Colombia, en el camino del crecimiento económico sostenible

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el país se ubicará en el eje de las naciones con un desempeño económico superior al promedio regional y mundial entre 2013 y 2018.

El plan PIPE busca estimular el crecimiento de la economía a partir del próximo año.

Archivo Portafolio.co

El plan PIPE busca estimular el crecimiento de la economía a partir del próximo año.

POR:
septiembre 25 de 2013 - 04:14 p.m.
2013-09-25

La esquiva sostenibilidad del crecimiento económico del país podría ser realidad en 20 años o menos. No solo porque, de acuerdo con las cifras oficiales, la situación interna está en franco mejoramiento, sino porque se espera que el panorama internacional sea más promisorio a partir del 2014.

A ello se agrega que el país cuenta con una ley de sostenibilidad fiscal que eleva a principio constitucional la sanidad de las finanzas públicas.

Esto no es más que la posibilidad de los colombianos de reclamar que la economía se maneje de manera eficiente, teniendo en cuenta que son los ciudadanos los aportantes de los ingresos a través de los impuestos.

Para entrar en esa senda de finanzas y crecimiento sostenible, el Estado se acogió a la regla fiscal, de manera que no se pueda gastar más allá de los ingresos y se deje un poco para ahorrar.

Con estas herramientas en mano, en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP), el Gobierno le apunta a un desempeño económico de 4,5 por ciento en el 2013 y de ahí en adelante, a un promedio cercano al 4,6 por ciento hasta el 2024.

Esa meta tendría solo un nubarrón, el panorama internacional que, aunque ya parece haber tenido su pico más malo en el 2012, no deja de causar incertidumbre.

Es así que, para el Fondo Monetario Internacional (FMI), “la evolución del tema internacional durante los próximos años será determinante para la formación de expectativas de mediano plazo en todas las economías del mundo”.

Para el FMI, socios estratégicos para el país, como China, desacelerarán su crecimiento en los próximos 6 años.

En contraste, las economías que hoy están frenadas, las de la Zona Euro y Estados Unidos se recuperarán en forma sustancial. En el caso de los vecinos más cercanos, los países latinoamericanos, según el FMI crecerán a tasas más elevadas.

ESTRATEGIAS INTERNAS

La reactivación de la demanda externa será clave para Colombia, pero por ahora, no está en las cuentas como motor de impulso a la expansión económica. Así lo deja ver una meta de crecimiento plana a largo plazo, de 4,6 por ciento a partir del 2016, con ligeros incrementos en 2015, con un 4,8%.

El principal sustento de dicha meta es el dinamismo interno, con estrategias como la del reciente paquete de documentos Conpes (Consejo de Política Económica y Social) dedicados a la infraestructura, en el que se calcula que el desarrollo vial y de otra variedad de obras en el país aportará un punto adicional al Producto Interno Bruto (PIB) potencial del país, en unos años.

El documento bandera de las proyecciones del Gobierno establece que el crecimiento económico seguirá liderado por la demanda del sector privado, porque el sector público tendrá que acogerse a la Ley de Regla fiscal, cuya meta es estabilizar el déficit fiscal para ir agudizando cada vez más la disciplina que conduzca finalmente a sanear las finanzas.

Como la incertidumbre internacional no será para siempre, en unos años el país tendrá mayor margen de maniobra, porque tan pronto haya luces de un mejor desempeño de la economía mundial, el país recuperará la demanda externa, lo que acelerará las exportaciones y, por consiguiente, llevará al aumento de la producción local, principalmente de la industria, que atraviesa por una fuerte crisis.

EL PAÍS LOGRARÁ LAS METAS DE DESARROLLO

Las perspectivas para Colombia son buenas, inclusive, si la crisis internacional se extendiera aún más de lo pronosticado.

El FMI estima que el país se ubicará en el eje de crecimiento regional y mundial entre 2013 y 2018, logrando un promedio cercano al potencial (4,4%).

“De esta manera, el país estará dentro del conjunto de economías que, como las asiáticas y algunas economías latinoamericanas, lograrán de manera más rápida las metas de desarrollo que se desprenden de un mayor nivel de ingreso”.

Los cálculos del gremio de instituciones financieras (Anif) entre tanto, señalan que el crecimiento dependerá, en parte, de la inversión.

“La relación inversión/PIB de Colombia estará promediando un 28 por ciento durante el período 2012-2013.

Un apalancamiento de esta magnitud resulta consistente con un crecimiento potencial de Colombia en el rango 4-5 por ciento anual. Para llegar al ansiado 6 por ciento se requerirían relaciones de inversión sobre PIB iguales o superiores al 33-35 por ciento”.

Siga bajando para encontrar más contenido