Colombia, un país con muchos ceros

“Drew Weselak me dijo que había algo de lo que no podía prescindir cuando visitara Colombia por primera vez este año: una calculador para traducir los precios que pueden subir rápidamente en seis dígitos en un solo día”.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo el 30 de octubre que propondría un proyecto de ley al Congreso para recortar tr

Archivo particular

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo el 30 de octubre que propondría un proyecto de ley al Congreso para recortar tr

Finanzas
POR:
noviembre 23 de 2014 - 06:42 p.m.
2014-11-23

Con un dólar, que equivale a unos 2.160 pesos, un viaje en taxi de 20 minutos a través de la capital puede costar 12 mil pesos, mientras que una noche en un hotel de cuatro estrellas puede valer 315 mil pesos.

Cuando las cifras van más allá de 1 mil millones de pesos empieza la confusión para quienes no están familiarizados con el español: ’billions’ se expresan en miles de millones y ‘trillions’ son billones.

"Colombia es un poco raro con todos esos ceros," dice Weselak, un compositor de 60 años de edad, de Vancouver. “Cada vez que miro el precio de algún objeto, estoy calculando”.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo el 30 de octubre que propondría un proyecto de ley al Congreso para recortar tres ceros a la moneda, con lo que el peso sería de 2,2 por dólar. El argumento es que el tipo de cambio de cuatro dígitos es confuso y crea una imagen negativa de un país que ha dejado atrás la mala época financiera de la década de 1980 y 90, cuando la nación estaba íntimamente ligada a los carteles de drogas.

La realidad es que la economía de Colombia está progresando y la violencia ha disminuido, con la caída de la tasa de homicidios en alrededor de un tercio en la última década.

El producto interno bruto crecerá 4,9 por ciento este año, según la estimación promedio de los analistas encuestados por Bloomberg, el crecimiento más rápido entre los principales países de América Latina.

La inflación se está ejecutando en el 3,29 por ciento, dentro de la meta del banco central del 2 por ciento a 4 por ciento.

Una iniciativa del gobierno para reajustar la moneda fracasó hace cuatro años por la preocupación que de los gastos para imprimir nuevos billetes serían mayores que los beneficios.

Iván Duque, miembro del comité económico del Senado, dijo que tendría que ver la evidencia de los beneficios económicos y fiscales antes de apoyar un cambio de divisas.
Brasil y Perú reemplazaron sus monedas a mediados de la década de 1990 después de episodios de hiperinflación. Luego de la ruptura de la Unión Soviética en 1991, Rusia cortó tres ceros del rublo y Polonia despojó cuatro del zloty. Los indonesios necesitan más de 12.000 rupias para comprar un dólar.

El peso de Colombia se ha debilitado un 11 por ciento este año en medio de una caída en el precio del petróleo, que representa más de la mitad de las exportaciones del país. El peso ha perdido cerca de dos tercios de su valor desde el inicio de 1994.

En una entrevista a W Radio el 29 de octubre, le preguntaron a Cárdenas sobre la necesidad de facturar 100.000 pesos. El Ministro dijo que la cuestión destacó la necesidad de amputar tres ceros a la moneda.
NÚMEROS GIGANTESCOS

“Los ceros envían un mensaje de que la economía no es tan buena”, opina Danusa Ayache, una médica brasileña de 43 años. Ella dijo que la situación le recordaba a principios de 1990 en Brasil antes de la sustitución del cruzeiro, que había disminuido a unas 2,700 unidades por dólar. Adolfo Meisel, codirecto del Banco Central en Colombia, dice que los números gigantescos son más difíciles de entender y le dan al país una mala imagen en el exterior.

“Los extranjeros ven un país con tantos ceros y les parece como si no fuese una nación seria ", dijo Meisel. “Cuando te hablan alrededor de 450 millones de dólares, es un número que puedes entender. Pero cuando hablan de 450 mil millones, no sabes qué es eso".
Andrea Jaramillo
Bloomberg