Colombia vive en conflicto por los temas de suelos

El IGAC presentó un estudio con las zonas con malas prácticas de manejo y uso del terreno.

En Norte de Santander se aprovechó en exceso la calidad de los suelos para cultivar arroz.

Agencias

En Norte de Santander se aprovechó en exceso la calidad de los suelos para cultivar arroz.

Finanzas
POR:
junio 27 de 2014 - 03:34 a.m.
2014-06-27

El conflicto por la inclusión del municipio de Belén del Bajirá al departamento del Chocó, cuyo caso sigue en discusión entre antioqueños y chocoanos no es el único conflicto de suelos del país.

Por el contrario, hay 32 vigentes, relacionados en la publicación Conflictos de uso del territorio colombiano, que editó el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC).

Norte de Santander y Sucre son los líderes, mientras que los territorios de la Amazonia son los menos afectados.

El 28 por ciento del área del país, 32,7 millones de hectáreas padece de algún conflicto en la calidad de sus suelos, resultado del uso inadecuado o la falta de prácticas que estimulen el aprovechamiento de este recurso, ya sea por la sobreutilización o la subutilización.

Así, dice el IGAC, podría asegurarse que en un cuarto de toda Colombia los agricultores, ganaderos y empresarios del sector deben reorientar sus prácticas en torno a un mejor uso del suelo.

Aunque a simple viste la cifra no es alarmante, Juan Antonio Nieto Escalante, director del IGAC, prendió las alarmas, ya que varios departamentos de las regiones Caribe, de los Santanderes y del Magdalena Medio, que contaban con suelos aptos y de buena calidad, ahora son tierras que se pueden catalogar como deterioradas por la indiscriminada mano del hombre.

Nieto dijo que los suelos colombianos deben estar ‘bajo la lupa’ de las autoridades, razón por la cual el IGAC reveló un ‘anti ranking’ de los departamentos con mayores problemas en términos de uso y oportunidades de aprovechamiento más eficiente.

En el primer lugar están los departamentos de Norte de Santander y Sucre.

Ambos cuentan con el 78 por ciento de todo su territorio con suelos afectados por la falta de planeación en la determinación del mejor uso.

El principal problema de los suelos de Norte de Santander es la sobreutilización, en donde los agricultores aprovecharon en exceso la calidad de los suelos para cultivar productos como arroz, caña de azúcar, café, tabaco y sorgo.

Por su parte, el departamento de Sucre cuenta con 1.072.826 hectáreas, de las cuales 836.804 poseen serios conflictos de uso (42 por ciento sobreutilizado y 36 por ciento subutilizado).

La región Caribe tiene los departamentos con peores prácticas y usos de los suelos y es la más afectada por problemas como malas prácticas agropecuarias y carente esquemas de planeación en sus dinámicas de mejor uso.

Caldas –dice el informe del IGAC, es el departamento más sobreutilizado en toda Colombia, con un 55 por ciento de su área afectada por el exceso de agricultura en suelos de alta fragilidad, por pendiente, erosión y procesos de remoción en masa.

Córdoba, uno de los departamentos más ganaderos del país, cuenta con el 62 por ciento de sus suelos afectados por conflicto de uso.

De las 2.502.111 hectáreas, 1.551.308 presentan problemas.

En Santander, la sobreutilización se da por la sobrecarga de cultivos, mientras que la subutilización es del 16 por ciento.

Bolívar y Tolima tienen el 54 por ciento de suelos con panorama preocupante de sobreutilización y subutilización.

Por su parte, Cundinamarca y Antioquia, cuentan con el 51 por ciento de sus suelos con conflictos, mientras que Casanare y Meta cuentan con el 44 por ciento de sus suelos afectados.

Por último, Arauca, Quindío y Valle del Cauca: tienen el 35 por ciento de su área con conflictos de suelo.

SAN ANDRÉS ES UN TERRITORIO ‘VERDE’

En la mayoría del territorio sanandresano, reina el verde, ya que el 47 por ciento de todo su territorio corresponde a bosques y áreas seminaturales.

De este total, el 43,2 por ciento es ocupado por vegetación secundaria (arbustos de bajo porte); el 1,83 por ciento cuenta con zonas quemadas por el hombre.

La segunda cobertura que reina en la isla son los territorios agrícolas, es decir, las parcelas con cultivos o amplias zonas de pastos.

Estas áreas ocupan el 27,1 por ciento de San Andrés.