'Colombia está entrando en una recesión económica': Eduardo Sarmiento Palacio

Uno de los mayores críticos del actual modelo económico del Gobierno y el neoliberal habló con PORTAFOLIO.COM.CO sobre las fallas de la actual política monetaria, y las decisiones del Emisor.

POR:
noviembre 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-17

¿Está Colombia en una recesión o encaminada hacia ella?

Está entrando en una recesión. Para mí se entra en recesión cuando la economía empieza a crecer por debajo del crecimiento de la población, porque en Estados Unidos la población crece 0,5 por ciento y aquí (en Colombia), 1,8 por ciento.

Entonces, la definición para economías en desarrollo es que usted entra en recesión cuando las economías crecen por debajo de la población. Estamos en 3 por ciento, en promedio, pero es que el último trimestre va a ser muy malo, así que al final del año lo vamos a hacer por debajo de ese 3 por ciento. La otra cosa es que la economía está experimentando aumentos sistemáticos del desempleo, y el empleo crece por debajo del crecimiento de la población.

Ahora, la definición internacional de recesión son dos trimestres seguidos con índices negativos, en el caso de la industria ya lo tenemos. El segundo trimestre bajó con relación al segundo del 2007, y en el tercero vamos a caer mucho más. Vamos a caer cerca de 3 por ciento. Es que la industria ya entró en recesión, el resto de sectores van más lento pero van en la misma dirección porque usted tiene caídas muy fuertes del producto, que son cada vez mayores.

¿Qué lleva al país a la recesión?

Lo que pasa es que Colombia tenía una burbuja diferente a la de E.U. Era la de la inversión extranjera, que consistía en que entraba la inversión de afuera, que causaba revaluación; así, subían los precios de la bolsa y a su vez expandía el crédito. Entonces, lo que usted contraía con la revaluación lo compensaba a través de los precios de las acciones y la expansión del crédito que daba un alto crecimiento del consumo y de la inversión.

Muchas veces dije que ese modelo especulativo, que era el de la confianza inversionista, no generaba empleo ni era sostenible. No daba empleo porque durante el proceso en que se crecía al 7 por ciento, la ocupación aumentaba por debajo de la población. En junio digo que se vino la destorcida porque se rompió la burbuja acá en Colombia, a la vez que la de E.U, que eran diferentes.

¿En qué se diferenciaba la burbuja de E.U. con la de Colombia?

La de E.U. era generada por la valorización de los activos, en cambio la de acá era por la entrada de capitales. En ambos casos es un ahorro sobrante que llega, y como no tiene adonde irse, acaba valorizando propiedades.

En Colombia, la burbuja es sobretodo en el sector externo a través de la entrada de capitales y de las privatizaciones que generan grandes oportunidades especulativas, que suben el precio de la bolsa y el crédito, pero que no logra ser sostenible. Eso, porque la revaluación o el crédito no podían subir indefinidamente, los precios de la bolsa no aumentarían sin límites.

'La burbuja de la crisis colombiana la rompió el Emisor'

¿Quién rompe la burbuja?

El Banco de la República. Se iba a romper en algún momento pero fue el Emisor, cuando trata de detener el aumento de la inflación mundial con alzas de las tasas de interés. Entonces, usted queda con una economía con revaluación que daña el sector externo y con unas tasas de interés altas que contraen el crédito.

¿Usted cree que el Banco de la República bajará las tasas de interés?

Las tienen que bajar. El Banco de la Republica está desautorizado, está desacreditado como la FED. Es que el Emisor se equivocó porque trató de enfrentar una inflación que era mundial subiendo tasas de interés que no afectaron la tendencia de la inflación. Les resultó el doble de la que ellos pronosticaban y esperaban, y cuando usted sube las tasas de interés, eso es de primer curso de economía, eso le da en la producción y el empleo.

Entonces usted lo que tiene es una política loca. Y es que la economía se viene para abajo en forma destructiva. Primero en las confecciones, luego en el sector exportador, luego en las ventas y el comercio, y luego la construcción.

Es que tenemos unas de las tasas de interés más altas del universo. El emisor se equivocó tanto como en 1999, cuando se hizo lo mismo y precipitó la economía hacia la recesión. Disparó la pobreza, el desempleo y el sector financiero se quebró. Ahora pasó lo mismo, en menores dimensiones, pero con una crisis mundial y que hace que las cosas sean críticas.

¿Usted cree que la crisis financiera internacional está llegando a su fin?

Si la crisis se hubiera manejado bien, ya hubiera parado. Pero el fracaso ha sido grandísimo. Han tomado medidas incorrectas, como dar crédito abierto, y aplicar rescates a las instituciones y sectores industriales. Eso no ha funcionado, en parte porque se ha actuado tardíamente, y porque se ha elaborado mal el diagnóstico.

