Colombia, con buenas reservas para afrontar choques externos

Un informe del Banco de la República señala que el monto que tiene el país es suficiente y permite cubrir por más de un año las obligaciones de deuda externa y el déficit en cuenta corriente.

Un 87 por ciento del portafolio de inversión del Emisor se compone de dólares de Estados Unidos.

Archivo Portafolio

Un 87 por ciento del portafolio de inversión del Emisor se compone de dólares de Estados Unidos.

Finanzas
POR:
marzo 26 de 2015 - 11:46 p.m.
2015-03-26

Pese a que el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos del país llegó a 5,2 por ciento del PIB, como consecuencia de la caída de las exportaciones petroleras durante el 2014, el nivel de reservas internacionales que tiene el país para soportar los choques externos derivados de este fenómeno es considerado suficiente.

Según un informe del Banco de la República, el hecho de que Colombia tenga un monto de US$47.323,09 millones (al corte de diciembre del 2014) le permite al país “cubrir por más de un año, tanto los pagos de deuda externa de corto plazo, como el déficit de cuenta corriente del país”. Así, no se advierten probabilidades de crisis para Colombia desde ese frente.

“La estrategia de acumulación de reservas internacionales adoptada por el Banco reconoce la importancia de tener un nivel adecuado de liquidez internacional para enfrentar salidas de capital del país”, señala el documento, el cual resalta que lo anterior también sirve para “mejorar la confianza en Colombia” y para afrontar los problemas en los mercados externos.

De acuerdo con César Ferrari, exdirector del Banco Central del Perú y docente de la Universidad Javeriana, el país tiene un buen nivel de reservas, pese a que una economía como la peruana (que es más pequeña que la colombiana) cuenta con montos más elevados.

“Ese dinero que tiene Colombia da para siete meses si el déficit en cuenta corriente se mantiene igual”, resaltó el académico, quien agregó que la reciente emisión de US$1.000 millones hecha por el Gobierno tendrá efectos en la disponibilidad de divisas en el país.

Entretanto, Eduardo Sarmiento Palacio, director del Centro de Investigaciones Económicas de la Escuela de Ingenieros Julio Garavito, señaló que aunque los niveles de reservas del país son altos, no son suficientes para manejar las crisis.

“El déficit en cuenta corriente del país supera el 6 por ciento del PIB (US$20.000 millones). Este va a seguir aumentando. Si se cogen las reservas, la contracción monetaria será tremenda”, advirtió el economista.

¿Dónde se invierten las reservas del país?

La mayor parte de las reservas internacionales del Banco de la República (un 94,9 por ciento), explica el estudio, corresponde a portafolio de inversión (el 87 por ciento de este se encuentra en dólares estadounidenses; un 5 por ciento, en dólares canadienses; un 4 por ciento, en dólares australianos, un 2 por ciento en libras esterlinas y un 1 por ciento, en coronas suecas).

El saldo restante de las reservas, dice el documento, está distribuido en “la posición en el FMI y derechos especiales de giro (US$1.464 millones); aportes al Fondo Latinoamericano de Reservas (US$502,37 millones); inversiones en oro (US$ 399,1 millones y en aportes al convenio Aladi (US$38,33 millones)”.

LA RENTABILIDAD CRECIÓ EN LOS ÚLTIMOS 10 AÑOS 

Durante la última década, explica el documento del Banco de la República, la rentabilidad de las reservas internacionales del país fue de US$3.745 millones.

“La decisión de tener un portafolio con un perfil de riesgo conservador implica recibir una menor rentabilidad en el largo plazo que portafolios que toman un nivel de riesgo más alto”, señala el informe.

Los rendimientos de las reservas en dólares (los cuales representan el 87 por ciento del portafolio de inversiones), agrega el texto, dependen de “las tasas de interés; el movimiento de las tasas de cambio, y el precio del oro”.

Entre el 2004 y el 2012, concluye el informe, el oro aumentó de precio para así traer rendimientos en las reservas del Emisor. Sin embargo, desde el 2013 cayó la cotización del metal, lo cual impactó el balance.

Héctor Sandoval D.
hecsan@eltiempo.com