Colombianos creen que la minería es clave para el país

Encuesta revela que empresarios esperan plena coordinación entre las autoridades de gobierno involucradas en el sector y que existan respuestas contundentes a la explotación ilícita.

La encuesta fue realizada entre 3.000 personas de 70 municipios  y 135 empresarios.

Archivo Portafolio.co

La encuesta fue realizada entre 3.000 personas de 70 municipios y 135 empresarios.

POR:
mayo 16 de 2014 - 03:19 a.m.
2014-05-16

Los colombianos creen que la actividad minera es positiva para Colombia, pero no están satisfechos con los aportes que esta industria le deja al país.

Esta sentencia resume uno de los principales resultados de la encuesta Brújula Minera, realizada por el Centro Nacional de Consultoría, para el Sector de la Minería a Gran Escala, Smge, Jaime Arteaga, JA&A, y Asociados y la revista Mundo Minero.

De acuerdo con los datos de la encuesta, en el país, 66 por ciento de la opinión pública considera que la minería es positiva para el desarrollo.

No obstante, al consultarles a los colombianos qué tan satisfechos están con la contribución que ha hecho la minería en el país, 59 por ciento responde que está insatisfecho o muy insatisfecho.

En los municipios donde hay operaciones del sector, el descontento es mayor: 66 por ciento de los encuestados respondieron que están muy insatisfechos o insatisfechos.

De acuerdo con Jaime Arteaga, director de JA&A, estas respuestas responden a una frustración que persiste en la ciudadanía con respecto a la lentitud en el desarrollo de proyectos mineros.

“La gente sabe que la minería es importante para Colombia, sabe que la minería bien hecha tiene posibilidades y puede aportarle al país (...) pero ven que locomotora minera no ha arrancado”, señaló el ejecutivo.

De acuerdo con la encuesta, la mayoría de los consultados reconoce que el país tiene una tradición minera arraigada y que es posible hacer esta actividad con responsabilidad hacia la sociedad y el ambiente.

Además, la ciudadanía, en particular las poblaciones donde hay operaciones mineras, reconoce la importancia de esta industria para el mantenimiento de buenos niveles de calidad de vida.

Ante la pregunta de cómo cree que sería la calidad de vida si las empresas mineras dejaran de operar en su municipio, 38 por ciento de las localidades con presencia de la industria dijo que empeoraría este indicador, y en el resto del país, 31 por ciento de los encuestados aseguró que sería peor y 38 por ciento dijo que sería mejor.

De acuerdo con Claudia Jiménez, directora ejecutiva del Smge, si hubo algo que quedó en evidencia con esta investigación fue la diferencia entre las percepciones de las personas que viven en las zonas con operaciones mineras, y la de aquellas regiones donde no se da esta actividad.

ILEGAL FRENTE A FORMAL

Para Arteaga, otra de las conclusiones de la encuesta es la evidente confusión existente entre la actividad ilegal y la formal, y que los errores de la primera afectan la reputación de la segunda.

Esto se manifiesta principalmente en la pregunta que hace referencia a la gestión ambiental.

El Centro Nacional de Consultoría consultó a los encuestados cuál consideraban que era el sector que más afecta al medioambiente. 57 por ciento de los que respondieron dijo que era la minería, y en las poblaciones con presencia de esta industria 74 por ciento dio esta misma respuesta.

Por otro lado, al consultarles sobre los principales problemas que genera la minería ilegal 43 por ciento de los consultados sostuvo que eran los daños que generaba en el ambiente.

Para Arteaga, lo preocupante de este aspecto es que, en la medida en que se mantengan las restricciones al sector minero formal, se le estará dando más espacio a la informalidad, que genera impactos negativos en el ambiente y en las comunidades mineras.

LOS TRES GRANDES RETOS DEL SECTOR

La encuesta también consultó entre 135 empresarios del sector cuáles eran los mayores retos del país para acelerar la industria.

En este orden, los industriales sostuvieron que la gobernanza, la responsabilidad socio-ambiental y la competitividad, eran los mayores desafíos.

Desde el punto de vista de los empresarios del sector las prioridades del Gobierno en materia minera deberían ser la coordinación entre las autoridades de gobierno involucradas en el sector, dar respuesta la explotación ilícita, definir condiciones y lineamientos para licencias y que los responsables de la política adquieran mayor capacidad técnica y conocimiento.

El índice de satisfacción de estos industriales con respecto al apoyo de las autoridades locales y departamentales es inferior al resultado que se da con las entidades nacionales.

Pese a estos obstáculos, los empresarios mostraron un optimismo moderado con relación al desarrollo del sector a mediano plazo, 63 por ciento de los consultados dijo que expandirá sus operaciones en cinco años.

FAMILIARES  MINEROS

Uno de los datos interesantes que reveló este informe fue que 94 por ciento de los colombianos tiene un amigo o un familiar trabajando para la industria minera.

Este resultado no solo se dio en los municipios con operaciones mineras, sino en todas las ciudades en las que se hizo la consulta.

De acuerdo con Jaime Arteaga, esto obedece a que no solamente la industria genera empleos en las minas, sino también en las empresas que prestan servicios para el desarrollo de sus operaciones.

Siga bajando para encontrar más contenido