Colombia, fuera de los 10 países más desiguales

La pobreza bajó en el 2012 a 32,7 por ciento. En indigencia, el avance fue muy leve. Hubo retroceso entre la población del campo.

Colombia, fuera de los 10 países más desiguales

Archivo Portafolio.co

Colombia, fuera de los 10 países más desiguales

POR:
abril 19 de 2013 - 03:25 a.m.
2013-04-19

Los avances en el ingreso de las personas más pobres permitieron que el año pasado Colombia saliera del grupo de los 10 países más desiguales, de una lista de 48, mientras que la pobreza caía y la indigencia permanecía en un nivel muy cercano al del 2011.

La menor desigualdad fue registrada por la caída en el índice de Gini, que si se acerca a cero muestra mayor equidad, y si se acerca a uno expresa mayor desigualdad.

De acuerdo con el Dane, el índice para Colombia pasó de 0,548 en el 2011 a 0,539 en el 2012. De esta manera, de acuerdo con el director de Planeación, Mauricio Santa María, se pasa del sexto puesto al 19 en desigualdad, de una lista de 48 países del mundo. En Latinoamérica, pasó del tercero al séptimo puesto.

Entre tanto, la pobreza en el país se redujo, según el Dane, de 34,1 por ciento de la población en el 2011 al 32,7 por ciento en el 2012, año en que se sintió una desaceleración económica generalizada en el mundo.

Y la indigencia o pobreza extrema afectó al 10,4 por ciento de la población, frente a un 10,6 por ciento en el 2011.

Al presentar estos resultados, el presidente Juan Manuel Santos dijo: “Hemos hecho más en estos 33 meses en reducir la desigualdad que ningún otro periodo de nuestra historia”.

Así mismo reconoció que no obstante los avances, todavía hay mucho camino por recorrer y reiteró el compromiso del Gobierno de continuar con el esfuerzo de eliminar la desigualdad en el país, pues, explicó, este es uno de los obstáculos para el crecimiento de la economía nacional.

“Es un descenso muy grande en tan corto tiempo”, señaló Santa María, y agregó que Colombia fue el segundo país con mayor reducción de la pobreza en América Latina.

Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, dijo estar “impresionado” con esa información y agregó que esa escalada es una “mejoría sustancial”, al tiempo que el exdirector de esa institución Roberto Steinter se declaró “perplejo” por el mismo hecho, “que nos obliga a cambiar el discurso” sobre la concentración del ingreso en el país.

De acuerdo con las cifras entregadas ayer, el año pasado había 14’813.707 colombianos pobres y, entre estos, 4’706.385 en extrema pobreza.

Entre el 2010 y el 2012, anotó Santa María, 1,7 millones de personas salieron de la pobreza. El año pasado el salto lo dieron algo más de 400.000 colombianos.

Para el 2012 se considera pobre a una persona si su ingreso mensual no superaba los 202.083 pesos, los cuales le alcanzaban para comprar alimentos y otros bienes. Para un hogar de cuatro miembros, el ingreso máximo era de 808.332 pesos.

Para el caso de la indigencia o pobreza extrema, el ingreso individual no estuvo por encima de 91.207 pesos al mes, con los que adquiere solamente una canasta de alimentos. Para un hogar de cuatro personas, el ingreso máximo era de 364.828 pesos.

MÁS POBREZA EN EL CAMPO

No obstante los resultados positivos mencionados, en el campo colombiano no solo el azote de la pobreza es mucho más fuerte que en los centros urbanos sino que en el 2012 tanto la pobreza como la indigencia registraron aumentos leves y se mantiene una brecha de más de 18 puntos porcentuales.

Al respecto, el presidente de la Andi y miembro de la comisión que negocia con las Farc en La Habana, Luis Carlos Villegas, dijo que una de las metas de los próximos 20 años debe ser la convergencia entre los indicadores rurales y los urbanos: que la pobreza siga bajando, pero que lo haga más rápido en el campo.

 

HAY PROGRESOS EN VARIAS DIMENSIONES

El Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), otra manera de medir el fenómeno, también tuvo un buen comportamiento el año pasado, al situarse en 27 por ciento, 2,4 puntos porcentuales menos que en el 2011.

El IPM fue desarrollado en la Universidad de Oxford (Inglaterra), fue adaptado para Colombia por el DNP y se compone de cinco dimensiones: las condiciones educativas del hogar; las condiciones de la niñez y la juventud; la salud, el trabajo, el acceso a los servicios públicos domiciliarios y las condiciones de la vivienda.

Según dicho indicador, en las cabeceras el 20,6 por ciento de las personas son pobres, mientras que en el resto (rural) lo son el 48,3 por ciento, es decir, 2,34 veces más que en los poblados urbanos.

El profesor John Hammock, de la mencionada universidad, destacó que Colombia es pionero en la medición multidimensional de la pobreza, que ha tomado muy en serio la idea de que esa medición sirve para el diseño de políticas públicas que impacten la pobreza, pues sirve para focalizar los programas sociales y los recursos e impactar positivamente la vida de las personas.

Por su parte, el director de Planeación, Mauricio Santa María, aseguró que por primera vez la reducción de la pobreza y la desigualdad obedece al crecimiento económico.

Desde 1992, agregó, el país creció lo mismo que la desigualdad, pero en los últimos dos años esa tendencia se rompió.

ASÍ CIERRA BARRANQUILLA SU BRECHA SOCIAL

“Estamos garantizando los derechos fundamentales a los más necesitados”, dijo la alcaldesa Elsa Noguera al explicar el plan que tiene para cerrar la brecha social de Barranquilla en su periodo de gobierno.

Barranquilla, de acuerdo con el Dane, fue la ciudad con mayor disminución de la pobreza el año pasado, al pasar de 34,7 a 30,4 por ciento de la población.

La mandataria destacó que en estos momentos están entregando 16,2 millones de raciones de alimentos al año para los niños pobres de los colegios. “Desayuno, merienda y almuerzo reciben unos 20.000 niños de colegios del Distrito”, precisó.

En salud, manifestó que se está ofreciendo un servicio oportuno independiente de los ingresos de la gente. “Aquí una persona del Sisbén recibe la misma atención que un usuario del régimen contributivo; todos somos iguales”, señaló.

El Distrito también trabaja en un programa de educación integral y de calidad, en el que se están interviniendo 50 escuelas públicas, mediante la modernización de sus instalaciones, además de la capacitación de los docentes y la entrega de 7.500 computadores.

Por último, mostró el plan de vivienda para las personas más pobres y que se encontraban en zonas de riesgo, que recibirán 8.000 viviendas que ya están contratadas y en ejecución.

IMPULSO PARA EL CAMPO

El presidente de la Andi e integrante de la comisión negociadora del Gobierno, Luis Carlos Villegas, señaló que las cifras reveladas ayer ayudan, en dos sentidos, a las conversaciones en La Habana.

El primero, que este no es el mismo país en términos de pobreza del año 2000, cuando el 63 por ciento de la población era pobre. “Pocos países en el mundo pueden decir que en una década han bajado a la mitad la pobreza; entonces, eso tiene una fuerza política distinta en la negociación”, explicó.

Segundo, el conflicto es una gran causa de la divergencia que hay entre los indicadores rurales y urbanos. Terminarlo, comentó el directivo, ayudaría a darle velocidad a esa convergencia entre lo urbano y lo rural.

Siga bajando para encontrar más contenido