Coletazo de la Reforma Tributaria a los exportadores

El proyecto de Reforma Tributaria afectará de manera directa los proyectos de competitividad que tienen previstos diversos sectores dedicados a la exportación de bienes y servicios.(VER GRAFICO)

POR:
agosto 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-31

En este campo, la Guía del Exportador consultó a algunos voceros gremiales para conocer las repercusiones que tiene el proyecto presentado, por el Ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Carrasquilla, a consideración del Congreso de la República. Particularmente, Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores (Analdex) sostuvo que el proyecto lesiona a industriales y empresarios de las zonas francas. En primer lugar, Díaz no se explica cómo el año anterior se aprobó, con mensaje de urgencia del Ejecutivo, la Ley 1004 del 30 diciembre del 2005, donde se fijaron los nuevos derroteros para las zonas francas y una serie de estímulos para las empresas que allí funcionan como un impuesto a la renta del 15 por ciento y donde las ventas estaban exentas del pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Con la reforma, los beneficios tributarios ya no existen, pues se eleva la tarifa del impuesto a la renta del 15 al 34 por ciento y se establece un IVA del 10 por ciento. El replanteamiento realmente tendrá implicaciones serias y negativas en los negocios, porque las ventas a las zonas francas no se cuentan como exportaciones, por cuanto son amparadas por el principio de extraterritorialidad. El problema con el IVA del 10 por ciento deja también ciertos vacíos, porque por tratarse de ventas en territorio aduanero no deberían ser gravadas. Cuando se aprobó la Ley 1004, muchos empresarios se estimularon para aprovechar las ventajas de las zonas francas, pero con estas nuevas modificaciones realmente se deja en el ambiente económico un limbo que impide cristalizar nuevos proyectos. Además, con el viraje, los inversionistas extranjeros –anota Díaz– preferirán la ventajas que ofrecen otros países de Centroamérica, donde cuentan con legislaciones que en verdad promueven la creación de empresa y estimulan de manera seria a los nuevos inversionistas con un marco legal que perdura en el tiempo. Así, la reforma termina con la estabilidad jurídica que tanto observan los inversionistas extranjeros para llegar a un país y que se requiere para arrancar con un proceso estable de globalización de la economía. Pero si en las zonas francas llueve, por el sector hotelero no escampa. La Ley 788, vigente a partir del primero de enero del 2003, logró, mediante incentivos tributarios, aumentar las inversiones en el sector y realmente dinamizó la actividad empresarial. Según el presidente de Cotelco, Jaime Alberto Cabal Sanclemente, la respuesta en los niveles de inversión es muy positiva y los resultados van en crecimiento, al comparar las cifras del 2002, cuando las inversiones ascendieron a 9.000 millones de pesos frente a lo alcanzado en los últimos tres años que supera los 127.138 millones de pesos. Pero, para el dirigente gremial, el viraje planteado por el Gobierno no es una buena señal cuando precisamente se están cosechando los frutos, y lo más preocupante es que diferentes cadenas hoteleras de Alemania, Inglaterra e incluso de Estados Unidos han informado su intención de llegar a Colombia con megaproyectos turísticos. Los incentivos al sector son vitales, sostuvo Cabal Sanclemente tras señalar que el Gobierno no ha hecho un análisis profundo del positivo impacto de las exenciones y tampoco consultó al gremio sobre las consecuencias de retirarlos. El sector agrícola es otro de los afectados por el proyecto, reveló Augusto Solano Mejía, presidente de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores). La Reforma en particular, según Solano Mejía, los afecta igual que a los demás empresarios del sector productivo, porque al gravar insumos y maquinaria, estos elementos inciden de manera negativa a la hora de emprender las tareas para ser más competitivos frente a otros países. “Se están tomando medidas que van a hacer que el sector agrícola, incluyendo las flores, sea menos competitivo. Para completar, algunos esquemas del Plan Vallejo también quedan gravados y eso resulta catastrófico”, concluyó Solano Mejía. Aunque advirtió que en el tema del cultivo de flores, realmente es muy poca la inversión extranjera que hay o que vendrá del exterior, el efecto negativo se siente en el sector, porque si el cultivo no resulta atractivo se frena automáticamente el dinamismo que ha alcanzado esta actividad en Colombia.OTROS APARTES DE LA LEY 1004Otras ventajas que quedaron en entredicho con la Reforma Tributaria tienen que ver con la posibilidad de importar maquinaria y equipos para la modernización de los usuarios industriales y comerciales sin el pago de aranceles ni de IVA, siempre que estos no salgan de los linderos de las zonas. En la definición de los tipos de usuarios de una zona franca que tienen acceso a los beneficios, la nueva ley extiende la calidad de usuarios industriales de servicios a las empresas que realicen las siguientes actividades: Logística, transporte, manipulación, distribución, empaque, reempaque, envase, etiquetado o clasificación de bienes. Telecomunicaciones, sistemas de tecnología de la información para captura, procesamiento, almacenamiento y transmisión de datos y organización, gestión u operación de bases de datos. O Investigación científica y técnica. Asistencia médica, odontológica y en general, de salud.Turismo. Oportunidades para operadores.Reparación, limpieza o pruebas de calidad de bienes.Soporte técnico, mantenimiento y reparación de equipos, naves, aeronaves o maquinaria.Auditoría, administración, corretaje, consultoría o similares.

Siga bajando para encontrar más contenido