Colombia, cuarto productor de aceite de palma en el mundo

El apoyo decidido del Gobierno ha permitido estructurar una política de biocombustibles para viabilizar este renglón fructífero.

La industria del aceite de palma es actualmente líder a nivel mundial en la provisión de aceites y grasas.

Bloomberg

La industria del aceite de palma es actualmente líder a nivel mundial en la provisión de aceites y grasas.

Finanzas
POR:
septiembre 18 de 2014 - 04:16 p.m.
2014-09-18

Aunque resulta difícil poder imaginar la relación que existe entre la vida cotidiana de las personas con el aceite de palma, la realidad demuestra que este producto se encuentra presente en la mayoría de los alimentos y artículos de uso diario.

Un estudio del Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad Nacional analizó 25 de las principales actividades agropecuarias en el país y señaló que el cultivo de palma aceitera se encontraba entre los cinco con mayor favorabilidad potencial con la biodiversidad.

La industria del aceite de palma es actualmente líder a nivel mundial en la provisión de aceites y grasas y uno de los sectores con mayor potencial por la versatilidad de usos y aplicaciones de sus productos, tales como aceite de cocina, grasas especiales, sustitutos de manteca de cacao y de grasas animales, margarinas, productos de aseo, jabones, detergentes, cosméticos, cremas dentales, velas, lubricantes, pinturas, biocombustibles y energía eléctrica, entre muchos otros.

“Colombia es actualmente el primer productor de aceite de palma en América y el cuarto en el mundo. Somos un sector que genera empleo de calidad y negocios inclusivos para pequeños y medianos emprendedores. Este sector agroempresarial, organizado en Fedepalma, está trabajando en su desarrollo y consolidación para alcanzar los más altos estándares y hacer que el país ofrezca condiciones competitivas para su crecimiento”, dice Jens Mesa, presidente de Fedepalma.

NÚCLEOS PALMEROS

El país cuenta con 58 núcleos palmeros distribuidos en las cuatro zonas palmeras: la zona norte la componen la Costa y el Cesar con 15 en la zona central se encuentran el Sur del Cesar, Bucaramanga y Norte de Santander con 13; la zona oriental está compuesta por el Meta y Casanare con 25; y el suroccidente abarca Tumaco y Caquetá con 5.

Hoy en día, el país tiene cerca de 500.000 hectáreas sembradas en palma de aceite, lo que significa que, a la vuelta de pocos años, se contará con más de 2 millones de toneladas de aceite de palma, duplicando la producción actual.

Así las cosas, Colombia tiene la materia prima para atender el mercado tradicional y para avanzar gradualmente en un incremento de mezcla de biodiésel al 15 por ciento y al 20 por ciento.

Igualmente, tiene capacidad instalada para producir 580.000 toneladas anuales de biodiésel de palma, distribuida en ocho fábricas, de las cuales seis están integradas a asociaciones de productores de dicha planta.

Según Fedepalma, en los últimos diez años esta agroindustria ha crecido significativamente en el país, vinculando muchos pequeños y medianos palmicultores mediante un modelo que ha sido exitoso como las alianzas productivas y otros de tipo inclusivo, como el de Manuelita Aceites y Energía.

Cifras del gremio señalan que el año pasado la producción de aceite de palma crudo en Colombia superó el millón de toneladas, lo cual representa un hito histórico para la palmicultura nacional. Es así como alcanzó 1.041.000 toneladas y registró un incremento de 7 por ciento con respecto al año 2012, superior a la tasa de crecimiento anual de 6,5 por ciento de los últimos cinco años.

Asimismo, se espera que la producción de aceite de palma crudo tenga un buen desarrollo en el 2014 y esté en alrededor de 1.160.000 toneladas, mostrando un crecimiento de 11,4 por ciento respecto del año anterior.

PLAN NACIONAL DE BIOCOMBUSTIBLES

Entre los factores de éxito del Plan Nacional de Biocombustibles de Colombia, Mesa mencionó la voluntad política, la solidez de las normas técnicas, la calidad del producto, la fortaleza de las asociaciones de productores, la construcción de confianza entre todos los actores de la cadena y sostenibilidad ambiental de la industria de biocombustibles.

Del mismo modo, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, anunció, tras su reunión hace unos días con representantes de Fedepalma, que trabajará en el desarrollo de una política sectorial y regional que permita mejorar la productividad del cultivo de la palma en nuestro país.

Según Iragorri Valencia, la base para lograr el desarrollo del sector se encuentra en la investigación, la asistencia técnica y el desarrollo rural.

“Vamos a realizar un plan de trabajo conjunto con el sector que se base en la investigación, para dirigirla hacia lo que los productores necesitan y en la asistencia técnica, para consolidar un política integral que permita fortalecer la productividad en el campo”, señaló el Ministro.

Finalmente, según cifras de Proexport, las exportaciones de palma, aceites y grasas vegetales en el 2013 fueron de 240,34 millones de dólares, un 18,7 % menos que lo exportado en el 2012 cuando la cifra llegó a 259 millones de dólares.

BAJA EN LOS PRECIOS

Los precios internacionales del aceite de palma cayeron significativamente en las últimas semanas, llegando a 640 US$/Ton, el nivel más bajo de los últimos cinco años. Estos precios no se observaban desde marzo de 2009.

En lo corrido del año 2014, los precios han caído 26 por ciento, lo cual se ha visto reflejado en el país, al ser Colombia tomador de precios del mercado internacional, situación que ha afectado de una manera importante los ingresos de la agroindustria de aceite de palma en el país.