'Colombia crecerá 3,4 % en 2015'

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvo hoy sus previsiones de crecimiento mundial en un 3,5 % para este año y elevó una décima hasta el 3,8 % las de 2016, en un escenario "desigual" en el que las economías avanzadas recuperan impulso y las emergentes se desaceleran.

La caída en el precio del petróleo afectará el crecimiento de las economías emergentes.

Archivo

La caída en el precio del petróleo afectará el crecimiento de las economías emergentes.

Finanzas
POR:
abril 14 de 2015 - 01:36 p.m.
2015-04-14

Al frente se sitúa Estados Unidos, que ha registrado un "vigoroso" comportamiento y se prevé que crezca por encima del 3 % en 2015 y 2016, y una zona euro que muestra signos de repunte, indica el FMI en la presentación de su informe "Perspectivas Económicas Globales", publicado hoy al inicio de su reunión de primavera.

Por el contrario, las economías emergentes, que impulsaron la economía global durante los peores momentos de la crisis, encaran un escenario marcado por la ralentización de China, las dificultades de Rusia y el agudo frenazo de América Latina.

El gigante asiático se espera que crezca un 6,8 % este año y un 6,3 % el próximo, sin cambios en sus previsiones; y será superado por India, que ve sus previsiones dispararse hasta un 7,5 % en los próximos dos años, un punto más de lo esperado en enero.

Rusia, por su lado, afrontará una complicada situación: una contracción del 3,8 % este año y del 1,1 % el próximo como consecuencia de los bajos precios del petróleo y las persistentes tensiones geopolíticas en Ucrania.

Para enfrentar los riesgos de entrar en una fase de crecimiento "mediocre", como apuntó la pasada semana la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, las recetas en los países avanzados pasan por aumentar la inversión en infraestructura, continuar con el apoyo monetario y afrontar reformas estructurales, sobre todo en los mercados laborales.

En el caso de las emergentes, es necesario un impulso reformador que suprima los obstáculos a la inversión y el comercio, se mejore el clima de negocios, se superen los cuellos de botella en infraestructura y se apueste por la educación.

‘SE DESACELERA EL CRECIMIENTO EN AMÉRICA LATINA’

El Fondo Monetario Internacional rebajó de nuevo las previsiones de crecimiento para América Latina, para situarlas en un modesto 0,9 % este año, sobre todo por la recesión de Brasil y el impacto de la caída de los precios de las materias primas, que afecta gravemente a Venezuela.

El informe de Perspectivas Económicas Globales del FMI, divulgado al inicio de la reunión de primavera del organismo, pronostica que el parco crecimiento de Latinoamérica en 2014 se desacelerará en 2015, para repuntar ligeramente en 2016 hasta el 2 %.

Tras crecer un 2,9 % en 2013 y un 1,3 % el año pasado, los pronósticos divulgados hoy son una mala noticia para Latinoamérica, que vuelve a ver rebajadas las perspectivas de crecimiento y sigue sin generar riqueza, ni siquiera a la altura de su potencial.

"Las caídas en los mercados de materias primas seguirán siendo uno de los mayores lastres de la actividad económica en Sudamérica, a pesar de que un petróleo más barato y la recuperación estadounidense dan impulso a otras economías de la región", indicó el FMI.

"La baja confianza de los empresarios y consumidores en Brasil y la intensificación de la crisis en Venezuela han pesado en las previsiones a corto plazo", explicó el FMI en su informe.

Los economistas del Fondo no ven "impulso aparente" para el conjunto de la región, debido a los bajos precios del petróleo y otras materias primas y al menor espacio fiscal para reactivar el ritmo de crecimiento.

Brasil, que creció un 0,1 % en 2014, entrará en recesión este año, en parte debido a "los desafíos de competitividad no enfrentados", el persistente déficit fiscal y una inflación que repuntará hasta el 7,8 % en 2015, según el FMI.

México ha visto sus previsiones de crecimiento para los próximos dos años rebajadas ligeramente con respecto a las previsiones de enero y ahora cree que crecerá en el entorno del 3 % en ambos ejercicios.  

El FMI mantiene sus "perspectivas sólidas" para México, aunque más moderadas debido a que la "debilidad en la demanda interna y una posición fiscal más restringida lastra el efecto positivo del crecimiento en Estados Unidos".

Argentina también caerá este año en la recesión, con una contracción prevista del 0,3 %, según datos del Gobierno argentino, al que el FMI ha pedido cálculos más precisos que reflejen mejor la alta inflación en todo el país.

Venezuela sufrirá una contracción del 7 % este año, más abultada que el 4 % de 2014, con la inflación desbocada en cerca del 97 %, muy por encima del 60 % del año pasado. La fuerte caída de los precios del petróleo, el control estatal de la economía y "otras distorsiones han intensificado las carencias de productos básicos" para una economía ya en recesión y en mala forma.

Entre las economías que crecerán con más fuerza este año en la región destacan las de Chile (2,7 %) y Perú (3,8 %), que mejorarán con respecto a 2014, mientras que otras como Colombia (3,4 %) y Bolivia (4,3 %) retroceden.

No obstante, el FMI explica que persiste la incertidumbre sobre las reformas en Chile, el efecto de la caída de los precios del petróleo en la economía colombiana y el efecto de las políticas en Perú para hacer frente a una menor inversión y exportación de su importante industria minera.

Por otro lado, las economías centroamericanas se verán beneficiadas por el abaratamiento de los precios del petróleo y la influencia del crecimiento estadounidense, que tendrá un efecto positivo en el aumento de las remesas.

El pronóstico del Fondo para las economías de Centroamérica cifra el crecimiento medio de este año en el 4,2 % y en el 4,3 % el del próximo ejercicio.

Asimismo, los países del Caribe dependientes de los ingresos del turismo se beneficiarán de la tendencia a la baja de los combustibles y la recuperación de la primera economía mundial, pese a que la alta deuda pública y la no resuelta falta de competitividad y fragilidad del sector financiero siguen siendo preocupantes, en opinión del Fondo.

EFE