Comercio confirma caída del consumo

En los últimos dos años, los administradores de almacenes y centros comerciales estaban felices porque las cajas registradoras no paraban de sonar, gracias a unos consumidores eufóricos en cualquier temporada del año y dispuestos a gastar a crédito o en efectivo.

POR:
julio 11 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-11

Hoy, el panorama es distinto. Parece que la prudencia va en el carrito del mercado y al lado de la tarjeta de crédito, porque los colombianos están pensando más si se dan gusto o no. El último dato oficial que se conoce sobre el consumo de los hogares lo registra el Dane hasta el primer trimestre del año, con una variación de 3,9 por ciento frente al mismo período del año pasado. Ese crecimiento es inferior al que se registró en el 2007 cuando llegó a 9,54 por ciento al compararlo con el 2006, lo que significa una caída significativa entre un período y otro. Y aunque no se conocen los resultados a junio, los reportes del sector privado y otros indicadores parciales del Dane confirman la desaceleración en el consumo, por lo menos al cierre del primer semestre. MENOS QUE EL AÑO PASADO Las ventas del comercio minorista en los últimos 12 meses, a abril pasado, crecieron 6,05 por ciento, con vehículos, mientras que un año atrás en el mismo período esa variación fue de 15,44 por ciento. Por su parte, la Encuesta de Opinión del Consumidor realizada durante mayo por Fedesarrollo también hace notar retrocesos en el Índice de Confianza del Consumidor. De hecho, alcanzó 21,4 puntos, que es 8,2 puntos menos del registro del mes inmediatamente anterior (abril) y 0,3 por ciento menos de lo registrado en mayo del año pasado. Por ejemplo, en lo que tiene que ver con la disposición de comprar bienes durables, las expectativas de los consumidores disminuyen. El 35,4 por ciento de los consultados dice que pasa por un momento adecuado para comprar este grupo de productos. Sin embargo, en abril eso respondió un 44,6 por ciento, y en mayo del 2007 el nivel de respuestas llegaba a 48,5 por ciento. Los empresarios han sentido la desaceleración del crecimiento. Así lo muestran por ejemplo, los resultados en ventas de Carrefour Colombia, reportados por su matriz en Francia, e incluso declaraciones de ejecutivos de firmas como Almacenes Éxito y Alkosto. REVISAN ESTRATEGIAS Sin embargo, entre los empresarios consultados las estrategias para el desarrollo de sus negocios así como las políticas de aperturas se mantienen porque consideran que lo coyuntural no supera los buenos augurios del mediano y largo plazo. La preocupación también se da entre algunos comercializadores. Incluso estos días, Fenalco explica que empresarios representativos reconocieron que en el segundo trimestre tuvieron que sacrificar parte de sus márgenes de ganancia para mantener sus ventas y alentar a los consumidores. “Después de que en tres años se triplicó el negocio (pues pasamos de 26 a 100 millones de dólares en ventas), preocupa el comportamiento del año. Incluso, tuvimos un enero negro. Ahora tenemos los mismos niveles del 2007, pero con tendencia negativa”, dice Paola Mayorga, gerente de ventas de Whirlpool. La ejecutiva explica que preocupa el nivel de endeudamiento de las familias, pues ahora que los cupos de las tarjetas de crédito están llenos estas dejan de comprar electrodomésticos, en especial lavadoras, explica Mayorga. “En el 2007, las ventas subieron 26 por ciento, pero en el 2008 no han crecido y estamos a la expectativa. Incluso, por no tener inventario en el país (ante la escasez de contenedores que absorbe China) perdimos muchas ventas para el día de la madre; no alcanzamos a recibir 7.000 unidades y se quedaron en Estados Unidos”, advirtió. Hasta abril, el Dane dejó en evidencia un decrecimiento del 0,7 por ciento en términos reales durante los últimos 12 meses del grupo de alimentos. Mientras tanto, para la misma fecha del año anterior los alimentos venían creciendo al 6,0 por ciento. QUE HAN HECHO LOS CONSUMIDORES Las tiendas y las marcas propias de los supermercados han salido ganadoras en el panorama, según análisis de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco. Señala que en la mente de los consumidores sigue la impresión de que los productos son más económicos en las tiendas, lo que podría hacer más frecuentes las visitas a los establecimientos en estos tiempos en que los precios de los artículos de la canasta familiar están en aumento. En lo relacionado con las marcas propias, parece que los supermercados han visto un crecimiento. “Por lo general son más económicas que las marcas líderes”, dice Fenalco. Agrega el análisis que este fenómeno también está relacionado con un deterioro del poder adquisitivo de los hogares, aunque también es un reconocimiento del mercado a la buena relación precio/calidad de estas marcas. Los grandes almacenes ya perciben el cambio Desde sus almacenes, los comerciantes han percibido cómo la euforia del consumo ha decaído. Éxito explica que a juzgar por la opinión de los expertos “se espera que la economía continúe desacelerada en lo que queda del 2008, lo que en cierta medida hace pensar que el consumo se vea afectado en el corto plazo”. Sin embargo, según advierte un vocero de la cadena, los fundamentales del negocio se mantienen y “creemos firmemente en un desempeño positivo para el mediano y largo plazo”. En su análisis señala que las ventas del comercio minorista, en general, han venido mostrando una desaceleración en el ritmo de crecimiento y para ello tiene en cuenta las últimas cifras del Dane. Los analistas del Éxito creen que “en lo que queda del 2008 es muy posible que continuemos viendo una economía desacelerada, en la medida en que la inflación y las tasas de interés se mantengan en niveles altos”. La empresa percibe un mayor crecimiento en los grupos de los no durables, en vista de que la inflación y los niveles de tasas de interés dejan al consumidor con menor margen para adquirir bienes durables. Respecto al comportamiento del crédito a los consumidores, voceros del Éxito dicen que ha sido una palanca importante para sus ventas. Por su parte, Luis Alberto Yepes, gerente de Alkosto, opina que el año ha sido distinto a los dos anteriores que fueron demasiado buenos y de mucho crecimiento de consumo, especialmente a través del crédito. “La compra en efectivo ha aumentado, pero con las tarjetas de crédito tradicionales han bajado el consumo un poco, pero confiamos en que sea mientras los clientes se desahogan de las deudas o del capital que están pagando de los dos años anteriores que fueron de una bonanza en el crédito”. De todas maneras, en medio de su optimismo admitió que las tasas de interés están altas y eso ha creado preocupación en los consumidores de que las cuotas se les vuelven más altas, porque ya estaban acostumbradas a las tasas bajas de los últimos dos años. Los productos de tecnología que, en su mayoría son importados, han bajado de precio porque el dólar ha estado muy bajo y la facturación ha caído. “Se puede estar atendiendo el mismo número de clientes, pero se puede estar facturando menos porque los productos valorizados valen mucho menos como está pasando con los carros y las motos. Unos televisores que hace cuatro años valían 8 millones de pesos, hoy se consiguen por 3,5 millones. Entonces la factura vale mucho menos en esta categoría en la que somos muy grandes”, dice Yepes. '' La compra en efectivo ha aumentado, pero con las tarjetas de crédito tradicionales han bajado el consumo un poco”. Luis Alberto Yepes, gerente de Alkosto 6,0 por ciento, crecieron las ventas del comercio minorista en los últimos doce meses, a abril pasado. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido