En Colombia, ellos son mejores estudiando

La inequidad de género es una de las causas, pero todo indica que este fenómeno se ha venido corrigiendo en el país.

Niñas

Archivo particular

Niñas

Finanzas
POR:
enero 31 de 2015 - 01:48 a.m.
2015-01-31

Aunque la conclusión del análisis a los resultados de las pruebas Pisa indica que las mujeres obtienen mejores calificaciones que los hombres, el informe final tiene sus excepciones. Y Colombia es una de ellas.

Al igual que en dos casos más, Costa Rica y la provincia de Himachal Pradesh, (India), en Colombia hay superioridad en el rendimiento académico de los hombres frente a las mujeres, es decir, distinto a lo que sucede en el resto del mundo. Pero nadie da razón sobre cuáles pueden ser las causas.

El único aspecto común que podría relacionar a Colombia, Costa Rica y la provincia india es que en las tres partes se produce café. Sin embargo, no podría ser este el argumento para explicar por qué los jóvenes tienen mejores rendimientos académicos, según el estudio, pues en el ranking figuran otros países productores de café, en los que las mujeres tienen mejor puntaje que los hombres en las mencionadas pruebas.

Consultado por Portafolio, el Dr. Geary explicó que “Colombia es uno de los pocos países del mundo donde nos encontramos con el éxito general de los varones, mucho mejor que el logro general de las niñas.

De hecho, es donde la brecha en el rendimiento académico entre niños y niñas es más pronunciada, aunque no estamos en condiciones de determinar por qué podría ser”.

DISTORSIÓN HISTÓRICA

Los investigadores sostienen que algunos sesgos que hicieron carrera por interpretaciones parciales de las estadísticas dieron origen a la creencia de que los hombres son superiores a las mujeres, en materia de conocimientos, especialmente cuando se trata del aprendizaje de las matemáticas.

Lo anterior, señalan, puede tener origen en un hecho real y es que en el segmento de estudiantes con más altas calificaciones, y principalmente en los países más ricos, el sexo masculino tendría una participación mayoritaria.

Por otro lado, añaden, tampoco son consistentes las estadísticas con las cuales, en el campo profesional y científico, se contabiliza el número de mujeres que se dedican a la investigación.

En unos casos se subestiman o no se cuenta con los datos de su participación, como sí ocurre en países como Brasil, Australia, Brasil, Canadá, Rusia y el propio Estados Unidos.