Colombia permitirá la compra externa de medicamentos no POS, importarán 53 medicinas para bajarlas de precio

El Gobierno autorizará la importación de medicamentos no incluidos en el Plan Obligatorio de Salud y cuyos precios de recobro al Fosyga han tenido un alto impacto en las finanzas del sistema de salud.

POR:
abril 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-22

Con esa medida, contenida en el decreto 1313 firmado por el ministro de la Protección social, Diego Palacio, las autoridades estiman un ahorro de entre 150 a 200 millones de dólares (aproximadamente 400.000 millones de pesos), pues esperan que los precios de esas medicinas bajen como resultado de la competencia que introduzcan en el mercado colombiano.

Los recobros totales de las EPS al Fosyga sumaron 1,8 billones de pesos el año pasado, la mayoría de los cuales corresponden a medicamentos que no están en el POS; las finanzas departamentales andaban camino de la quiebra por los recobros de EPS y hospitales que atienden a los afiliados a la salud subsidiada.

El listado de ese medio centenar de medicamentos será dado a conocer en las próximas horas, pero se sabe que algunos de ellos son para el tratamiento de cáncer, artritis y otras enfermedades de alto costo. Esta decisión "nos permitirá enfrentar abusos en los precios de algunos medicamentos recobrados al Fosyga", enfatizó Palacio.

La caída de la emergencia social, cuyo objetivo era evitar el colapso financiero del sistema de salud, obligó al Gobierno a desempolvar la figura de las importaciones paralelas, permitida por las normas de propiedad intelectual de la Organización Mundial de Comercio (OMC), la Comunidad Andina (CAN) y acuerdos comerciales como el negociado con Estados Unidos, que habilitan a los países a importar medicamentos sin tener que pedirle permiso al fabricante.

"Por primera vez, Colombia está haciendo uso de ese mecanismo flexible, que también se extenderá a los dispositivos médicos", dijo Palacio, quien aclaró que esto no significa abrirle la puerta al contrabando, pues esos productos tendrán que ser comprados legalmente en el exterior y ser originales, y no genéricos, para poder recibir el visto bueno del Invima.

No obstante, el presidente de Afidro (gremio de las laboratorios multinacionales), Francisco de Paula Gómez, además de reconocer la facultad del Gobierno para adoptar la medida, expresó su preocupación porque esa decisión pueda disparar el contrabando y la falsificación de medicamentos, que en Colombia han sido tradicionalmente altos, y por la seguridad de los pacientes que los consumen.

La mayoría de medicamentos son producidos por multinacionales farmacéuticas y solo pueden ingresar al país si estas lo autorizan; las importaciones paralelas relevan a las autoridades de obtener dicho permiso.

Esa figura ha sido pedida al gobierno colombiano por la Iglesia Católica, la Federación Médica Colombiana (FMC) y fundaciones como Misión Salud e Ifarma para enfrentar los altos precios de medicinas como Kaletra, para tratar el VIH-sida, que en países vecinos se consigue a precios inferiores a los facturados por Abbott, el laboratorio fabricante, en el territorio colombiano.

Sergio Isaza, presidente de la FMC, dijo que desde hace tiempo esperaban esa medida, a la que calificó de paliativa frente a la gravedad de las finanzas de la salud e insistió en que es un error para la salud del país mantener sin control los precios de los medicamentos.

Para Gómez, con esa decisión el Gobierno no está solucionando "el enorme problema de la intermediación que se presenta en la cadena", que lleva a que en muchos casos los precios a los que venden los laboratorios sean multiplicados por dos, tres y hasta siete veces cuando llegan los recobros al Fosyga.

El decreto 1313 también contempla la importación de medicamentos vitales no disponibles, para tratar las llamadas enfermedades huérfanas, y excepcionalmente para productos incluidos en el POS, como Kaletra, que registran precios muy elevados. Al respecto, el ministro Palacio advirtió que si Abbott le aumenta el precio a este medicamento no dudará en incluirlo en el listado de importaciones paralelas.

Para evitar riesgos sanitarios y de desmejoramiento de la calidad de los medicamentos y dispositivos médicos, el Invima reforzará los controles sanitarios a los productos importados, que para el caso de las medicinas deben contar con registro sanitario o permiso de comercialización en el país.

El Gobierno autorizará la importación de determinados volúmenes de medicinas y dispositivos médicos y los asignará, mediante una especie de concurso, a la empresa o entidad que ofrezca las mejores garantías al sistema de salud.

Siga bajando para encontrar más contenido