Colombia ahora es líder en investigación de gripe aviar en América Latina, tras superar brote inocuo en Tolima

El Laboratorio Nacional de Diagnóstico Veterinario del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) fue certificado en esta materia por la FAO.

POR:
julio 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-28

El reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) asegura que el ente investigador cumple los estándares para diagnosticar el virus de la influenza aviar, mediante técnicas de estudio molecular.

El laboratorio fue seleccionado entre nueve de América Latina y será en adelante reconocido para aplicar las pruebas diagnósticas que permiten identificar y tipificar molecularmente el virus que ocasiona la influenza aviar, una de las enfermedades de mayor riesgo para la avicultura.

"Hemos venido trabajando con todo el rigor científico necesario para el desarrollo de estas técnicas diagnósticas, nuestros funcionarios se han capacitado en la caracterización de los subtipos H5 y H7 del virus, los cuales se notifican ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), por estar asociados a las presentaciones altamente patógenas de la influenza aviar; para lograr este reconocimiento, el laboratorio se ha dotado con la tecnología de punta necesaria para garantizar la calidad de los resultados", dijo Andrés Valencia Pinzón, gerente General del ICA.

La decisión de la FAO fue adoptada con base en el aval otorgado por el Laboratorio Nacional de Servicios Veterinarios de Estados Unidos, con sede en Ames, Iowa, de referencia internacional en el diagnóstico de influenza, luego de que el laboratorio del ICA demostró suficiencia y capacidad científica para realizar el diagnóstico molecular del virus, lo cual se evidenció al obtener la calificación satisfactoria en las pruebas de confianza efectuadas para dicho diagnóstico.

Según el gerente general, Colombia se ha venido preparando para la detección temprana del virus de la influenza aviar y para ello ha desarrollado una estrategia que contempla la vigilancia activa y pasiva de la enfermedad mediante el desarrollo de planes de muestreo en planteles avícolas comerciales, aves de traspatio y humedales.

Siga bajando para encontrar más contenido