Colfuturo, en el negocio de abrir puertas para profesionales

Mantener entusiasmo de empresarios para obtener donaciones, el reto.

Jerónimo Castro, director ejecutivo de la fundación.

Milton Díaz/Portafolio

Jerónimo Castro, director ejecutivo de la fundación.

POR:
diciembre 07 de 2013 - 03:19 a.m.
2013-12-07

Con la idea de que la inteligencia está proporcionalmente distribuida en todos los habitantes del mundo, pero el conocimiento está concentrado en algunos lugares, que es adonde se quiere que se formen los colombianos destacados, Jerónimo Castro, director ejecutivo de Colfuturo, lidera esa fundación sin ánimo de lucro, la cual desde el año 1991 ha beneficiado a 7.606 profesionales.

¿Qué les ofrece Colfuturo?

El programa central de Colfuturo es el de crédito beca.

Todos soñamos con unos recursos más voluminosos y que todo sea beca.

Sin embargo, las becas tienen unas limitaciones. Entonces, como se supone que si el modelo funciona, a esas personas les va a ir muy bien, y la idea es que devuelvan una parte importante de lo que recibieron cuando regresen al país.

¿Por qué se dan recursos para estudiar en el exterior?

Hay unos ‘pozos’ de conocimiento en el mundo, con unos centros que han logrado atraer más recursos, profesores y estudiantes brillantes de todas partes del mundo.

Colfuturo busca abrir esas puertas para que las personas puedan ir a esos centros de conocimiento especiales con la idea de que regresen al país.

¿Cómo va el tema de las donaciones?

Probablemente vamos a sacar el ‘sombrerito’ el año entrante para conseguir más donaciones.

En 1990, Colfuturo recibió un fondo de 13 millones de dólares, de los cuales el 56 por ciento eran donaciones del sector empresarial, y operamos durante 15 años sin ninguna donación adicional.

En el 2005 dijimos: queremos crecer 10 veces, entonces hicimos una campaña que lideró el señor Sarmiento Angulo y fue muy exitosa. Se consiguieron 25 millones de dólares, que se están terminando de recaudar este año. Con eso estamos atendiendo a 1.111 estudiantes y queremos pasar a 2.000.

Pero el Estado también participa…

No hay manera de tener éxito si no cooperamos todos. Propusimos la plataforma para administrar el programa sin ningún costo para el Estado ni para los estudiantes.

El Gobierno suministra el recurso, que tiene vocación de condonación, y ha hecho una inversión que hasta ahora ha sido de 10 millones de dólares anuales.

¿Cómo se maneja la plata?

Es un programa que necesita mucha gestión financiera porque tenemos que garantizar que si a alguien lo seleccionamos le podamos girar. No podemos seleccionar a alguien, mandarlo a algún sitio y decirle ‘se nos acabó el dinero’. Tampoco podemos girarle 30 días después.

¿Qué es lo que destaca de este programa?

Que es competitivo y eso garantiza transparencia. Debajo de las líneas de corte nos quedan 300 personas que son muy parecidas a los que están por encima de esa línea, pero el hecho de que sea competitivo nos garantiza el éxito de los beneficiarios.

Siga bajando para encontrar más contenido