Colombia es un país con mucha tela de dónde cortar

La firma española Rafael, Telas y Decoración escogió a Bogotá como sede de su centro de operaciones para Latinoamérica, luego de tres años de evaluar el mercado. La idea se consolidó -aún más- hace un año con la apertura de una sala de exhibición en el norte de la ciudad.

POR:
diciembre 06 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-06

Alberto Catalá, presidente de la compañía, recuerda que su participación en Colombiatex en el 2007, en Medellín, fue clave para pensar en el proyecto. En esa ocasión, aprovechó y visitó a Bogotá, donde vio que existía un gran espacio para la decoración. “A partir de ese contacto hicimos un estudio durante el 2008 y en septiembre del año pasado abrimos la sala de exhibición en alta costura y decoración”, dijo Catalá, quien le contó a PORTAFOLIO cómo va el negocio, que también tiene presencia en China, Estados Unidos y Europa. ¿Antes de decidirse por Colombia tenían proyectos en Latinoamérica? No, pero cuando decidimos hacerlo fuimos conscientes de que había una gran oportunidad de negocios. Por ello hicimos un estudio en detalle y sacamos adelante el proyecto. Además, porque Colombia tiene una posición muy avanzada en el mundo del diseño. ¿Qué otros elementos motivaron la decisión de iniciar sus operaciones en Colombia? El profesionalismo que demostraron los primeros contactos comerciales que tuvimos: gente seria, con impulso, pero tranquila y propositiva. ¿La revaluación en Colombia y la crisis económica mundial no lo hicieron pensar en frenar la incursión en América Latina? Algo importante es que Colombia no tiene crisis financiera, como ocurre con Portugal, Irlanda, Grecia y España. Claro, le afecta la situación mundial, pero un punto a su favor es que sus finanzas están sanas. Lamentablemente, en reuniones como el G20 no se ha logrado tener una respuesta positiva y prácticamente el mensaje de las potencias es ‘sálvese quien pueda’, lo que hace que la guerra de divisas sea crítica. Esto castiga las exportaciones y perjudica a la industria nacional; aún así, hay que buscar el equilibrio con más capacidad de importaciones y observando las exportaciones. Otra ventaja de Colombia respecto a Europa es su soberanía en política económica. ¿Qué encuentra la gente que visita la sala de exhibición en Bogotá? Nuestras fortalezas son la exclusividad y los diseños de vanguardia. A esta filosofía hay que sumarle que comprar decoración tiene su ciencia y así como tenemos clientes que son diseñadores y dominan los conceptos, también asesoramos un mercado corporativo y a gente que no conoce mucho del tema. Asimismo, tenemos un segmento para diseñadores de moda. ¿Qué pasos seguirán en Colombia y Latinoamérica? Estamos en una primera etapa con diez empleados, pero los buenos resultados nos obligarán a abrir una nueva tienda en Bogotá próximamente. También pensamos en Medellín, Cali y Barranquilla como importantes centros para el mercado de telas. Además, en el 2011 abriremos un almacén en Lima (Perú) y en el 2012, en Montevideo (Uruguay), sin olvidar que nuestro centro de operaciones estará en Bogotá. La expansión de los almacenes en Latinoamérica es un hecho. ¿No han pensado en tener una fábrica en la región? Es un proyecto latente, porque estamos en miras de consolidar nuestra estructura comercial, por lo que indudablemente vendrá para Colombia la conformación de un centro de producción. ¿Cuál es el balance de ese año de actividad de Rafael en Colombia? Bogotá tiene una expansión hotelera espectacular, tanto en construcciones antiguas como nuevas. Es un mercado que demanda mucho material, de hecho, el negocio más importante fue con el Hotel NH Bogotá. ¿Qué actividades tendrán en la ciudad próximamente? Estuve en una reunión en la que se definió que en el Monumento a los Héroes se realizará la Zona D, un evento que congrega a los sectores de la arquitectura y el diseño de alta gama. Su imagen Alberto Catalá es un empresario nacido en Valencia (España), que desde 1990 está al frente de la empresa Rafael Catalá. Ha sido presidente de la Feria de Valencia desde el 2000, así como de Autopista del Mediterráneo (Grupo Avertis, que es concesionaria en Colombia de la Autopista Bogotá-Villavicencio) y, a su vez, es la que participa en el proyecto del Aeropuerto Eldorado. También es Consejero del Puerto de Valencia. "Proyectamos 50.000 millones de pesos en ventas en el mundo en el 2010; en Latinoamérica, especialmente en México, Chile y Perú, se prevén ventas por 7.500 millones de pesos”. "Sabemos que los buenos resultados nos obligarán a abrir una nueva tienda en Bogotá próximamente. También hemos pensado en ciudades como Medellín, Cali y Barranquilla”.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido