Colombia es de los pocos países del mundo con tasa de desempleo de dos dígitos; en marzo la situación empeoró

Las cifras sobre caída de la producción industrial y el aumento del desempleo son un indicativo claro del mal momento por el que atraviesa el sector productivo.

POR:
mayo 01 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-01

También evidencia de que el PIB volvió a caer en el primer trimestre del presente año, lo que indica que la recesión es una realidad.

Este sombrío panorama va más allá de lo que los ciudadanos perciben, pues el efecto más inmediato y de mayor impacto es la pérdida del empleo, lo que a su vez lleva a que más personas reduzcan su capacidad de compra y por esa misma vía se reduzca aún más la demanda de productos y servicios.

El hecho de que a marzo pasado, en el país hubiera cerca de 2,5 millones de personas sin trabajo, lo que equivale al 12 por ciento del total nacional de la población económicamente activa, genera dudas entre los inversionistas respecto al inicio de cualquier proyecto productivo en medio de la poca capacidad de compra de los colombianos.

De acuerdo con las cifras del Dane, en marzo pasado aumentó el subempleo, es decir que casi 500.000 personas más pasaron a engrosar la ya voluminosa lista de trabajadores informales o subempleados.

El fenómeno del desempleo es particularmente sensible en Colombia debido a que en estos momentos es el único de la región que tiene niveles de desocupación por encima de un dígito y con tendencia a crecer.

El bajo desempeño de la economía se refleja también en la disminución del nivel de ganancias de las empresas colombianas, el cual se ubicó en un promedio de 6,3 por ciento el año pasado, según cifras de la Superintendencia de Sociedades.

De otro lado, la buena noticia de la semana pasada fue la decisión adoptada por la junta directiva del Banco de la República de reducir en 100 puntos básicos las tasas de interés de esa entidad, las cuales se ubican ahora en 6 por ciento.

El hecho constituye un espaldarazo a la economía, en la medida en que reduce los costos del dinero y contribuye a dinamizar el crédito y el consumo de los hogares colombianos.

El descenso en las tasas de interés era una medida esperada por el sector productivo y el propio Gobierno, como una de las formas efectivas de reanimar la economía.

El Indicador de la Confianza en Colombia cae un punto para esta semana y se ubica en 69 por ciento.

Siga bajando para encontrar más contenido