Colombia, a atacar el desempleo: Cepal

América Latina salió bien librada de la crisis económica global, pero es necesario que mantenga varias de las medidas adoptadas para impulsar la recuperación.

Finanzas
POR:
marzo 24 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-24

Así lo recomendó la secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, en diálogo con PORTAFOLIO, durante la Asamblea del BID que finalizó ayer en Cancún (México). La jefe del organismo multilateral elogió la economía Colombiana, pero alertó sobre la necesidad de insistir en la lucha contra el desempleo. ¿Cómo está la región? Le fue mejor de lo que se esperaba. En relación con la crisis, estaba mejor preparada que otras regiones del mundo por varias razones. Tenía un manejo macroeconómico más estable, con un superávit de reservas que en el 2008 le permitió lograr superávits fiscales. Igual sucedió con las cuentas corrientes. Todos esos factores le dieron buena capacidad de resistencia a la región. ¿Y en el 2009? Muchos países desplegaron medidas contracíclicas importantes. Nosotros calculamos que, en promedio, la región llegó a invertir 2,5 por ciento del PIB. Hicimos una matriz comparada de todas las medidas que tomaron los países, unas más exitosas que otras. Y hay naciones que han mantenido estas fuerzas contracíclicas durante el 2010. El último trimestre del 2009 fue mejor que los anteriores. El más difícil fue el segundo y posiblemente el tercero, pero ya en el cuarto trimestre la economía de la región empezó a levantar. ¿Qué país sobresalió? El país que realmente tuvo más espacio para medidas contracíclicas fue Chile. Los demás lo hicieron con menor capacidad de amortiguamiento. La región tuvo una caída en el crecimiento del PIB en un 1,8 por ciento en el 2009, de acuerdo a nuestras estimaciones. A algunos les fue mejor como a Brasil, que caería en 0,3 y finalmente se contrajo en 0,2 por ciento. México preveía una caída del 7 y fue de -6,5 por ciento. ¿Y qué es lo que sostuvo a la región? Yo diría que para Suramérica fueron fundamentales los productos básicos (cobre, hierro, petróleo y minerales), y el dinamismo chino. Es clave el hecho de que Suramérica sea una región que está abierta a China, país que no sufrió crisis alguna y no tuvo recesión. China vuelve a tomar una recuperación, pues ese país tuvo el paquete contracíclico más importante. Entonces Suramérica, fundamentalmente Brasil y el propio Chile están en una situación interesante. ¿Y México y el Caribe? México empieza a recuperarse. Todo depende de cómo se dé este proceso. Yo creo que la peor parte en esta crisis la llevó el Caribe y no se recuperará fácilmente. La crisis lo tomó mal parado porque al contrario del resto de la región, estos países están en déficits fiscal corriente, sin reservas y han disminuido sus ingresos por el turismo. Se trata de una región que preocupa, con un enorme endeudamiento, el cual llega a 40 mil millones de dólares, que para el Caribe es mucho. El Caribe está sufriendo el terremoto de Haití, que fue un golpe muy fuerte. ¿Qué podemos esperar de China? Creo que América Latina se está preparando para que el beneficio llegue más allá de Suramérica y más allá de los bienes básicos. Nosotros estamos ayudando en una modalidad que se llama Arco Suramericano, que va de México hasta Chile. Son todos los países del Pacífico. La idea es ver cómo pueden cambiar su razonamiento con Asia. China está ávida de tecnología y no necesita recursos. Ellos están importando grandes recursos minerales y cada día tienen una demanda mayor. Pero yo creo que América Latina tiene otra cosa que exportar para China. Por ejemplo, su experiencia urbana. China se está urbanizando a una velocidad impresionante y América Latina tiene mucho que transferir, mucha experiencia, como Colombia con el tema del transporte. La exportación de tecnología, el metro, el tren y el TransMilenio. Los chinos quieren paquetes de intercambio en materia de urbanización, vivienda y programas sociales. ¿Qué lecciones dejó el tránsito entre el crecimiento y la recuperación? Dejó una lección muy importante en la región en particular, y es que el mercado autorregulado no es la salida. Y hay consenso en que el Estado debe tomar un rol protagónico, como de hecho lo ha tomado. Gracias a la crisis hay un redimensionamiento del papel del Estado. No es posible que se construya un desarrollo sostenible sin que el Estado tenga un papel protagónico. La segunda es a quién le fue peor y a quién le fue mejor. Creo que curiosamente a las economías más abiertas les fue peor, sobre todo a las economías muy dependientes. Por ejemplo México, E.U. y Centroamérica. ¿Y cuál es el camino a seguir? Los países tienen que repensar su diversificación productiva y su diversificación a la exportación y a la producción en general. Por ejemplo, Brasil con un enorme potencial interno debe reorientarse y así la economía reacciona rápidamente. ¿Hay más lecciones? Entonces yo creo que las grandes lecciones que nos deja esta crisis son: replantear el papel del Estado, y redimensionar la economía y la macro. La otra lección es que no hay que descuidar el tema social. Lo social debe continuar sin bajar la guardia. El gasto social se incrementó en forma importante en los últimos 10 años, más o menos del 12 por ciento al 16 por ciento del PIB promedio. No se recupera lo social igual a lo económico. Los precios de los productos básicos están volviendo a subir ¿le preocupa algo similar a lo que ocurrió hace dos años, y qué deberían hacer los gobiernos ante eso? Yo siento que hubo una necesidad en la cumbre reciente de la FAO que fue precisamente la seguridad alimentaria. Allí se puso el ejemplo de Guatemala, que fue un país que se afectó muchísimo por la subida de los precios de alimentos y por la sequía. No todo se resuelve a base de importaciones, yo creo que los países sí están optando para replantearse el tema de la producción. ¿Qué deberían hacer los países a sabiendas de que van a tener eventos catastróficos por diferentes causas? Primero que todo, a cada país nosotros lo estamos apoyando en eso, para que las naciones tengan una evaluación muy clara del impacto económico. El cambio climático no necesariamente va a afectar países sino por regiones. ¿Cuando habla con ministros, qué les recomienda? Nosotros lo que les recomendamos es que tengan una visión a largo plazo, hacia dónde queremos ir. Por ejemplo, Corea es un país que nos da muchas lecciones. Es el productor de la industria automotriz más de frontera y lo lograron y están diciendo que en los próximos 10 años van a hacer el país de mayor innovación tecnológica en materia ambiental y de economías verdes. Y nuestros países qué quieren ser, hacia dónde van, en qué se quieren distinguir. ¿Cómo ve a Colombia Colombia tiene en la parte económica buenas oportunidades. Es un país que ha logrado mantener el interés en inversión extranjera. El gran problema de Colombia es vencer el desempleo. Es el país con el mayor nivel de desempleo. Llega a 15 por ciento y tiene pocos programas de protección social. Es clave que logre combinar ese dinamismo económico que tiene, con más empleo. No hay que descuidar el frente social. Trabajar por ejemplo en un seguro de desempleo. " Yo creo que las grandes lecciones que nos deja esta crisis son: replantear el papel del Estado, y redimensionar la economía y la macro”. " A. Latina tiene mucho que transferirle a China. Como Colombia con el tema del trans- porte urbano”. " Muchos países aplicaron medidas contracíclicas. Nosotros calculamos que el promedio de la región llegó a invertir 2,5 por ciento del PIB”. ANDRUI