Colombia: replicar ‘boom’ petrolero en resto de la economía

Estaremos pendientes de las políticas implementadas por el Gobierno y por el Banco de la República, para ayudar a la recuperación económica del país, asegura Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

Colombia: replicar ‘boom’ petrolero en resto de la economía

EFE

Colombia: replicar ‘boom’ petrolero en resto de la economía

Finanzas
POR:
octubre 13 de 2015 - 12:17 a.m.
2015-10-13

El Banco de la República está siendo muy cuidadoso con el manejo del movimiento cambiario, para que, en el mediano plazo, no se filtre a una inflación”, reconoció el mexicano Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), en diálogo con Portafolio.

Por ese convencimiento, Werner piensa que la inflación en Colombia podría volver a la meta del Emisor del 3 % en el 2017. Recomienda estar “pendientes de que no aumenten los precios de otros bienes no vinculantes con el movimiento cambiario y que eso empuje la inflación al alza”.

En las previsiones del FMI que se dieron a conocer en Lima, Colombia aparece con un crecimiento del 2,5 %, más bajo, comparados con las del Banco Mundial o la Cepal. ¿No cree que nos castigaron muy fuerte?

El ‘corte de caja’, digamos, fue antes de que salieran las cifras del segundo trimestre. La estimación fue más alta que la del segundo trimestre, que tenía implícito el pronóstico de 2,5 %. Ahí hubo una sorpresa positiva.

Hay que reconocer la magnitud del choque negativo que está viviendo Colombia. Destacaría la similitud de todos los pronósticos del efecto negativo sobre la economía, la desaceleración que está teniendo y la recuperación, que sería más tenue para el año que viene.

Tenemos que seguir de cercar cómo evoluciona la economía colombiana en términos de cómo se va incorporando este choque, primero, en una caída de la inversión en el sector energético, de petróleo y gas; además de cómo esto empieza a afectar a otros sectores, y cómo las políticas implementadas por el Gobierno, por el Banco Central, la depreciación del tipo de cambio, empiezan a ayudar a la recuperación.

¿A qué se debe que Colombia todavía tenga una tasa de crecimiento que supera a sus pares en la región?

Colombia lleva muchos años siguiendo políticas macroeconómicas que han contribuido a la salud de su economía, que han llevado a construir márgenes de maniobra sólidos importantes. Tienen un sistema financiero sólido, y tienen un Banco Central con mucha credibilidad y un esquema de inflación y de tipo de cambios muy fuertes; un sector empresarial muy dinámico.

Las fortalezas del Emisor están en el monto de reservas internacionales, en la línea de crédito flexible, en la baja inflación, en la buena estructura de los pasivos de los bancos y de los corporativos colombianos. Además, coincide con que el trabajo que se venía haciendo en el plan de infraestructura que ya llevaba varios años, y entra en operación en el momento en que las otras fuerzas en la economía colombiana empujan hacia una desaceleración. Justo empieza a acelerarse el motor de la infraestructura. El ‘timing’ es un evento afortunado. Esto obviamente ayuda.

¿Qué se puede decir de ese choque tan abrupto por cuenta de la tasa de cambio?

El Banco de la República está siendo muy cuidadoso con el manejo del movimiento cambiario, para que, en el mediano plazo, no se filtre a una inflación. Estamos viendo un movimiento que, desde el punto de vista macroeconómico, es sano.

En el caso de las exportaciones, se nota cierta impaciencia en la región, porque esa reactivación y esa diversificación exportadora todavía no ha ocurrido. ¿No le preocupa el tema? ¿Esperaban que fuera más rápido?

Nos preocupa. Pero no esperábamos que esa recuperación fuera más rápida. Esto toma tiempo en aparecer. Hay una reacción que se lleva a cabo con la capacidad que ya está instalada, pero hace falta mayor elasticidad en los movimientos del tipo de cambio, además de incremento en capacidad y mayor inversión.

¿Cómo analiza la credibilidad de los bancos centrales?

Hay un efecto directo del tipo de cambio y la inflación, porque hay algunos precios que están automáticamente vinculados al tipo de cambio. Los precios de bienes comerciables internacionalmente, o sea las importaciones, que se fijan en dólares generan un efecto directo, casi aritmético, sobre la inflación. Esto es inevitable y sería muy dañino que un Banco Central trate de bajar el resto de los precios para compensar ese aumento. La idea es que los precios se ajusten solos y que el resto siga su tendencia. Una vez que el ajuste se lleve a cabo, la inflación regresará a la meta del Banco Central, que es del 3 %. El Emisor debe estar pendiente de que no aumenten los precios de otros bienes no vinculantes con el movimiento cambiario y que eso empuje la inflación al alza.

¿Es posible ver un futuro común para América Latina o es heterogéneo?

Creo que es un futuro heterogéneo, porque los países son diferentes estructuralmente, están sujetos a diferentes choques y también sus políticas son diferentes. Veremos un entorno internacional más complejo. El crecimiento sostenible del mediano plazo dependerá más del esfuerzo doméstico de aumentar la inversión, la productividad, etc. Eso requerirá consensos políticos importantes para llevar a cabo, dependiendo de los países, reformas y políticas estructurales en diferentes sectores, que exigen un poco más de sudor. El balance dependerá más de las políticas internas y menos del entorno internacional.

¿Es un mensaje que se aplica para Colombia?

Sí, se aplica para Colombia, que hizo las cosas muy bien en el sector petrolero. Generaron el entorno para que este boom se diera. Ahora el boom ya no estará ahí, habrá que replicar lo que hizo Colombia en ese sector y en otros.

Ricardo Ávila Pinto

Director de Portafolio

ricavi@portafolio.co