Comenzó ruta hacia la integración del sistema de transporte

El detonante de la modernización fue la construcción del TransMilenio en el 2000.

Hoy, a pesar de todas las críticas, el sistema de buses es reconocido a nivel mundial por ser uno de los más grandes y masivos d

Archivo particular

Hoy, a pesar de todas las críticas, el sistema de buses es reconocido a nivel mundial por ser uno de los más grandes y masivos d

Finanzas
POR:
septiembre 28 de 2015 - 05:24 p.m.
2015-09-28

Al hablar de modernización de transporte en Colombia hay que mirar su efecto en las ciudades que es donde vive la mayoría de la gente. De hecho, el 76% de la población de Colombia vive en zonas urbanas (36,7 millones), cifra que muestra la concentración que existe en las áreas urbanas y el reto que implica movilizar sus habitantes. Por consecuencia, hablar de la modernización implica mirar los avances hechos en el transporte público en los últimos 15 años y analizar los efectos en la planeación urbana.

Solo los servicios de transporte representaron el 4,14% del Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia en 2014. Una cifra que se ha mantenido estable desde principios del 2000.

Por otro lado, el número de vehículos que hay en el mercado ha crecido vertiginosamente de 5.670.103 en 2009 a 11.108.298 en 2015, resaltando que el 53% de este último número son motocicletas. Factor que incrementa el riesgo de accidentabilidad en la calles y limita mucho la capacidad para diseñar políticas públicas que aseguren la movilidad y la sostenibilidad ambiental de las ciudades.

Con el fin de responder a esta necesidad, la modernización del transporte público se plantea como la mejor solución. Una ruta que reduzca el incentivo de las personas a comprar una motocicleta o un carro que congestione más la ciudad.

En este sentido, el detonante de la modernización del transporte fue la construcción del TransMilenio de Bogotá en el 2000. En una ciudad acechada por la informalidad del transporte público, se da un primer paso muy importante para formar un sistema de transporte integrado y acabar dicha informalidad. “El esquema (anterior) se ha basado en la existencia de una gran cantidad de propietarios de los vehículos, en la conformación de un modelo empresarial fundamentado en la afiliación y no en la operación de la flota y, en general, en una figura que desaprovecha las economías de escala y se presta de manera altamente ineficiente, con mala calidad del servicio y graves efectos para la sociedad por causa de la congestión, la contaminación ambiental y la accidentalidad”, explica el director del Programa de Tecnología en Gestión del Transporte de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Germán Alfonso Prieto.

Sin embargo, la construcción del TransMilenio modificó los incentivos de la prestación de servicios a partir de diferentes esquemas de licitación, como una manera de buscar eliminar el esquema perverso que ha regido el transporte público urbano colectivo durante más de 70 años, aclaró el académico.

Hoy, a pesar de todas las críticas, el sistema de buses es reconocido a nivel mundial por ser uno de los más grandes y masivos del mundo. El proyecto tiene una longitud de 113 kilómetros más 663km de alimentadores y pasó de transportar 1.4 millones de personas hace 5 años a cerca de 4 millones.

A partir de esta iniciativa, Bucaramanga, Cali, Barranquilla, Medellín, Pereira y Cartagena han decidido replicar el sistema aunque sin tener el mismo éxito que Bogotá.

En línea con el objetivo de integrar el transporte en la ciudad, se han creado distintos proyectos acomodados a las necesidades de los ciudadanos y las condiciones en las que viven. En Medellín, por ejemplo, es de resaltar la transformación que vivió la ciudad gracias a los metrocables, una idea que a principios de siglo era impensable, pero que transformó la ciudad e integró los barrios más marginados. El proyecto también ha sido referente por acabar con gran parte la economía ilegal que controló el transporte público de la ciudad hasta hace muy pocos años. Actualmente, Cali y Manizales han replicado el modelo del Metrocable para integrar su sistema de transporte y las transformaciones en esas ciudades, no se han hecho esperar.

Otras ideas innovadoras que han dado de que hablar en Medellín han sido las escaleras eléctricas que se crearon en el 2011 en la Comuna 13, barrio que a pesar de haber sido muy afectado por los enfrentamientos entre grupos armados al margen de la ley, hoy se convierte en un referente de inclusión social a través de un proyecto de integración en el transporte.

En este repaso de la modernización del transporte público en el país, no se puede dejar a un lado el boom que ha tenido la bicicleta como medio de transporte alternativo. A principios de siglo, el número de personas que usaban este medio para transportarse era casi nulo, hoy en día hay aproximadamente 400 kilómetros de ciclorutas construidas en Bogotá y 32 km en Cali.

Para este modo de transporte, como para aquellos que se tratan de poner en marcha, hay muchos retos por delante. Lo que debe estar claro es que entre más efectivo sea el transporte público, menos incentivos tendremos de comprar un carro o una moto que le sumen al caos vehicular que viven las ciudades.