusiones sobre la regulación de algunos productos financieros con la esperanza de alcanzar un compromiso que le fuera más favorable. Es poco probable que ahora pueda repetirse un resultado así, sobre todo cuando la prensa especula acerca de la próxima "venganza" de los europeos. Incluso la influyente Asociación de Banqueros Británicos (BBA) expresó dudas, cuando es la primera en reclamar al Gobierno que muestre firmeza con respecto a Bruselas. ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido