Los colombianos cada vez viajan menos en flota

Para este año se preveía que la demanda de pasajeros del transporte público por carretera alcanzaría los 180 millones, sin embargo, el comportamiento no ha sido el esperado y ahora los cálculos dan para una movilización de 176 millones de viajeros o menos.

POR:
noviembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-05

La cifra superará el número de usuarios de 2007 (172 millones aproximadamente), pero comienza a reflejar una desaceleración en el transporte intermunicipal frente a lo registrado desde 2002. Para los empresarios, la situación se explica por la suma de varios factores. Uno tiene que ver con el invierno que afectó la mayor parte de la geografía nacional, obligando, incluso, al cierre de carretera como la vía al Llano, entre Bogotá y Villavicencio. Adicionalmente, la desaceleración de la economía de los últimos meses golpeó la facturación de las empresas y el encarecimiento de los combustibles obligó a disminuir el número de despachos. A esa coyuntura se suma el aumento en las ventas de carros y motocicletas durante los últimos años, situación que ya hizo sentir su efecto en el uso del transporte por carretera. La venta de carros el año anterior alcanzó los 258.463 unidades (28 por ciento más que en 2006). En motos, la cifra superó las 400.000. Según la Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Intermunicipal (Aditt), gremio que representa 120 empresas transportadoras de un total de 470 que operan en el país, las circunstancias actuales obligan a los empresarios a buscar un equilibrio entre la oferta del servicio y la demanda de transporte, situación que no se ha logrado, entre otras razones, por la saturación del parque automotor, calidad deficiente del servicio en algunos corredores y ‘canibalismo’ entre las compañías. “Hay un deterioro de la industria de transporte debido a una sobreoferta y a la desorganización de la operación en muchos de los corredores del país. Se han saturado los horarios y las rutas. Eso ha incidido en una baja rentabilidad para los vehículos y genera un deterioro importante en la calidad del servicio que le estamos prestando al usuario”, dice el director ejecutivo de Aditt, José Yesid Rodríguez. Por esa razón, la alternativa para superar las dificultades se concentra en un esquema de autorregulación. La propuesta busca libertad para que las rutas del servicio público intermunicipal cuenten con una frecuencia de despachos eficiente, de tal forma que los vehículos alcancen entre 80 y ciento por ciento de las sillas ocupadas. 176 millones de pasajeros se estima que moverán los buses de servicio intermunicipal durante el 2008 en el país. Al comenzar el año esperaban mover 180 millones de viajeros. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido