Codensa rediseñó la factura de cobro

Más de 2 millones de bogotanos, desde este mes, han visto el cambio en el diseño del recibo para pagar su servicio de energía.

Así era la versión anterior de la factura. Ahora es más limpia.

Archivo EL TIEMPO

Así era la versión anterior de la factura. Ahora es más limpia.

Finanzas
POR:
agosto 20 de 2014 - 05:32 a.m.
2014-08-20

La compañía de distribución y comercialización de energía eléctrica Codensa, desde el 31 de julio, realizó un cambio al diseño de la factura que envía a sus clientes, para permitirles una mejor comprensión de la lectura de la misma.
Este cambio no representa aumento en la tarifa que los ciudadanos deben pagar por el servicio de energía, ni tampoco habrá modificaciones en las fechas habituales de entrega.
Sobre las principales reformas hechas a este documento, el costo que le representó a la empresa esta innovación y la evolución que ha tenido, se refirió para Portafolio, Patricia Lesmes L, vocera de la Gerencia de Comunicación y Relaciones Institucionales de Codensa- Emgesa.
¿Cuáles fueron los motivos que llevaron a Codensa a modificar la factura?
La factura de Codensa evolucionó en su diseño tras escuchar a los clientes y realizar análisis con ellos, en los que se pudo detectar y definir cuál es la información que realmente les interesa más. En estos estudios se encontró que querían una factura más didáctica y donde se resaltara el valor y la fecha de pago con información más clara y específica.

¿Cuándo fue el último cambio en el diseño que se le había hecho a la factura?
La factura ha tenido varios cambios, siempre buscando hacerla más cercana a los clientes, así como que sea amigable con el medioambiente. Por ejemplo, su tamaño pasó de carta a media extraoficio y de imprimirse de una sola cara a dos. Pero el cambio más significativo en este tiempo fue la utilización de papeles amigables con el medio ambiente, como el de bagazo de caña, a partir del 2012, y el que se utilizó entre febrero del 2011 y julio del 2012, certificado internacionalmente por el Forest Stewardship Council (FSC) de bosques renovables 100% y que significó el uso de 36,3% menos de papel.
¿Cómo fueron las consultas que hicieron con los usuarios, para saber qué les interesaba ver en la factura?
Se realizaron dos ejercicios: focus group y eye tranking con clientes preseleccionados en varias sesiones y que contaron con la participación de expertos en estrategias para el relacionamiento con el cliente, en cuanto a la prestación del servicio.
Los estudios se hicieron sobre siete formatos de factura y se buscaba la identificación de las áreas que captan la mayor atención y la ruta y el tiempo que se toman en su lectura. Las conclusiones de estos estudios llevaron al cambio en el diseño de la factura.
¿Cuánto le representa a Codensa realizar este cambio?
En este cambio se invirtieron 64 millones de pesos y requirió de un año de trabajo, durante el cual se tuvo interacción con los clientes para conocer de primera mano sus expectativas y necesidades
¿A cuántos clientes cobija el cambio de la factura?
A la totalidad de los clientes de Bogotá, que son cerca de 2’700.000
¿Qué ventajas van a encontrar los usuarios con esta nueva factura?
Entre los beneficios se destaca los temas más importantes para el cliente como: valor y fecha de pago; comportamiento del consumo de los últimos seis meses; valor del kilovatio del mes y periodo de facturación.
También incluye datos de regulación y aspectos legales; información de interés relacionada sólo con temas de energía e información de los servicios complementarios como Crédito Fácil Codensa, seguros y suscripciones.
¿Cuáles fueron los cambios que se le hicieron a la factura?
Diseño más limpio, letra de un mayor tamaño e información de su consumo reorganizada.
¿Este cambio es un paso previo para preparar a los usuarios a la factura electrónica?
No. Lo que se busca es ofrecer una factura más amable y fácil de leer para los lectores.