'Colombia se contraerá cerca de 2,5%', afirma Robert Word, analista del Economist Intelligence Unit

El jueves tendrá lugar en Bogotá una mesa redonda organizada por la prestigiosa revista. A propósito del evento, PORTAFOLIO dialogó con Word, uno de los analistas del Economist Intelligence Unit.

POR:
mayo 18 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-18

¿Cómo están viendo las cosas?

El Economist Intelligence Unit revisa sus pronósticos cada mes, y a pesar de que hemos visto mejoras en las estadísticas económicas que están saliendo de los países industrializados, sobre todo de Estados Unidos, y de que las bolsas de valores han visto subir los precios de las acciones, no creemos que haya un repunte. No se puede confundir el fin de la caída libre, con la recuperación.

¿Qué cálculos manejan?

En el caso de la economía estadounidense, este año tenemos una caída del 3,2 por ciento del PIB y para el 2010 un crecimiento, pero sólo del 0,6 por ciento. Pasando a América Latina, a partir del colapso del banco de inversión Lehman Brothers, hemos estado revisando a la baja nuestras proyecciones para la región y vemos una baja del 2,5 por ciento en el PIB del 2009, y un alza bastante leve en el 2010 de entre 1 y 1,5 por ciento.

En el caso de países específicos, el más golpeado sería México con un retroceso de entre 4,5 y 5 por ciento, sobre todo ahora con el impacto que va tener la influenza AH1N1. Por otro lado, hay algunos que se encuentran en una mejor posición como Brasil, que sentimos va a caer una tasa de 1,5 por ciento este año.


¿Cómo ven a Colombia?

Peor que Brasil, pero mejor que México. Su contracción sería cercana al promedio latinoamericano, que lo tenemos en 2,5 por ciento.

¿Por qué?

Colombia no es de los países que tiene espacio para medidas contracíclicas como es el caso de Chile, Brasil y Perú. Lo que ha jalonado la economía en los últimos años ha sido el sector privado y las exportaciones, o sea la demanda global, pero ahora esos motores se han apagado y el único propulsor que le queda a la economía colombiana es el de la política monetaria, porque el país no ahorró en los años de bonanza.

¿Qué opciones quedan?

No muchas. Si bien ha habido recortes en la tasa del Banco de la República, que estaba en 10 por ciento en diciembre y que actualmente va en el 6 por ciento, hay un desfase de dos o tres meses hasta que eso se note en las tasas comerciales. Aunque el Banco puede bajar la tasa un poco más, no creemos que va a poder ir más allá de un 5 por ciento, a no ser que la inflación caiga más bruscamente. Pensamos que todavía se puede ver una baja leve, pero no muy fuerte.

¿Y la fortaleza relativa del sector financiero?

Desde el lado de la oferta de crédito, los bancos van a seguir cautelosos a la hora de proveer préstamos, dada la incertidumbre sobre la coyuntura. Desde el lado de los hogares y las empresas, va a haber precaución a la hora de buscar créditos más allá del relajamiento en las tasas de interés.

Entonces ¿es inevitable la contracción para Colombia?

No vemos que haya estímulos fuertes para impedir que haya una caída en el PIB este año. A principios de febrero estuvimos entre los primeros en pronosticar una contracción. Realmente se ve difícil un repunte muy tangible hasta el cuarto trimestre del 2009 o el propio 2010, ya que las cifras que estamos viendo, sobre todo en el sector manufacturero, confirman esa impresión.

Cabe recordar que por el lado de la demanda externa, tres de los mercados más importantes para Colombia: Estados Unidos, Ecuador y Venezuela van a estar en plena recesión. Sin esos motores, la economía va a depender más del lado doméstico y no vemos que haya estímulos muy fuertes. También preocupa la ejecución del gasto público, sobre todo de los proyectos de infraestructura.

El tema del empleo es una de las grandes preocupaciones en el sentido de que están subiendo muy rápido las tasas de desocupación y que, incluso, cuando llegue la recuperación, van a descender muy lentamente. ¿Está de acuerdo?

Si bien Colombia creció a tasas por encima de su potencial en el 2007, la tasa de desempleo no cayó abajo de dos dígitos. Aunque el modelo de crecimiento fue basado en una inversión privada muy fuerte, no se tradujo a una masiva creación de empleo. Ahora, con recesión global, Colombia no está en tan buena posición como otros países.

¿Cómo ve los precios de las materias primas?

Los precios de promedio anual van a ser mucho más bajos de lo que fueron en el 2007 y 2008, pero han tocado fondo. No obstante, habrá diferencias individuales.

Por ejemplo, el precio del petróleo lo tenemos subiendo, pero no alcanzando los niveles de los años pasados. Vemos la cotización del crudo en un promedio anual de 50 dólares en el 2010 y 55 promedio en 2011 y 2012. En el café manejamos un precio para el 2010 cercano a un dólar por libra, subiendo hacia el 2013.

Para el carbón tenemos una caída este año, y luego una estabilización y una mejora en el mediano plazo, pero todavía por debajo de los precios record que se encontraron en el 2008.


¿Qué piensan ustedes de la reelección del Álvaro Uribe?

Lo que analizamos es qué tanto éxito han tenido sus políticas, y sentimos que ya tuvo dos periodos bastante exitosos. Obviamente tiene una buena imagen pública -que ayuda a la confianza- y un manejo macroeconómico generalmente bueno.

Pensando en lo que podría ser un tercer mandato, creo que los inversionistas extranjeros verían bien una reelección de las políticas que han funcionado, pero no más.

Escoger de nuevo a un presidente que ya ha tenido dos mandatos puede generar inquietudes por la renovación del sistema político. O sea, hay nuevos líderes que pueden llegar y adelantar las políticas públicas que han sido exitosas, de manera que un estancamiento no sería positivo.

Siga bajando para encontrar más contenido