Es que no lograron impedir que la economía de E.U. entrara en recesión, porque ya está en recesión. Una recesión dura por lo general 7 u 8 meses, aquí ya llevamos 1 año y medio y como van las cosas puede ser mucho más larga. Entonces fíjese que el problema es la teoría, y todos piensan que se soluciona con paños de agua tibia. Lo que está pasando es una desvalorización de activos.

¿Cómo se encuentra Colombia frente a la crisis internacional?

En el caso de Colombia, nosotros no hemos sentido el contagio. Aquí tenemos nuestra propia burbuja, pero es una crisis aparte. Es la ruptura del libre mercado en E.U. acá. Y en cierta manera nuestros problemas son creados por nuestra misma estructura. Ahora, vienen los problemas por cuenta del contagio de la crisis externa.

¿Cómo se va a manifestar ese contagio de la crisis mundial en Colombia?

En la caída de los precios de las materias primas (níquel, biocombustibles, carbón, oro). Tenemos la caída de las exportaciones a E.U., Venezuela y Ecuador. Y luego, todos estos efectos de contagio también por la pérdida de activos que se manifiesta a través de la bolsa. Entonces, lo que ya hemos tenido se nos va agravar el año entrante. Por eso digo que la tasa de crecimiento del año entrante será incluso menor que la que tengamos al final de este año.

¿Estamos ante el fin del libre mercado teniendo en cuenta la intervención del Estado que se ha dado recientemente en el mundo?

Mire, esto no lo digo yo, lo dice el señor Alan Greenspan, ex presidente de la FED: la teoría mediante el cual los mercados se autorregulan no se cumplió en la realidad. Ahora, si todos los mercados no se autorregulan, todas las proposiciones que sirvieron para fundamentar esa libertad de mercado son incorrectas, como la proposición de que la inversión es igual al ahorro y la oferta de dinero, y a su vez a la demanda de dinero.

Si el mercado no se autorregula, se requiere intervención del Estado. Sin embargo, esta intervención no puede ser improvisada. Se necesita una teoría para concretar en dónde intervenir ese Estado, por ejemplo: la intervención en los bancos para que restituyan el crédito fue correcta pero insuficiente.

Ahora, se observa que hay que intervenir las empresas industriales y comerciales para que reciban el crédito, y de nuevo eso tampoco va a ser suficiente, porque estamos ante una gran desvalorización de activos. En cierta manera tenemos un desequilibrio (o sea que la demanda efectiva es menor que el valor de la producción, que genera una caída de la actividad productiva).

¿Cuál es la solución a este problema?

Se tienen unos ahorros sobrantes que no permiten que el nuevo ahorro de la economía vaya a la inversión y que la oferta de dinero sea igual a la demanda, y tiene que subsanar esa deficiencia del mercado a través del Estado movilizando el ahorro hacia actividades que lo quieran recibir.

Porque el problema acá es que cuando usted inyecta liquidez y da plata, la gente en situación de crisis no la quiere recibir. Eso funciona con ayuda del Estado, llevando ese dinero hacia sectores que están en capacidad de recibirlo. Uno sería los bancos que han perdido el capital. Otro, las empresas que también lo han perdido. Pero eso de golpe no va a ser suficiente, entonces yo creo que se requiere una gran política fiscal y monetaria encaminada a llevar los recursos de la economía hacia los sectores que están dispuestos a recibir el capital.

¿Otro de los elementos que usted propone es aumentar las funciones del Banco de la República?

Claro, es que ahí hay un gran error. Usted tiene un banco central que tiene un único propósito, la inflación. Y, un solo instrumento, las tasas de interés. Pero en la práctica los agentes externos le ponen otras metas.

Entonces el banco, con un solo instrumento, trata de hacer muchas cosas y todas las hace mal, tanto en E.U. como acá. Se necesita un banco central que actúe sobre varios objetivos: sobre el crédito dirigido, que regule el tipo de cambio, que actúe sobre los movimientos de capital, y que se coordine con toda la política económica para conseguir solucionar tantos problemas.

En cuanto a la regulación del sector financiero...

Al sector financiero no hay que dejarlo desregulado. Es que la gente gana mucha plata, mejor dicho, les pagan una gran comisión entregándole el riesgo a otro. En pocas palabras, soltándoles dinero a quienes no lo pueden pagar.

Claro, el sector financiero hace ganancias, el intermediario hace una comisión, pero eso significa una gran pérdida, incluso para toda la sociedad. Entonces, se necesita regular el sector financiero. No puede permitir que los bancos generen productos estructurados que a la larga nadie entiende, y que no tienen una evaluación del riesgo. Además, que generalmente tienen un alto elemento de engaño, como pasa actualmente con los bancos.

Siga bajando para encontrar más contenido