Colombia, en deuda con la protección de las áreas marinas y costeras

Casi la mitad de todo el territorio colombiano es mar. Son un poco más de 900 mil kilómetros cuadrados de áreas marinas, que se completan con terrenos costeros, que nos ubican como una potencia en biodiversidad y recursos pesqueros.

POR:
mayo 19 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-19

Pero pareciera como si toda esa riqueza, envidiada por muchos países, nos importara poco, porque Colombia está protegiendo solo un 2 % de ella, según lo revela un estudio que acaba de publicar The Nature Conservancy (TNC), una de las más grandes organizaciones ambientales del mundo, investigación que la entidad ejecutó en equipo con el Instituto de Investigaciones Marinas (Invemar), Parques Nacionales y Conservación Internacional (CI). “Ese porcentaje resulta insuficiente para conservar la alta representatividad ecosistémica del territorio”, explica el documento. La cifra se hace más llamativa porque el 12 % de la población nacional vive en zonas costeras y depende del mar para subsistir, según datos de la Fundación MarViva. El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap), liderado por Parques Nacionales Naturales, ha incluido algunas áreas marinas y costeras dentro de su sistema de protección, como Los Katios, la isla Gorgona, Utría y Sanquianga, en el Pacífico; al igual que las Islas del Rosario y el parque Old Providence McBean Lagoon, en San Andrés. Pero TNC logró identificar que este Sistema está dejando sin cuidado 100 sitios prioritarios en el Caribe continental, equivalentes a 446 mil hectáreas, y 35 sitios del Pacífico, que representan 409 mil hectáreas. Esos lugares, que están a la deriva y donde no hay controles ambientales, son estuarios, manglares, enormes áreas de congregación de aves, puntos de anidación de tortugas, langostas y peces, formaciones coralinas y hasta montañas submarinas que hoy están en riesgo por el cambio climático y el aumento del nivel del mar; por la pesca industrial e incidental, la contaminación por metales pesados, hidrocarburos y aguas negras, y que podrían ser destruidos por el turismo y por la construcción de carreteras y aeropuertos. “La preservación de estos puntos representaría una herramienta para salvaguardar la fauna colombiana, y una alternativa para llenar los vacíos de representatividad de la biodiversidad identificados para el país”, concluyó el equipo de expertos que hizo el análisis, integrado por más de 70 profesionales. Ellos sugirieron acelerar los procesos de creación de zonas protectoras, o en su defecto, extender algunas áreas que ya han sido declaradas como parques naturales, como el Tayrona y el santuario de flora y fauna Los Flamencos, en La Guajira. 21 billones de dólares en bienes y servicios se obtienen anualmente del mar en el mundo, es decir, 70% más que los que proporcionan los sistemas terrestres. Sitios que reclaman protección Estos son algunos de los 135 sitios identificados en el país que deberían tener el rótulo de prioritarios y que es necesario incluir en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas: Caribe -Cabo de la Vela y Bahía Portete (La Guajira). -Ciénaga Grande de Santa Marta -Ciénaga de la Virgen (Bolívar). -Galerazamba (Bolívar). -Capurganá (Chocó). -Delta del río Sinú (Córdoba). -Pacífico Delta del río Mira (Nariño) -Timbiquí (Cauca). -Basán (Cauca). -Ensenada de Tribugá (Chocó). -Bahía de Tumaco (Nariño). -Boca del río Naya (río que está entre Cauca y Valle). Otra fuente de alimento Las áreas marinas deben conservarse, porque aseguran la existencia de especies marinas importantes, lo que garantiza reservas de alimento y de ingresos para las comunidades costeras. También permiten la reproducción de peces y corales, al igual que de mamíferos marinos. Incluso, en ellas se pueden desarrollar actividades turísticas como el avistamiento de ballenas y la pesca deportiva. Hoy, 3.500 millones de personas en todo el mundo dependen del océano como fuente de alimento, cifra que podría duplicarse en 20 años. Lanzan campaña La Fundación MarViva acaba de lanzar en Costa Rica, Panamá y Colombia la campaña regional Áreas Marinas Protegidas, donde renace el mar. Busca impulsar la creación de la mayor cantidad de zonas de reserva, su uso sostenible y que la población de estos países entienda la necesidad de proteger el océano. La campaña se trabaja con el Ministerio de Medio Ambiente y el Instituto de Investigaciones Marinas (Invemar). WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido