Colombia exporta su oro mientras en el mercado local escasea

Fenalco reclama que a nivel interno los joyeros se queden con al menos el 1 % del oro producido. La informalidad: lo que oxida al sector.

Colombia exporta su oro mientras en el mercado local escasea

Archivo particular

Colombia exporta su oro mientras en el mercado local escasea

Finanzas
POR:
junio 26 de 2015 - 06:04 p.m.
2015-06-26

Como paradójica califica  la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) la situación del sector joyero en el país, al realizar el primer análisis económico del sector. Y es que, en un gremio que consideran con alto potencial de crecimiento, ven con preocupación que se está quedando sin materia prima para trabajar,  y reflexiona - aun más alarmado - que esta situación no se presenta por escasez de insumos.

A diciembre de 2014, se exportaron 48 toneladas de oro mientras en el mercado nacional no se consiguen 63 kilos mensuales.

Este panorama contrasta con las exportaciones de joyería entre 2008 y 2013, las cuales cayeron 96,5 % y en valor se redujeran en 76 %.

Esta realidad se está viviendo en uno de los 20 países que más exporta este metal en el mundo y en donde el oro es el sexto producto que más se exporta.

Sin ir tan lejos, en 2014 dichas ventas al exterior representaron 500 millones de dólares y a abril de este año la cifra ya era de US$ 286 millones.

"Se está volviendo imposible la compra de oro en el país", denuncia Guillermo Botero, presidente de Fenalco.

Ricardo Kling, gerente de las Joyerías Bauer, es aun más pesimista sobre la situación. "El sector está llamado a desaparecer. Este es un llamado al Gobierno para que tome medidas que garanticen la superviviencia del sector", añade.

Otro problema que Botero identifica es la escaza exportación de joyas, en especial por la "superregulación" que sufre el sector. "Muchos empresarios desisten. Prefieren importar directamente desde otros sitios", asegura el presidente de Fenlaco.

Kling añade que la dificultad a la hora de comprar oro en el mercado nacional ha llegado tan lejos que la solución para abastecerse resultan ser las fuentes informales: joyas en desuso que se funden para poder elaborar otros productos. Según Kling esto también influye en los índices de robo.

El gerente de las Joyerías Bauer dice que un factor que influyó en el aumento de la informalidad fue la decisión del Banco de la República de cesar las ventas de oro hace tres años.

En ese sentido, las cifras hablan por sí solas: el 64 % de los empleos están bajo la sombrilla de la ilegalidad y dicho porcentaje sube al 90 % cuando hablamos de los empleos que se desprenden de la producción de oro en un sector que genera 45 mil empleos directos y es la fuente de ingresos para alrededor de 325.000 colombianos.

Al gremio también le preocupa las compañías externas que están aterrizando en el país y que hoy ya 'muerden' entre el 10 % y 20 % de la torta del mercado nacional. 

"Estamos dispuestos a competir, pero en condiciones justas. El Gobierno no nos ha querido escuchar y por eso lanzamos este análisis, para que la situación tenga más eco", puntualizó Botero.