Es clave reconocer el principio de buena fe

En materia de sanciones, la Ley 1370 incluyó como causal de inexactitud de las declaraciones del impuesto al patrimonio, la omisión o subestimación de activos.

POR:
enero 13 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-13

Así mismo, la reducción de valorizaciones o de ajustes o reajustes fiscales, la inclusión de pasivos inexistentes o de provisiones no autorizadas o subestimadas de las cuales se derive un menor impuesto a pagar.

Es importante señalar que esta nueva causal es aplicable únicamente para las declaraciones del impuesto al patrimonio, excluyendo así la posibilidad de aplicar dicha causal frente a las declaraciones de otros tributos, como el impuesto sobre la renta.

Resulta cuestionable que a través de la Ley se haya señalado que la Dian establezca programas de control sobre los contribuyentes por el simple hecho de que a 1º de enero de 2011 declaren un patrimonio menor al señalado en el año 2010, pues si bien la Administración Tributaria cuenta con dichas facultades, la norma desconoce el principio de buena fe de los contribuyentes al considerar como objetivo de control la simple disminución del patrimonio, lo cual puede ser justificable teniendo en consideración el actual ciclo de la economía colombiana.

Las deducciones

En relación con la deducción por adquisición de activos fijos reales productivos, la Ley 1370 redujo dicha deducción del 40 al 30 por ciento de las inversiones que se realicen a partir del año 2010.

En tanto sólo hubo una reducción del porcentaje de la deducción, las normas que la reglamentan, así como los conceptos de la Dian continúan siendo aplicables.

Igualmente, la Ley prohibió la concurrencia de la deducción por adquisición de activos fijos productivos con la tarifa especial del impuesto sobre la renta aplicable a los usuarios de zona franca correspondiente al 15 por ciento.

A pesar de que la Ley 1370 no constituye una reforma estructural, los efectos impositivos resultan de consideración, por esta razón, las tareas y recomendaciones a seguir en el 2010 son importantes.

Así por ejemplo, entre otras cosas, es necesario evaluar la posibilidad de sustituir pasivos contraídos con vinculados económicos y casas matrices y obtener pasivos con terceros no vinculados o analizar si para el 2010 deben o no realizarse los reajustes fiscales optativos para los contribuyentes. 

Siga bajando para encontrar más contenido