Combustible como gancho de venta de supermercados preocupa a las gasolineras

En general dicen que les puede afectar la rentabilidad por la capacidad de negociación en detrimento de los distribuidores minoristas; las mayores críticas le llueven a la francesa Carrefour.

POR:
noviembre 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-10

Lo anterior, por el agresivo plan que Carrefour ha diseñado para llegar a esa actividad y por lo rápido que lo está adoptando. Fendipetróleo dice que la práctica de 'mezclar' los combustibles con la venta de otros productos distorsiona el mercado.

El otro tema que cuestionan voceros de las estaciones es que esta compañía tiene en su modelo el desarrollo del autoservicio, el cual no ven conveniente porque en el país no hay una cultura al respecto y puede ocasionar riesgos. Por otro lado, advierte el costo en términos de empleo que esta modalidad puede generar.

Estimativos promedio suministrados por Fendipetróleo estiman que las 4.000 estaciones de servicio comercializan en promedio al mes 180 millones de galones de combustible, lo que significaría un negocio cercano a los 1,3 billones de pesos.

Mientras tanto, Carrefour con las 20 estaciones que tiene en operación, registra ingresos al mes por 23.000 millones de pesos y equivalen a 3,5 millones de galones de combustibles líquidos mensuales y 500.000 metros cúbicos de gas natural vehicular (GNV).

Alvaro Younes, de Fedispetróleo, explica que a las estaciones de gasolina no les disgusta la competencia, pero cuestionan el hecho de que esa competencia se dé con una estrategia que tiende a mover los precios hacia abajo.

Dice que la actividad de las grandes cadenas Éxito y Carrefour utiliza la venta de gasolina como un gancho de su actividad comercializadora y la posibilidad de ingresos por otros productos, sacrificando el margen de utilidad del sector que se dedica solamente a esa actividad.

Younes dice que en el tema del autoservicio el cuestionamiento no está relacionado con su conveniencia sino con otra práctica que conduce a la reducción de costos por mano de obra y, por ende, de precios.

Para Edwin Bayona, asesor económico del Fondo de Protección Solidaria, Soldicom, administrado por Fendipetróleo, recurrir a la venta de un servicio público como el de la gasolina "como gancho" para vender otros artículos distorsiona el mercado.

Explica que las cadenas "están manejando márgenes muy bajos en los costos que los minoristas no han podido compensar". Lo que cabe preguntarse -dice Bayona- es si esa es la verdadera vocación de una cadena como Carrefour.

Lo anterior, a su juicio, puede conducir a que los distribuidores minoristas renuncien a la mano de obra y opten por automatizar, en detrimento del empleo que se genera. Fendipetróleo habla de más  de 40.000 empleos generados en el sector.

Bayona también apunta que el tema del autoservicio tampoco es fácil, en especial para una sitio en donde el tráfico es alto por la concurrencia que genera un hipermercado y señala que en Argentina esa modalidad fue prohibida.

Respuesta de Carrefour

Para la cadena francesa Carrefour resulta "inconveniente, y más en estos tiempos, que se pretenda que las estrategias de precio bajo golpean al mercado. Un mercado moderno que piense en el cliente debe salirse de las zonas de confort de precios altos y márgenes altos y trasladarse a las obligaciones de los comerciantes modernos que deben ser creativos".

Desde su punto de vista ofrecer precios bajos, dentro de reglas de juego limpio y competencia leal, es una obligación frente a los consumidores. 

En cuanto a la introducción del autoservicio en las estaciones, Carrefour dice que ésta es una práctica mundial que es segura si se aplica con la tecnología adecuada y que es ventajosa en una estructura que tiene como filosofía el beneficio del consumidor.

Carrefour argumenta que una estación de servicio que lleva su marca no sacrifica empleos frente a una estación tradicional, ya que  necesita tener cajero permanente, asistentes disponibles siempre en las islas y la operación del Gas que, por norma, debe hacerse con operario.

"De esta forma el planteamiento que se está haciendo frente al Gobierno y el público es falso y distorsiona la realidad. Adicionalmente, nuestros empleos son formales, por contrato, con todas las prestaciones y beneficios, y además estables", argumenta.

Precio, estrategia de Carrefour

Carrefour cuenta en la actualidad con una red de estaciones de servicio; al finalizar el año serán 21, ubicadas en su gran mayoría en las tiendas bajo el formato de operación de autoservicio. Sus ventas al mes suman 23.000 millones de pesos y equivalen a 3,5 millones de galones de combustibles líquidos mensuales y 500.000 metros cúbicos de gas natural vehicular.

Su red tiene la mayoría de puntos de atención en Bogotá. La compañía enfatiza que todas sus estaciones cumplen con el 'certificado de conformidad' exigido por la ley, ya que cumplen con el reglamento técnico, la documentación y parámetros exigidos por la normatividad vigente.

Agrega que están construidas con la más reciente tecnología en equipos y accesorios para estaciones de servicio a nivel mundial.

Su plan de expansión a todas luces más agresivo que su competidor, Almacenes Éxito, contempla  60 estaciones de servicio para el 2010,  en puntos estratégicos.

La cadena destaca que su formato de operación es el autoservicio, con el fin de reforzar la oferta real de precios bajos.

Igualmente, destaca que sus "equipos están calibrados para entregar la medida exacta, obteniendo así la confianza de nuestros clientes".

Actualmente cuenta  con Brío, Biocombustibles, Zeuss Petroleum y Mobil proveedores mayoristas, quienes despachan de sus plantas.

Servicio, apuesta de Éxito

Las críticas también han caído para la cadena Éxito por su condición de cadena que quiere entrar al negocio de comercialización de combustible. Sin embargo, plantea en respuesta a sus críticos que su propuesta de entrar en el negocio está basada en el servicio y no en el precio.

Por esa razón su estrategia incluye personal suficiente para atender el proceso de 'tanqueada', y valores agregados propios de las bombas de gasolina como el cambio de aceite, revisión de llantas y hasta la venta de agua o café, como ocurre en la estación de Bello.

La idea es que el cliente pueda acudir a las estaciones que por ahora están ligadas a los supermercados y se beneficie de todo lo que la marca se preocupa por ofrecer y que, en resumen, tiene que ver con el concepto servicio, que es acorde a su filosofía, aseguran en la cadena de comercio.

"Se busca tener márgenes adecuados en la compañía dentro de precios competitivos sin erosionar el mercado de las estaciones de servicio", anotó un vocero de la compañía.

Para la marca, generar valor al consumidor con la buena atención, la rapidez y la cercanía es fundamental como criterio diferenciador en todas sus áreas de negocio y no será distinto en el de los combustibles.

Actualmente, la cadena maneja directamente dos estaciones: una en Neiva y otra en Bello. Adicionalmente, a través de Terpel operan cuatro en Bogotá y una en Villavicencio. Otras dos están en etapa de reubicación. Así hasta el momento su red está compuesta por nueve estaciones de servicio, con Terpel como proveedor mayorista.

Las cadenas lo quieren todo

Bajo el concepto de que son comercializadoras de bienes y servicios, las cadenas de comercio se han movido en varias áreas de negocios, 'sacudiendo' a las empresas tradicionales.

La polémica comenzó con los propios proveedores cuando impusieron la marca propia en productos de la canasta familiar y ahora en segmentos tan específicos como las líneas de alimentos saludables. Ahora, ya cuentan hasta con electrodomésticos que tienen el sello de respaldo de las cadenas.

En el sector financiero "alborotaron la competencia", primero con sus mecanismos de financiación que en la actualidad incluye tarjetas de crédito de marca propia.

Las agencias de viajes y los seguros son otros frentes que han ocupado el interés de expansión de las grandes cadenas del país.

Siga bajando para encontrar más contenido