Colombia debe atraer a los ‘inversionistas ángel’

Dentro de las múltiples barreras que existen en Colombia para la creación de empresas de alto potencial de crecimiento, la ausencia de capital semilla es una de las más importantes.

POR:
noviembre 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-13

En esta década se ha avanzado en los temas sobre emprendimiento en el país. Hay numerosas entidades educativas que capacitan a los emprendedores, incubadoras que les dan soporte, y cámaras de comercio que les ayudan en los procesos y competencias de planes de negocios que premian los proyectos más imaginativos. Sin embargo, no hay canales claros para la obtención de capital semilla, es decir, capital de inversionistas que estén dispuestos a invertir en las primeras etapas de los proyectos. Sin capital semilla, la gran mayoría de los proyectos se quedan en el papel. En países como Estados Unidos, este papel lo cumplen los llamados ‘inversionistas ángel’. Hay muchas razones que explican esta ausencia. Entre ellas, no deberíamos contar la falta de dinero en Colombia. Si bien este no es un país rico, la existencia de capitales que buscan buenas oportunidades de negocios se hace evidente tan pronto la economía empieza a crecer. Tal y como ocurrió entre los años 2005 y 2007, en cuanto asoma la época de vacas gordas aparecen capitales dispuestos a invertir en construcción, comercio y restaurantes. El problema, lamentablemente, está en que ni siquiera en esas épocas de abundancia logramos atraer capital en gran escala a negocios como software o biotecnología. Los inversionistas colombianos no se sienten atraídos por proyectos de alto potencial de crecimiento, basados en conocimiento y con proyección internacional, y en cambio acuden en masa a invertir en construcción o restaurantes. Entre las razones más importantes están la facilidad para entender esos negocios, los rápidos períodos de retorno y la sencillez con la que se resuelve el problema de convocar socios para los proyectos. No se incluyen aquí los niveles de riesgo como un factor de diferenciación entre los dos tipos de proyectos, pues la construcción puede ser tan riesgosa o más que el software (o si no, que lo digan quienes iniciaron proyectos de construcción de vivienda en este año). En suma, buena parte de la diferencia está en que los negocios que tradicionalmente gustan a los inversionistas colombianos se caracterizan por tener mecanismos de salida claros para la inversión y se soportan en sólidas redes sociales. * Profesor de la Facultad de Administración, U. de Los Andes. CREAR REDES DE INVERSIÓN Las redes de ‘inversionistas ángel’ pueden crear condiciones atractivas para los proyectos de base tecnológica y alto potencial de crecimiento. A través de estas redes, los inversionistas pueden desarrollar y complementar su conocimiento sobre estos negocios. Estas redes permiten convocar rápidamente la experiencia y los recursos necesarios para acelerar la evolución de los proyectos. Además, logran llevar los proyectos hasta niveles de crecimiento donde se vuelven atractivos para los fondos de capital de riesgo y otros inversionistas, asegurando mecanismos de salida.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido