En poco tiempo Colombia no tendrá zonas nevadas por cambio climático, según el Ideam

Al nevado del Ruiz le quedan menos de 10 kilómetros cuadrados de glaciar (tenía 47 kilómetros cuadrados en 1850) y cerca de 20 años de vida como nevado.

POR:
septiembre 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-10

Su situación se agravó por la erupción de 1985, que provocó la avalancha sobre Armero y que derritió de un tajo 1,7 kilómetros cuadrados de hielo.

Pero que la nieve pueda desaparecer no se limita a ser un problema exclusivamente paisajístico. De los glaciares del Ruiz se surten los ríos Chinchiná, Gualí, Recio y Lagunillas, tres caudales clave para todo el Eje Cafetero y el Tolima, y caen al Magdalena.

Es decir, desde esta reserva nacen las aguas indispensables para la producción de más del 50 por ciento del café colombiano, del arroz, el sorgo y el algodón. Y de paso contribuye a surtir de agua a 37 municipios y a más de dos millones de personas.

La situación del Tolima y el Santa Isabel no es menos crítica. El Santa Isabel es el que más rápido se derrite. El Tolima, que es el que menos nieve tiene.

De los 8 kilómetros cuadrados de área nevada original, se contaron 3 kilómetros cuadrados en 1990. Y hoy sólo le quedan 0,8 kilómetros cuadrados, acumulados en su pequeña cima situada a 5.250 metros sobre el nivel del mar.

Tampoco se salva de los cambios climáticos el nevado del Huila y las sierras nevadas de Santa Marta y el Cocuy. Esta última ya perdió su condición de sierra nevada, porque ya no es una cadena montañosa unida por la nieve.

Lo demuestra el hecho de que las montañas nevadas más grandes, es decir los Ritacubas y otras bautizadas como Picacho, El Castillo, San Pablín Norte y Laguna Grande, están separadas por porciones de tierra y rocas.

Siga bajando para encontrar más contenido