Colombia, un siglo volando y conectando al país

La celebración de los 100 años de la aviación nacional empezó anoche y culminará el 12 de diciembre en Barranquilla.

El hidroavión Cauca luego de descender por el río para recoger pasajeros.

Archivo Portafolio.co

El hidroavión Cauca luego de descender por el río para recoger pasajeros.

POR:
octubre 18 de 2012 - 04:39 a.m.
2012-10-18

La inauguración, anoche, del muelle internacional Eldorado dio inicio a la celebración de los 100 años de la aviación en Colombia.

El aniversario concluirá el 12 de diciembre en Barranquilla, fecha y ciudad en la que se dio hace un siglo el primer vuelo.

Un hombre de 21 años, del que aún no se tiene certeza si era norteamericano o alemán, fue el encargado de estrenar los cielos colombianos, que hasta esa época eran exclusivos de los pájaros y de algunos globos inflados con gas.

Siete años después, los primeros aviones de uso comercial llegarían al país gracias al empresario antioqueño Guillermo Echavarría Misas, que con el apoyo de su padre, Alejandro Echavarría, crearía la Compañía Colombiana de Navegación Aérea.

Un tiempo después, la Sociedad Colombo Alemana de Transporte Aéreo (Scadta), hoy Avianca, compró sus primeros aviones, dos F-13 traídos de Alemania, que llegarían a Puerto Colombia en barco.

El primer vuelo al interior de Colombia tardó ocho horas.El éxito sería inmediato porque el transporte terrestre en el país era muy deficiente y la mayoría de gente se movilizaba en vapores por el Magdalena para llegar a la costa Caribe desde el interior del país.

Para viajar a Bogotá, por ejemplo, los aviones acuatizaban en Girardot y los pasajeros viajaban en tren hasta la capital.

El país poco a poco empezó a tener infraestructura aeroportuaria, que recibió un importante impulso durante el régimen del general Gustavo Rojas Pinilla, dejando los potreros y los ríos como únicas pistas. En 1954, Rojas creó la Empresa Colombiana de Aeródromos (ECA), entidad encargada de dotar a las regiones más apartadas del país de aeropuertos y así conectarlas por aire.

Le compró a Avianca el aeropuerto de Soledad en Barranquilla; Crespo, en Cartagena, y el de Techo, en Bogotá. Hoy, el Estado tiene 75 aeropuertos propios y 17 concesionados.

En la actualidad, el país está conectado con 24 países, a través de más de 64 rutas internacionales de forma directa.

UN EXTRANJERO ESTRENÓ EN BARRANQUILLA LOS CIELOS COLOMBIANOS

Aunque el 27 de octubre de 1845 el argentino José María Flórez a bordo de un globo, inflado con gas de petróleo, sobrevoló el patio principal del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en Bogotá, hazaña que repitió el 12 de junio de 1893 en Popayán, la aviación en Colombia empezó oficialmente el 12 de diciembre de 1912.

“Un ciudadano –posible norteamericano o alemán – llamado John Smith piloteó el primer vuelo deportivo.

Era un avión Farman F-40 construido en madera y tela, que fue armado noches antes en Santa Marta”, comenta Jaime Escobar Corradine, miembro de la Academia Colombiana de Historia Aérea. Un año después, Smith se trasladó a Medellín, donde el 26 de enero efectuó un vuelo, que duró 15 minutos, sobre la Hacienda La Pradera, localizada en la zona de La Aguacatala, en lo que hoy es El Poblado.

La fiebre por volar llevó a Barranquilla al norteamericano William Knox Martin, quien habiendo entablado amistad con dos empresarios bogotanos, Carlos Obregón y Ulpiano Valenzuela, los acompañó a Estados Unidos, donde adquirieron un avión Curtiss Standard, que tenía dos asientos, un motor de ocho cilindros y 200 caballos de fuerza.

“Esa fue la famosa aeronave en la que Martin hizo su primer vuelo de correo el 18 de junio de 1919, al cual invitó al joven empresario Mario Santo Domingo”, afirma Escobar.

El norteamericano sería también, el 19 de agosto de 1919, quien realizara el primer vuelo a Bogotá. Al salir de Honda hasta llegar al campo Muzú, en la capital de la república.

EL PAÍS LE DIO ALAS A LA AVIACIÓN DE TIPO COMERCIAL

La Primera Guerra Mundial, que terminó en 1918, y en la que el avión fue arma de batalla, sembró en muchos la idea de usar esa herramienta en tiempos de paz para el transporte de correos y de pasajeros, idea que tomó forma en 1919.

Así, en ese año en los clubes y cafés de Medellín y Barranquilla se empezó a gestar la idea de traer esos aparatos a Colombia, en donde la vía más eficaz de comunicación era el río Magdalena.

La idea se concretó en las dos ciudades.

En la capital de Antioquia y por iniciativa de comerciantes e industriales, liderados por Guillermo Echavarría, se creó el 26 de septiembre la Compañía Colombiana de Navegación Aérea, con un capital de 5.000 pesos. No tuvo suerte con los aviones que importó, pues eran de tela y madera y, tras una seguidilla de accidentes, en 1921 terminó sus días.

Luego, el 7 de octubre de 1919, pero en Holanda, nacía KLM, creada por Albert Plesman con el apoyo del Gobierno holandés y de la reina Guillermina. La aerolínea sobrevive hoy, aunque en el 2003 se unió a Air France.

De vuelta en Colombia, el 5 de diciembre de 1919 en Barranquilla y con un capital de 100.000 pesos, se constituyó la Sociedad Colombo-Alemana de Transportes Aéreos (Scadta), que empezó a operar efectivamente en 1920 y que adquirió un tipo de avión mucho más moderno, construido enteramente en metal.

En 1940 y a raíz de una ley del Gobierno que ordenó nacionalizar las compañías de aviación, Scadta, que en ese momento tenía participación de la estadounidense Pan American World Airways, se une al Servicio Aéreo Colombiano (Saco) y crea Aerovías Nacionales de Colombia S. A. (Avianca).

Ivonne Venegas Molano y

Christian Pardo Quinn

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido