El clamor de paz abre más las puertas a la inversión

Por segunda vez en lo que va del 2008, millones de colombianos dejaron en claro que están dispuestos a jugársela toda por la paz, situación que ha sido bien vista por la comunidad internacional, y que contribuye a mejorar el clima de los negocios en el país.

POR:
julio 21 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-21

La marcha realizada ayer a favor de la paz y la liberación de todos los secuestrados trascendió las fronteras, pues no solamente concentró a millones de ciudadanos en la casi totalidad de los municipios colombianos, sino que se extendió a otras latitudes como Francia, Estados Unidos, Perú y muchas naciones más donde residen colombianos, que celebraron el Día de la Independencia con un rechazo unánime a los violentos. Y es que el país ha entrado en un despertar de la protesta ciudadana que el mundo estaba esperando, pues durante muchos años los colombianos veían con pasividad el deterioro de las condiciones de convivencia y el alejamiento de la inversión extranjera, que ahora es creciente y sostenida. De hecho, según los últimos datos de la Balanza Cambiaria, que contabiliza el Banco de la República, la inversión extranjera directa registró un crecimiento del 25 por ciento en el primer semestre de este año, en comparación con el mismo periodo del 2007. Es más, la mayoría de los proyectos de ingreso de capital foráneo corresponden a los sectores de petróleo y de minería, los mismos que durante muchos años permanecieron reacios a llegar al país por la falta de garantías de seguridad. En conclusión, el clamor por la paz y la libertad de los secuestrados no solamente revive la esperanza de una mejor convivencia, sino que crea condiciones para la inversión el empleo y el mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos. De otro lado, la confianza en Colombia se vio fortalecida tras la visita del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a Colombia, quien no solamente se reunió con el presidente Álvaro Uribe, para estrechar las relaciones diplomáticas, y firmar acuerdos en materia de seguridad que benefician a la región, sino que tuvo una agenda específica con empresarios de ambos países, con el fin de dinamizar el intercambio comercial, los negocios y la inversión binacional. En opinión de los expertos, incrementar las relaciones comerciales con Brasil tiene gran importancia para el país, si se tiene en cuenta el tamaño de ese mercado, y la necesidad de conseguir nuevas opciones para la colocación de los productos colombianos, lo que le permitirá a Colombia reducir la alta dependencia que tiene tanto de Estados Unidos como del vecino Venezuela. Brasil es una de las economías más sólidas de la región. En el campo meramente interno, la economía del país sigue a la expectativa por lo que puedan ser las medidas que adopte la junta directiva del Banco de la República el próximo viernes, para controlar la inflación, y sobre todo por la posibilidad de que se ordene un incremento de las tasas de interés que esa entidad les cobra a las entidades financieras. Uno de los aspectos negativos de la semana pasada fue la caída del índice de confianza de los consumidores colombianos, según la medición que realiza el centro de estudios Fedesarrollo. El índice, que a comienzos del presente año rondaba los 30 puntos, cayó a 10 en la última medición. Lo más preocupante de esta situación es que las razones que argumentan los ciudadanos para explicar su pesimismo no son de tipo político, como ha sucedido tradicionalmente en los últimos años, sino de orden económico, es decir, sus dificultades en este campo. En concepto de Fedesarrollo, este resultado es una muestra de que los consumidores reflejan la dinámica del sector productivo, y perciben claramente la evolución y el ritmo de la economía. El Indicador de la Confianza en Colombia para esta semana aumenta dos puntos y se ubica en 76 por ciento. '' El país sigue a la expectativa por lo que serán las medidas del Emisor para controlar la inflación”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido