Colombia urge inversión en infraestructura vial para no rezargarse en 2012, afirma estudio

Si no se implementa ya una agresiva política de tránsito en Bogotá y las demás ciudades principales, velocidad promedio en los cascos urbanos será inferior a 10 km. por hora.

POR:
noviembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-05

Así lo señala la investigación 'El transporte como soporte al desarrollo del país. Una visión al 2040', coordinada por Juan Carlos Echeverry y Jorge Acevedo, profesores de la Universidad de los Andes.

En las carreteras, agrega Echeverry, el panorama tampoco será alentador si el Gobierno Nacional no hace un mayor esfuerzo económico para construir un completo sistema de dobles calzadas.

"Hay que lograr que los gobiernos planeen a muy largo plazo, que se construyan modelos para entender en cada momento qué va a pasar en materia de movilización", dice el economista, quien subraya que la infraestructura debe ser prioridad en la agenda estatal de las próximas décadas.

El estudio también se refiere a los costos que demandará el mejoramiento de las vías. En el caso del sistema nacional de dobles calzadas que se propone, Echeverry calcula que el valor total, incluyendo los costos de mantenimiento más la construcción de otras carreteras importantes, equivale al 1 por ciento del PIB al año.

"De eso, el Gobierno ya invierte el 0,6 por ciento. Entonces hay que destinar cada año a infraestructura, por lo menos, 0,4 por ciento adicional del PIB durante las próximas tres décadas", agrega.

A futuro

El estudio tuvo en cuenta el diseño de las proyecciones en materia de transporte. Entre otros aspectos, se concluyó que la cantidad de dinero que una persona necesita para comprar una moto es apenas un millón de pesos, lo que permite prever que en los próximos años continuará el crecimiento masivo en el número de estos vehículos.

Incluso, en ciudades como Sincelejo y Neiva ya se está poniendo en duda la viabilidad del sistema de transporte público ante la competencia de las motos.

"Necesitamos un transporte público de buena calidad y que represente ventajas para los usuarios respecto a lo que ofrece el uso de carros y motos particulares. Si no es así, la compra de automotores particulares, e incluso el mototaxismo, llevará a las ciudades al caos", prevé Echeverry.

Para los autores del documento, es imperioso emprender acciones para incentivar el uso del transporte público, entre otras razones porque contribuye a la reducción de emisiones de CO2 y, en consecuencia, protege el medio ambiente.  

Siga bajando para encontrar más contenido