Codirector del emisor no ve nubarrones en la economía

César Vallejo, miembro del directorio del Banco Central de Colombia, considera que la economía tendrá una fuerte dinámica antes de terminar el año. Se siente muy optimista.

César Vallejo, codirector del Banco de la República.

Archivo Portafolio

César Vallejo, codirector del Banco de la República.

Finanzas
POR:
octubre 03 de 2014 - 06:01 p.m.
2014-10-03

La economía de Colombia muestra señales de que tendrá un favorable comportamiento en la segunda mitad del año, después de la moderación que registró en el segundo trimestre, impulsada por el consumo doméstico y la inversión, dijo este viernes el codirector del Banco de la República, César Vallejo.

El Producto Interno Bruto (PIB) del país se expandió un 4,3 por ciento en el segundo trimestre, un dato inferior a las expectativas del mercado, pero que sirvió para que acumulara un crecimiento de 5,4 por ciento en el primer semestre.

El Gobierno fijó una meta de crecimiento económico de 4,7 por ciento para este año.

“El segundo trimestre se creció 4,3 por ciento, pero hay unos factores que siguen con dinámica fuerte, como la dinámica interna, el consumo de los hogares, la misma inversión, incluso las expectativas de comerciantes e industriales”, dijo Vallejo.

No obstante, el experto, uno de los siete miembros del directorio del Banco de la República, señaló como principales preocupaciones la demanda externa, así como el impacto que tendría una reforma tributaria que está gestionando el Gobierno ante el Congreso.

“Hay unas preocupaciones en relación con la manera como se va a financiar el déficit fiscal, qué impacto tendría una reforma tributaria sobre la demanda interna, sobre el ingreso disponible y por otro lado es hasta dónde la demanda interna lleva un impulso tal que está generando presiones inflacionarias”, afirmó.

La junta del emisor decidió la semana pasada dejar inalterada su tasa de interés de referencia en un 4,5 por ciento, después de haberla incrementado por cinco meses consecutivos en un total de 125 puntos básicos, una decisión que no contó con el voto unánime de los miembros.

PENDIENTE DE INFLACIÓN

Vallejo reconoció que el principal foco de división sobre la decisión de la tasa fue el tema inflacionario.

“Se analizó muy a profundidad cuáles son las expectativas que tiene el mercado en relación con la inflación, cuáles son las expectativas que se derivan de las tasas de rendimiento de los bonos, cuáles son los motores o las dinámicas que está generando la economía que pueden afectar la inflación a futuro”, aseguró.

“Uno tiene que estar mirando hacia futuro, dos o tres semestres hacia adelante”, explicó el funcionario.

Según un reciente sondeo de Reuters, las expectativas inflacionarias para el cierre de este año aumentaron a un 3,40 por ciento, desde el 3,30 por ciento proyectado en el sondeo de agosto.

Las estimaciones se mantuvieron cerca de la meta puntual del Banco de la República, de 3 por ciento.

Vallejo admitió que más que una división sobre subir o no el tipo de interés, hubo una divergencia al interior de la junta sobre la percepción de las perspectivas económicas.

“Yo no hablaría de división, sino de diversas formas de ver la coyuntura actual. En la reunión se aportaron todas las opiniones y efectivamente la mayoría decidió que dados esos análisis, que eran distintos, llegaban a la conclusión de que la junta debía mantener la tasa de interés”, reveló. “Y algunos pensaron que no, que era conveniente que dada la dinámica que tiene la economía colombiana en este momento, sobre todo la demanda interna, y dado que se está hablando que hay una brecha positiva del producto, era conveniente quitar un poco de estímulo (...) y subir la tasa 25 puntos", concluyó.

Reuters