Colombia: un buen PIB, alto déficit El Fondo Monetario sostiene que es el país con el mayor déficit de cuenta corriente de América Latina. Enfriamiento de E.U., un golpe a economías latinas

Colombia: un buen PIB, alto déficit El Fondo Monetario sostiene que es el país con el mayor déficit de cuenta corriente de América Latina. Enfriamiento de E.U., un golpe a economías latinas

POR:
octubre 18 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-18

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró ayer que Colombia crecerá más este año de lo que había previsto inicialmente. Sin embargo también señaló que es el país de América Latina con el mayor déficit de cuenta corriente, al proyectar un 3,9 por ciento del PIB para el 2007 y 3,5 por ciento para el 2008. Por el contrario, la región registrará este año un superávit de cuenta corriente de 0,6 por ciento. Solo México, Uruguay, Colombia y algunos países centroamericanos tienen déficit, el resto presentan saldos positivos. El creciente déficit de cuenta corriente del país, que se produce porque salen más dólares de los que entran por comercio exterior, pagos a trabajadores y utilidades de empresas, ha sido señalado por los analistas como un motivo de preocupación. La razón de sus temores es que aunque el déficit se está compensado hoy con inversión extranjera y crédito, se corre el riesgo de que cambien las condiciones internacionales, se caiga la inversión extranjera y se encarezca el crédito. El déficit sería mejor financiado con exportaciones, pero éstas son hoy menores que las importaciones. Según el FMI, que analizó este tema en su informe semestral Perspectivas Económicas Mundiales –presentado ayer en Washington– en general, en América Latina el superávit de cuenta corriente viene descendiendo (el año pasado fue del 1,5 por ciento del PIB regional) debido a que la creciente demanda doméstica ha hecho que aumenten las importaciones, tal como ha ocurrido en Colombia. FLUJOS DE CAPITAL El Fondo señala así mismo que los flujos de inversión están financiando la cuenta corriente de la región, en especial en Argentina, Brasil y Colombia, países que están recibiendo recursos para portafolios y para el sector bancario. “Las recientes turbulencias de los mercados financieros globales le han restado fuerza a esos flujos de capital, pero la expectativa es que América Latina continuará recibiendo recursos considerables por esta vía, aunque los países deben estar preparados para un posible incremento de la volatilidad”, sostiene el informe del FMI. Así mismo, el organismo multilateral destaca el hecho de que las economías latinoamericanas han permitido que sus tasas de cambio se muevan más flexiblemente que en el pasado, en respuesta a las cambiantes condiciones de los mercados. Esto ha producido apreciaciones fuertes de las monedas de Brasil, Colombia, Paraguay y Perú, pese que en estos países ha habido fuertes intervenciones. En lo que respecta a las proyecciones de crecimiento, el Fondo espera que el PIB de Colombia avance 6,6 por ciento este año, una cifra mayor al 5,5 por ciento que había pronosticado en abril en su primer reporte de Perspectivas Económicas Mundiales. También aumentó la proyección para el 2008 de 4,5 a 4,8 por ciento. El peligro de una recesión ha aumentado en Estados Unidos bajo el efecto de la intensificación de la crisis del sector inmobiliario, estimó ayer el FMI, que corrigió a la baja su previsión de crecimiento para el país del Tío Sam. De pronosticar que E.U. crecería 2 por ciento este año pasó a 1,9 por ciento, pero realizó una fuerte corrección para el 2008 al pasar de 2,8 a 1,9 por ciento. Ese enfriamiento económico estadounidense se dejará sentir en América Latina, que crecerá un 4,3 por ciento en el 2008, por debajo del 5 por ciento esperado para este año. “La actividad en Latinoamérica se moderará, aunque unos fundamentos más sólidos deberían limitar el impacto de las turbulencias en los mercados”, señaló ayer Simon Johnson, economista jefe del FMI, citado por las agencias de noticias. Pese a ese menor empuje, la actual expansión latina es la más prolongada desde la década de 1960, lo que ha reducido la vulnerabilidad externa de la región, indicó el FMI. El organismo animó a los gobernantes a aprovechar la actual bonanza para abordar reformas que impulsen el crecimiento de la inversión y la productividad. Recordó que entre los obstáculos que frenan el desempeño económico están la ineficiencia del sector público, las pobres infraestructuras y los elevados niveles de desigualdad. Por lo demás, los economistas del FMI indicaron que, además de la desaceleración de E.U., que pasará factura sobre todo a México y América Central. Latinoamérica se resentirá también por menores flujos de remesas. Los países productores de materias primas como Argentina, Colombia, Perú, Uruguay y Venezuela deberán prepararse para tiempos más difíciles, ya que los problemas por el lado de la oferta les impedirán mantener las elevadas tasas de crecimiento del 2006. Las turbulencias en los merca- dos financieros recortarán en casi medio punto porcentual el creci- miento mundial en el 2008, según el FMI. El organismo prevé una expansión del PIB global del 4,8 por ciento, mientras que en abril pronosticaba 5,2 por ciento. Aún así, el 4,8 por ciento es considera- do una cifra sólida, pues implica la mejor racha de crecimiento mun- dial desde los años 60 y comienzo de los 70. No obstante, esa cifra oculta gran disparidad por países. Mientras que a principios de año, el mundo crecía casi al unísono, en el 2008 sufrirán un bajón las economías avanzadas, que son las más resentidas por los problemas en los mercados de crédito. POR CRISIS FINANCIERA, MUNDO CRECERÁ MENOS por ciento será el crecimiento de Panamá, el país de América Latina que más crecerá este año. Le sigue Venezuela y Rep. Dominicana (8%), Argentina (7,5%), Perú ( 7%) y Colombia (6,6%). 8,5

Siga bajando para encontrar más contenido